Cargando



El tamaño del reto



ARNOLDO VIZCAÍNO


Martes 10 de Julio de 2018 8:35 am


A partir de octubre, tendremos en el Congreso del Estado una nueva mayoría conformada por los diputados provenientes de la coalición Juntos Haremos Historia; en ella depositó el pueblo la esperanza de ser bien representado. Esta mayoría deberá iniciar por el rescate del propio Congreso, para que se convierta en lo que la Constitución mandata: el Poder más importante, y convertirse en la verdadera representación popular, no en los mandaderos del Gobernador en turno.

Históricamente, el Poder Legislativo ha sido avasallado por el Ejecutivo, escapando de este abuso sólo la histórica Legislatura 1997-2000, conocida como la del empate.

La nueva Legislatura está obligada a conjurar el riesgo de la fractura, como le ocurrió a la actual panista. Si esta mayoría se quebranta o la doblan desde afuera, sepan que el golpe que están dando a la democracia y a la esperanza que en ustedes depositó el pueblo será demoledor; su daño será incluso mayor al provocado por la fractura panista. Las razones por las que se fragmentó fueron muchas, rescatando como las más importantes una mala conducción del grupo, actuar autoritario, soberbio y torpe de su coordinación, y las irrefrenables tendencias protagónicas, junto con intereses personales de algunos de sus miembros. Estuvo presente también la cola del diablo (léase titular del Poder Ejecutivo), ofreciendo paraísos terrenales a quienes rompieran con la unidad.

Ante ello, estoy convencido de que los integrantes de esta nueva mayoría, para enfrentar la embestida deben hacer acopio de algunas cualidades fundamentales, como la humildad, desterrar de su mente las actitudes soberbias, autoritarias e individualistas; la práctica de la solidaridad, la honestidad y honradez, ya que estos valores los blindará contra el astuto canto de la sirenas, que en todo tiempo estarán prestos para proveerles de la manzana envenenada.

Hoy mismo, a estas alturas, estoy seguro que todos los triunfadores ya recibieron la “gentil” llamada del propio Gobernador para felicitarles por “su hazaña” y para invitarles, en un marco de “absoluto respeto”, a que “pongan a los intereses de Colima y de los colimenses por encima de los intereses partidistas y personales”. ¡Aguas!, yo compro esa expresión, lo que debemos reflexionar es si ellos, en los 3 años que tienen en el poder, así lo han hecho; al no ser así, lo que buscan es hacer llegar dulce música a sus oídos, para ellos seguir abusando del ejercicio del poder y saciar sus insaciables intereses personales y de grupo. Invito a todos los diputados de esta nueva mayoría para que todos los días, al levantarse y al acostarse, recuerden los tres principios enarbolados por AMLO: No robar, no mentir y no traicionar al pueblo; si alguno rompiera con la unidad, merecidamente será señalado y tratado como traidor por el pueblo.

Por otra parte, en mi opinión, pronto, si no es que ya, especialistas en temas legislativos locales y nacionales debieran organizar talleres de capacitación dirigidos a todos los diputados electos, para que vayan conformando su agenda legislativa, preparando ya un primer paquete de iniciativas de nuevas leyes y reformas dirigidas fundamentalmente al combate de la corrupción, la transparencia en el ejercicio de recursos públicos y el fortalecimiento del propio Poder Legislativo.

Deben recordar siempre, con humildad, que forman parte del Poder más importante, porque son la representación popular, y que la responsabilidad de la nueva mayoría es gigantesca. Ojalá y cierren el paso a la mediocridad y la traición. Decía un político a otro: “Es más importante una mayoría democrática y honesta en el Congreso”; el otro respondía: “¿Para qué queremos una mayoría así, si se tiene en contra al Gobernador?”. El primero lo remató respondiendo: “Teniendo una mayoría como la que te platico, hasta nos podemos dar el lujo de cambiar de Gobernador cuantas veces se requiera”. De ese tamaño es la importancia de la nueva mayoría, nadie tiene derecho de tirarla por la borda.

 

*Presidente de la Asociación Civil Productores Unidos por Colima