Cargando



Tópicos DVIII



GERMÁN RUEDA


Sábado 07 de Julio de 2018 9:32 am


LA elección ya es historia, y como en los deportes, la contienda electoral tiene victoriosos y derrotados. Si nos atenemos a las consejas, después de la tempestad debe venir la calma, y la realidad lo ha demostrado. Solamente durante la noche del triunfo de Morena, hubo una algarabía en todas las ciudades, y las hubo muchas.

El interregno de 5 meses es para el cambio, sin prisas. Más de uno se ha tornado evanescente y debía evanescer, como la senadora por Baja California, #Ladychampan.

Algunas consideraciones vienen a la mente. Primero, lo sucedido es una catarsis. Según el DRAE, en la primera acepción del vocablo, “para los antiguos griegos, purificación ritual de personas o cosas afectadas de alguna impureza”; y cuarta acepción del vocablo, “expulsión espontánea o provocada de sustancias nocivas al organismo”. Esto para los morenistas y la quinta para el resto de perdedores: “Eliminación de recuerdos que perturban la conciencia o el equilibrio nervioso”.

Segundo, al inicio del actual gobierno se consiguieron victorias nunca imaginadas, cuando el presidente Peña Nieto logró aglutinar a los tres principales partidos políticos del país para poner a la consideración del Congreso las reformas más audaces en la historia moderna de México.

Tercero, poco duró el gusto por la aprobación de las reformas educativa, fiscal, energética, de telecomunicaciones, las principales. Surgió la investigación, comandada por Carmen Aristegui, acerca de la llamada “Casa Blanca”, por todos recordada, así como la de Luis Videgaray en Malinalco. El sexenio quedó en 3 años. Desde entonces, los tropiezos han sido una cadena, unos verbales, otros en la resolución de conflictos, con el consabido malestar de la ciudadanía.

Cuarto: paso a paso, el hartazgo fue llenando las alforjas del odio. Sin ser responsable de la compra del nuevo avión presidencial, un Dreamliner como el de cualquier aerolínea (he viajado en uno), Peña Nieto ha sido atacado. Donde no hay defensa posible es en el dispendio para los viajes al extranjero. Gran Bretaña como ejemplo, hicieron mella en la aceptación del gobierno, apariciones en revistas de sociales y rechazo en las especializadas, como The Economist, con la frase no entienden que no entienden.

Quinto: La visita de Donald Trump a Los Pinos, ridiculizando a nuestro gobierno, mofándose de nosotros. Aun así, Videgaray se la jugó completa y se la tragó también. No quedamos bien con nadie.

Sexto: Ayotzinapa ha sido el gran dolor de cabeza y no saben cómo desenredar el nudo gordiano; ha devenido desde conflicto estudiantil, ataque a autobuses, disparos sin razón, muerte de deportistas y finalmente desaparición de 43 estudiantes. El gobierno municipal involucrado, el estatal omiso y el federal absteniéndose de tocar la papa caliente. Esto ha escalado hasta instancias internacionales desde donde nos vigilan con lupa.

Séptimo: La lucha de AMLO se basó en su tenacidad, su carisma, y como dijo mi cuñado Roberto Pedraza, el pueblo estaba cansado de blanquitos y eligió un mestizo con el habla del pueblo. A ver cómo explica la multa de 197 millones a Morena por el INE, al detectarles el fraudulento fideicomiso para ayuda de damnificados usado en la campaña (Mural de 5 de julio).

Octavo: Viene a la mente la fatídica noche del 2 de julio del año 2000, cuando Vicente Fox ganó la elección. El PRI se derrumbó por primera vez. Quedé solo en el cuarto de guerra del 30 distrito electoral del DF, rumiando la derrota, y sólo se me ocurrió pedirles a mis compañeros, iniciar el trabajo de reconstrucción del partido, esa misma noche, cuando nos reuniríamos en la casa de campaña. Misma recomendación hago desde estas líneas.

La elección nos dio un severo revés, pero no estamos muertos. Teódulo Martínez me comentó a media campaña que hay huelga de brazos caídos en el PRI. No le creí, tenía esperanzas, y se acabaron, pero no nos mataron, y los 7 y medio millones de votos de José Antonio Meade son la semilla del renacimiento, habiéndonos desahijado de muchas lacras y vergonzosos traidores. A esos se les mueve la tambora en cuanto huelen peligro de derrota, a pesar de haber tenido en empleos de gobiernos priistas. Para ésos es este mensaje.


gruedaf@yahoo.com.mx