Cargando



Cañas



ARNOLDO VIZCAÍNO


Martes 04 de Septiembre de 2018 9:31 am


UNO de los principales cultivos en el estado es el de la caña de azúcar, misma que da vida a la principal empresa agropecuaria, el ingenio de Quesería, que garantiza empleo permanente para cientos de obreros; por su parte, lo hacen productores de caña general, muchos cientos, incluso miles de empleos, en las labores agropecuarias, buena parte durante todo el año y otra sólo en las tiempos de zafra, que alcanza por lo menos 6 meses. Expreso esto, porque antes que todo deseo dejar claro que para mí el cultivo de la caña y la existencia del ingenio son muy importantes, concluyendo que debemos fortalecerlos. No obstante esta circunstancia, no tiene por qué cegarnos, al grado que no veamos diversos daños que dicha actividad e industria generan, mucho menos que nos quedemos callados y que perdamos la capacidad de proponer y exigir salidas que permitan mitigarlos:

1.- El monocultivo.- Esto provoca el agotamiento y compactación de los suelos a partir de que se empobrecen en sus nutrientes y se diezman los microorganismos que deben convivir armónicamente en un suelo de calidad. El ingenio y los productores deben procurar con urgencia integrar materia orgánica a los suelos y sustituir en todo lo posible los fertilizantes químicos por orgánicos.

2.- La forma de cosecha.- Al productor le resulta mucho más rentable que previo a la cosecha se queme su caña, esto le abarata sus costos, porque el fuego consume toda la maleza y ello facilita la cosecha, pues un trabajador normal corta por lo menos el doble de caña quemada que la no quemada. No obstante el problema principal, derivado de la quema, es que se podrían contar por millones a los seres vivos que mueren víctimas de ese fuego, desde múltiples variedades de insectos y microorganismos, hasta gran variedad de aves y animales cuadrúpedos, como armadillos, zorrillos, mapaches, tejones, coyotes, jabalíes, venados, etcétera, sin dejar de mencionar a gran variedad de plantas que son tan seres vivos como los demás, ¿quién no ha visto sacudirse un árbol por el fuego? Ante ello, debe privilegiarse la cosecha en verde, con máquina o con gente, aunque tenga que crearse un fondo que subsidie al productor, por el incremento de costos.

3.- Aplicación de maduradores.- Por lo menos el 90 por ciento de los productores se quejan de la aplicación indiscriminada y mal planeada de los llamados maduradores, que no son otra cosa que glifosatos, cuya función inmediata es detener el crecimiento de la caña, iniciando su tendencia a secarse, según dicen, para que se concentre la azúcar; lo malo es que después tardan hasta meses en cosecharlas. La propuesta de muchos es que no se apliquen estos métodos antinatura.

4.- Otras aplicaciones.- Desde hace poco más de un mes se han venido aplicando vía aérea, presuntamente foliares, con el fin, se supone, de estimular el crecimiento de las cañas, no obstante, tenemos reportes que en la zonas sobrevoladas han muerto muchas aves, presuntamente envenenadas, las que a su vez provocan la muerte de otras especies que se las comen.

Por todo ello es que una comisión de cañeros, miembros de PUC-AC, estamos demandando con urgencia un encuentro con el gerente, para que nos explique y en su caso corrija de inmediato las acciones negativas. Ojalá haya sensibilidad y atención; decimos de a de veras que no queremos pelear. Por cierto, a esta reunión formularemos oportunamente invitación para que nos acompañen, al señor secretario de la Seder y a la directora del Imades, por aquello de los daños al medio ambiente.


APARTE


1.- Nacho: Sé que en estos días se decidirá quién será el Fiscal que se encargará de la procuración de justicia, también sé que es facultad tuya designarlo. Te comento algo, si pensando el Colima resuelves no imponer a un “Fiscal Carnal”, seguramente nombrarás al mejor, quien sin duda es el licenciado Rafael Vanegas. Mediremos tu amor por Colima o el apego al cuidado de tus intereses.


*Presidente de Productores Unidos por Colima, A. C.