Cargando



Maldonado dice



CARLOS MALDONADO VILLAVERDE

Un proceso inédito


Jueves 06 de Septiembre de 2018 10:19 am


TERMINADO el proceso de acompañamiento en la selección del Fiscal General y el Fiscal Anticorrupción, me siento satisfecho de haber visto a la sociedad civil organizada participar activamente en la valoración de méritos y capacidades. La apertura del Gobernador de Colima, ha hecho que el tema transite –hasta ahora– de manera tersa y que la sociedad se inmiscuya de manera proactiva en la selección.

Durante varias semanas, la cuestión de cómo elegir adecuadamente fue puesta en la mesa por el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Anticorrupción del Estado de Colima (CPC), así como por organizaciones de la sociedad civil que se fueron integrando al movimiento, con la intención de promover la transparencia, máxima publicidad, selección basada en méritos y capacidades de los fiscales que debían nombrarse, tanto el Fiscal General como el Fiscal Anticorrupción.

El tema tenía varias aristas que hubo que resolver durante el proceso de gestación de la tarea. En este trabajo, el consejero jurídico –Luis Vuelvas– y el secretario general de Gobierno –Arnoldo Ochoa–, trabajaron con el CPC para llegar a hacer un planteamiento que fuera posible, sin violentar la ley, y que permitiera generar el acompañamiento al Gobernador en la decisión que tomara.

El procedimiento consistió en convocar a organismos de la sociedad civil de manera totalmente abierta, para que presentaran propuestas, para lo que se contempló abrir un plazo de 2 días, a lo que siguió el trabajo de un Comité de Análisis formado por dos rectores, dos representantes de las Juntas Coordinadoras Empresariales de Manzanillo y Colima, cuatro representantes de Colegios de Abogados y Notarios, el presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad, un representante de los agroproductores y el presidente del CPC, Rodrigo Marmolejo. Este grupo revisó las más de 40 propuestas que fueron entregadas para Fiscal General y las correspondientes a Fiscal Anticorrupción. No descartaron a nadie, pero dieron un orden, conforme a méritos, capacidades y número de propuestas recibidas a favor de cada candidato.

En el caso del Fiscal General, el Gobernador optó por respetar la lista y tomar al primer lugar; en el caso del Fiscal Anticorrupción, al haber tres candidatos propuestos empatados en primer lugar, optó por aquel con quien tenía menos relación laboral, profesional y de amistad; privilegió la sana distancia. El resultado, en mi opinión, es exitoso. Como dijo Sean Osmin Hamud Ruiz, presidente de Canacintra: “Si bien no fue perfecto, se encontró un balance y fue un gran avance respecto donde comenzamos. Mi sincera felicitación a los protagonistas de este cambio y la invitación a no cejar en el esfuerzo”. 

Ahora, nos corresponde trabajar para que estas buenas prácticas queden integradas al cuerpo de la ley y así sean obligatorias en cada ocasión que se elijan este tipo de autoridades.

Está pendiente el nombramiento de titular de la Fiscalía Especial para Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas. También está pendiente el nombramiento de tres magistrados. ¿Respetará el Gobernador de Colima este procedimiento que demostró –sin lugar a dudas– ser mucho mejor que la añeja práctica del dedazo? ¿O dará marcha atrás hacia ese método que ya no queremos?


carlos.maldonado.v@hotmail.com