Cargando



Letras y Números



JOSÉ ÁNGEL BRAMBILA LEAL

¿Tú le crees a Madrazo?


Lunes 08 de Octubre de 2018 7:38 am


“EN mis actas, Andrés estaba arriba de Felipe. En las del PRI no lo sé”. Aquí es cuando en el recuadro debe aparecer la palabra ¡plop!, y Condorito se debe dejar caer de espaldas, desmayado. Tomando en cuenta cómo hemos ido perdiendo la capacidad de asombro, no sé cuántas declaraciones, como la que soltó esta semana, tendrá qué hacer Roberto Madrazo Pintado para mantener la atención de la gente sobre él y se sepa que aún sigue con vida. Como cantaba nuestro Juanga: “¿Pero qué necesidad?, ¿para qué tanto problema?”, ¿qué es lo que llevó al ex candidato a asestar un madrazo a la paz con que se está llevando a cabo la transición de Poderes en nuestro país, justo cuando es lo que menos se necesita?

Entiendo el apremio de darle a conocer al mundo su existencia, pero podría utilizar medios más agradables, como volver a participar en la Maratón de Berlín, en la de Boston o en la de París, al fin y al cabo ya no está gobernando Felipe Calderón, quien, según dice el ex gobernador de Tabasco, fue quien envió a una persona a seguirlo, cámara en mano, para dar a conocer que don Roberto no había recorrido los 15 kilómetros comprendidos del 20 al 35.

No cabe duda que es difícil sustraerse a la atracción que está ejerciendo Andrés Manuel, sobre todos aquellos que permanecen en el olvido, con una imagen desgastada, deseosos de volver a aparecer en las páginas políticas y, por qué no, en las páginas de sociales, siempre y cuando tengan la alcurnia suficiente como para ser invitados a eventos tan distinguidos –y tan lujosísimos– como el de la boda de César Yáñez con Dulce María Silva, una acaudalada empresaria poblana, quienes contrajeron matrimonio en la Capilla del Rosario, la máxima joya del barroco mexicano, algo que no tendría nada de extraordinario a no ser porque Yáñez Centeno es el más cercano colaborador de Andrés Manuel, justo cuando de lo que más se ha hablado que sucederá en el futuro tiene qué ver con la austeridad.

No pretendo en estos momentos hablar de los detalles de esa boda, sino del hecho de que don Roberto no fue invitado y debe haber sentido una ausencia de poder tan intensa que consideró que era el momento de transmitirle al próximo Presidente su deseo de ser perdonado del fraude que en 1994 lo llevó a la gubernatura de Tabasco, pasando por encima del entonces candidato Andrés Manuel, quien no se quedó con las manos cruzadas y se lanzó a una marcha a pie hasta la capital del país, que llamó Caravana por la Democracia, misma que lo impulsó a las vitrinas de la política nacional y que de alguna manera fue el inicio de lo que hoy es.

Roberto Madrazo debe haber considerado –quizás acertadamente– que si Elba Esther, Napoleón y Salinas de Gortari han alcanzado el perdón de Andrés Manuel, con mayor razón alguien que es su paisano y que cuentan en su haber con amigos comunes. En política no hay casualidades y Madrazo Pintado sabe lo que está vendiendo. Si la profesora Gordillo, autora de la frase: “¿Tú le crees a Madrazo?”, está a punto de volver a tomar las riendas de su sindicato, ¿por qué el ex gobernador no puede aspirar a acompañar al hoy Presidente en la transformación de un nuevo México?

Roberto Madrazo dijo en su “declaración denuncia” cosas inverosímiles que afortunadamente a muy pocos interesaron. “En mis actas… no sé en las del PRI”. Si algunas actas tenía en su haber don Roberto, éstas tendrían que ser copias de las del PRI, de lo contrario, es como si Calderón o Andrés Manuel hablasen de tener actas diferentes a las de su partido. Así las cosas, queda claro que lo único que busca el ex dirigente priista es anotarse en la lista de los que esperan clemencia, pero no olvido. Ahora sólo falta saber en qué sentido vendrá el indulto de Andrés Manuel. Al fin y al cabo que en la república amorosa caben todos. Si no lo cree, espere a ver las indulgencias para Mario. ¡Amén!

PD. ¿Gusta opinar? Lo espero en Las Mentadas.

 

jbrambilaleal@yahoo.com.mx