Cargando



Visitas importantes



LOURDES CARRILLO DE CALVARIO


Jueves 12 de Julio de 2018 8:48 am


LOS acontecimientos se suceden en forma vertiginosa en torno al cambio de gobierno en nuestro país. Cada día se contempla más como una sombra la figura del aún presidente Enrique Peña Nieto, ante el impulso de las actividades febriles del candidato ganador, Andrés Manuel López Obrador.

La importancia de los acercamientos entre los gobiernos más próximos e influyentes en nuestro entorno internacional se deben contemplar con bastante cuidado, y así muchos catalogamos la visita de altos funcionarios del gobierno de Donald Trump con agenda de puntos muy complejos para desarrollar en primera instancia; el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), desarrollo, migración y seguridad.

La presencia en México del secretario de Estado, Mike Pompeo; del Tesoro, Steven Mnuchin; y de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, así como Jared Kushner, yerno y mano derecha del presidente Donald Trump, y otros más, demuestran el reconocimiento tácito a la importancia que el nuevo gobierno tiene, por su gran respaldo popular demostrado en las urnas.

El nuevo gobierno que ejercerá Andrés Manuel López Obrador desde el 1 de diciembre, será con una Nación socialmente en pedazos, económicamente agónica y ensangrentada por todos estos años de violencia. No será fácil levantar al país en un solo sexenio. No obstante, con optimismo y esperanza, AMLO repite que la transición y el gobierno se harán de manera ordenada y tersa. “En lo doméstico, es vital que la transición arranque sin sobresaltos y libre de designios transexenales, como someterse innecesaria y prematuramente al mandato ominoso del FMI-BM-BID; en lo externo, los principios de política exterior abrazados por AMLO ante el electorado que lo llevó a la Presidencia, serán el único cauce a seguir, en un mundo de banca, moneda y finanza multilarizante” (John Saxe-Fernández, La Jornada, 5/07/18).

Mañana, AMLO enfrentará una prueba de fuego ante los poderosos vecinos visitantes. “En la historia de nuestra región, el vecino del norte nunca ha aceptado gobiernos independientes y progresistas. Un pueblo unido y organizado es el primer requisito para defender el de AMLO”.

Las elecciones del domingo 1 de julio han constituido un claro plebiscito contra el neoliberalismo. La victoria de AMLO estimulará de nuevo a América Latina y el Caribe hacia el rumbo progresista. Y eso lo sabe Trump y su embajada de funcionarios. México, segunda economía de la región, con grandes recursos naturales, más de 132 millones de habitantes y un denso acumulado histórico y cultural, ejerce un peso político enorme en nuestra América, sobre todo si su gobierno es independiente en política exterior. Y en este caso, AMLO ha dicho que no se va a subordinar a la política de ninguna Nación extranjera. Unido a su afirmación de que se apegará, en política exterior, a los principios de no intervención y de solución pacífica de las controversias, podemos deducir que su gobierno dejará de participar en el Grupo de Lima y las ilegales sanciones contra Venezuela, cuyo objetivo es el derrocamiento de su gobierno constitucional. Va a invocar el apotegma juarista de “todo por la razón, nada por la fuerza” (Ángel Guerra Cabrera).

La mayoría legislativa permite a AMLO aprobar y modificar leyes, aunque no la Constitución. Es una ventaja, pero no hay duda de que la derecha hará todo lo posible por debilitarlo y desprestigiarlo desde antes de la toma de posesión, para la que faltan 5 largos meses. En forma evidente de sus pretensiones aparecen reclamos de personas y organismos exigiendo que AMLO solucione desde ya, problemas que los anteriores gobiernos nunca lo hicieron. Deben recordar que el responsable es Enrique Peña Nieto y el gobierno neoliberal.

Los conflictos postelectorales de Puebla evidencian el grado de descomposición en que se encuentran los apetitos de poder en las dinastías. Rafael Moreno Valle, pretendiendo seguir en el poder luego de prestarlo en grado mínimo a Tony Gali, a través de su consorte Martha Erika, reclama un triunfo muy objetado. Con muy digno comportamiento de gran política, la señora tuitea: “Los prietos de Morena quieren ensuciar mi triunfo, no se los permitiré; nosotros ganamos, bola de indios, aprendan a respetar las elecciones”. Hay personas que nunca podrán estar a la altura de lo que requiere un gobierno. En la conciencia de los panistas poblanos consta que se perdieron las grandes directrices ideológicas que dieron cimiento sólido a los orígenes de sus triunfos. Dinastías, ambición, corrupción, impunidad, hoy cobraron su factura.

En los destinos turísticos de nuestro bello país se contempla un panorama muy alentador de buenos ingresos por la temporada vacacional. Los destinos de playa captan la preferencia, pero contrario a los altos índices de otros lugares, en Colima se aprecia desaliento, como causas apuntamos: lluvias torrenciales, falta de promoción adecuada y ofertas, inseguridad y hasta caro costo de los peajes. ¿Hasta cuándo habrá repunte en este importante rubro?

 

*Ex presidenta de la ACPE