Cargando



Medicina alternativa



PATRICIA MENDOZA ROMERO*


Sábado 08 de Septiembre de 2018 8:56 am


LA vida cambia de un segundo a otro sin pensarlo, como ráfaga de viento estremece nuestro interior sin previo aviso. Existen acontecimientos en la vida que cambian drásticamente el rumbo de la existencia, asimismo, en el interior de nuestro cuerpo tenemos células, órganos y salud.

En la medida que modifiquemos la percepción de las cosas o en la forma en cómo permitimos nos afecten las cosas del diario vivir, podremos radicalmente cambiar el interior, para brindar un espacio energético sano. Existen físicamente cambios drásticos en el comportamiento celular conforme pensamos y sentimos.

Somos seres integrales, somos un conjunto de energía poderosamente cambiante a nuestro favor o en nuestra contra. Según la medicina tradicional china, ciencia que tiene más de 5 mil años, hace una correlación muy estrecha entre las emociones y las enfermedades; la emoción tiene energía pura, la podemos utilizar para construir o destruir. Cuando encontramos personas iracundas, sensibles al enojo, poco tolerantes y problemáticos, entendemos que los órganos que están en una franca deficiencia son el hígado, en este órgano se guarda la ira y el enojo, si ese es su caso, debemos desintoxicarlo para calmar las emociones.

Los pacientes que frecuentemente padecen de infecciones urinarias, emocionalmente son propensos y sensibles al miedo, los riñones tienen relación con esta emoción. Otro dato interesante sobre las emociones negativas y la manera en cómo se enfrentan diferentes situaciones, aquellas personas que están en constante estrés, generan gran cantidad de cortisol, éste a su vez genera glucosa, que en cadena la glucosa generará células grasa, de ahí la problemática de sobrepeso y obesidad.

El cortisol es una hormona diseñada para aumentar el nivel de azúcar en la sangre, cuando este proceso se sobrepasa, el cuerpo sufre sobrecarga, y para lidiar con este exceso de hormonas, se ve obligado a transformarlas en azucares. Si usted no puede bajar de peso, seguro su cortisol está elevado, puede realizar un examen de sangre u orina para conocer el nivel. Debe consumir vegetales verdes, linaza molida, frutas cítricas o nueces; así como las emociones son importantes, lo es también el alimento. Todo está íntimamente relacionado.

El cortisol es una reacción inmediata ante el estrés, si el paciente permanece en ese estado constantemente, el deterioro general de salud pronto llegará. No puede hacer buena digestión, existe dificultad para dormir, cansancio excesivo, mal humor, etcétera. Ninguna reacción negativa en el paciente es buena, pues todo se desequilibra, y el enojo fuerte para el cerebro es algo similar al noqueo de un boxeador, alterando la actividad cerebral, provocando inflamación en los lóbulos frontales y, por ende, generar dolor de cabeza, aumentando la presión sanguínea; además, aparece la acidez estomacal, los dolores generales de cuerpo, espalda, etcétera.

Otro pequeño gran dato de la influencia de las emociones en la salud es el miedo. Es natural, es una respuesta ante un peligro real o imaginario, es esa sensación desagradable que recorre y atraviesa todo el cuerpo. En esta fase entra nuestro maravilloso cerebro, todo el tiempo está escaneando a través de nuestros sentidos lo que ocurre a nuestro alrededor, incluso cuando se duerme, al percibir algún peligro de inmediato de se activa la amígdala cerebral, es ahí donde el corazón empieza a bombear más sangre a gran velocidad, donde aumentan la presión arterial y la glucosa, la actividad cerebral y la coagulación sanguínea también se ven aumentados los niveles, se detiene el sistema inmunitario, al igual que toda función no esencial, se dilatan las pupilas para facilitar la entrada de luz, etcétera. Y con todo esto, ¿no cree aún que le pueda dar un infarto?

Es mejor afrontar con tranquilidad los cambios inesperados, entendiendo que todo es pasajero, lo que hoy duele y lastima, mañana será sólo el recuerdo de un gran aprendizaje de vida. Estamos en este camino, así que andemos en él de la mejor forma.

Sea amable, amoroso y comprensivo con usted mismo, no sea su peor enemigo, eso debe cambiar, cambiar los pensamientos para modificar la bioquímica del cuerpo y permitir al organismo sanar con sus propias fuerzas. No viva del pasado, déjelo ir, porque está perdiendo su presente, y este es un regalo divino que debemos atesorar. Podemos sanar y equilibrar las emociones. Ayahuasca, ceremonia para crecer, sanar y fortalecernos física, emocional y espiritualmente. ¿Se anima a ser feliz?


*Especialista en acupuntura y herbolaria. Tel: 3121334989/3123116250


https://www.facebook.com/patricia.mendozaromero.5