Murales de Colima, historia y tradiciones

La tradición muralista de Colima se advierte en momentos históricos, personajes y tradiciones que grandes artistas han inmortalizado en las paredes de edificios públicos y privados de nuestras principales ciudades.

Elena DEL TORO | Domingo 6 de Mayo del 2018 9:44 am
En el edificio de Diario de Colima se encuentra el mural “Libertad de Expresión”, donde el autor, Gabriel Portillo del Toro, recreó la actividad periodística y obra literaria del fundador de esta Casa Editora, Don Manuel Sánchez Silva.

LA tradición muralista de Colima se advierte en momentos históricos, personajes y tradiciones que grandes artistas han inmortalizado en las paredes de edificios públicos y privados de nuestras principales ciudades.

La mayoría de los murales ha sobrevivido a sus principales enemigos: los sismos, las inclemencias del ambiente y hechos vandálicos. Pero también algunos que están cubiertos debido a que sus espacios fueron convertidos en oficinas públicas y les quitaron visibilidad.

A pocas cuadras del centro de esta capital se encuentran murales importantes. En las escaleras de Palacio de Gobierno está el mural “México Independiente”, del artista Jorge Chávez Carrillo. Se trata de un homenaje al Padre de la Patria, Miguel Hidalgo, con motivo del bicentenario de su natalicio. Se comenzó a realizar en 1953 y se terminó el 1 de octubre de 1954.

El mural ocupa varias paredes. En la principal está Miguel Hidalgo, con cadenas en la mano, acompañado de diferentes personajes. En los muros laterales hay imágenes de indígenas oprimidos.

En el edificio de Diario de Colima se encuentra el mural “Libertad de Expresión”, creado en 2001 por el artista Gabriel Portillo del Toro, Tribi. La imagen recrea el trabajo periodístico y la obra literaria del fundador de Diario de Colima, Don Manuel Sánchez Silva, imagen principal de una bien lograda representación de la sociedad colimense del siglo pasado.

Alrededor de Don Manuel y de los inicios de la imprenta, personajes aluden a la libertad, la opresión, la opulencia, el amor, la vida y la muerte, todos bajo la vigía de los volcanes.

En el auditorio de la Presidencia Municipal de Colima está a la vista otro mural de Gabriel Portillo del Toro, que data de 1999, pero no hay más información sobre el mismo.

Al interior de la primaria José María Morelos, en la calle del mismo nombre, está una obra del maestro José Hernández Vizcaíno, que no tiene visibles nombre ni fecha. En la pintura se observa, en primer plano, a Morelos.

En la entrada del preescolar Francisco Carranza Vizcarra, en la calle Reforma, está un mural de Jorge Chávez Carrillo, pero no es visible su nombre como autor. Llamada “La Guerra y la Paz”, la obra se observa en tres muros y en el techo. Al frente están las imágenes de un hombre y un arma.

En la Presidencia Municipal de Villa de Álvarez se observa el mural “Leyes de Reforma”, de Jorge Chávez Carrillo. Según la placa alusiva, el pintor colimense realizó la obra con la técnica de mural al fresco, inaugurado en agosto de 1956. Fue objeto de restauraciones menores en 1977 y 2001, así como de restauración mayor con técnica strappo (desprendimiento) por personal del Instituto Nacional de Bellas Artes, en 2014.

En Manzanillo, en la escuela primaria Rafael Ramírez, un muro lateral presenta la obra del pintor Carlos Escobar León, misma que fue elaborada al temple y terminada en 1959.

Este tipo de arte mantiene su auge. En mayo del año pasado, fue inaugurado el mural “Educación e Identidad” en el Instituto Superior de Educación Normal del Estado de Colima (Isenco), campus Cuauhtémoc, del pintor y artista plástico José Coyazo Torres. Alude a la Independencia de México y la Revolución Mexicana, tiene personajes representativos de la Historia de México, como don Miguel Hidalgo, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco y José Vasconcelos.

 

TRADICIÓN MURALISTA

 

La restauradora Wendolyne Hernández Corona expone que en Colima es difícil que las obras perduren a través del tiempo, principalmente por los sismos. “Se han perdido muchos murales, pero sí hay cierta tradición que data de los Siglos XVIII y XIX, hasta la fecha”.

En las casas coloniales se tenía la tradición de pintar murales, cuenta. “Muchas de ellas se han perdido, ahí hay un hueco importante. En Palacio Federal hay murales que están cubiertos porque son oficinas, se priorizó la practicidad sobre los murales”.

Palacio Federal es un edificio que se construyó a principios del Siglo XX. Diversas publicaciones refieren que en los años 30 había un mural que se fundamenta en el Castillo de Chapultepec, San Cristóbal, el monumento a Cuauhtémoc y a Netzahualcóyotl. Mientras en el corredor sur de la planta alta se observaban decorados con murales el techo y las paredes.

Hernández Corona señaló que los murales se elaboraban tradicionalmente con la técnica al fresco, “un poco complicada porque tienes un enjarrado y sobre ese un enlucido especial con el que se recubre el muro, y antes de que seque completamente se comienza a pintar. Los pigmentos se integran al muro, es decir, se vuelven uno con el muro porque estaba fresco cuando se aplicaron, entonces se absorben y se vuelven parte del muro”. Con esta técnica fueron elaborados los murales “México Independiente” y “Leyes de Reforma”, ambos de Jorge Chávez Carrillo.

La técnica al fresco se utilizó durante muchos siglos, pero en el XX los artistas optaron por la técnica al seco, que es más rápida y económica, porque no necesita una preparación especial. “El muro está seco, está revestido con el enjarrado, con el enlucido, entonces llega el artista y pinta, puede utilizar desde acrílicos hasta pintura vinílica en muchos casos, o temples, hay una infinidad de materiales con los que se pueden hacer murales al seco”, explica la especialista.

El movimiento muralista mexicano que ocurre a principios del Siglo XX, tenía que ver con un sentimiento nacionalista muy arraigado, de ahí se ha ido partiendo, esto no ha cambiado.

Los murales, dice, se hacen por encargo, teniendo una línea muy específica, como celebrar el Centenario de la Revolución o el Bicentenario de la Independencia, que estuvo de moda en 2010.

Wendolyne Hernández plantea que cada mural debe tener una cédula informativa, mediante la cual se conozca su autor, el nombre de la obra y la técnica empleada, para mayor conocimiento de las personas que acudan a admirarlo.


TEMAS: Reportaje Editorial

también Te puede interesar:

Usa EU Panama Papers para desestabilizar a Rusia

Rechaza Washington estar detrás de filtración de documentos


NOTICIAS del día

$noticia_dia['titulo']
Viernes 18 de Agosto del 2017
¿Hasta cuándo?
$noticia_dia['titulo']
Martes 1 de Agosto del 2017
Roberto Borge comparece en Panamá

Protegemos su pago con los métodos más seguros: