Cargando



Las mujeres y Trump



LOURDES CARRILLO DE CALVARIO


Jueves 11 de Octubre de 2018 7:27 am


LAS guerras no cesan y nuevos peligros nos acechan. El país de Irak, entre los legendarios ríos Tigris y Éufrates, hoy enfrenta una catástrofe, más que lejos de ser natural, se atribuye al fracking (fractura hidráulica) que provoca estragos con su pletórica agua contaminada y sus simos, además de constituir un fraude financiero de la Reserva Federal y la bancocracia de Wall Street y La City (Alfredo Jalife-Rahme, La Jornada, 10/10/18).

La otrora “Venecia del Golfo”, Basora, tercera ciudad más importante del devastado Irak, detrás de Mosul y Bagdad, con 2 millones de habitantes en el corazón de los principales yacimientos petroleros del mundo y que puede tener severas implicaciones en la geopolítica del Golfo Pérsico, hoy enfrenta la grave crisis del “agua tóxica” que puede desestabilizar a Irak, ya que ha ocasionado que cerrara el principal puerto de Irak, se han incendiado las oficinas del gobierno y de los partidos políticos, acusados de las desgracias acuíferas que han provocado una epidemia de cólera.

Los hospitales se Basora, hasta principios de septiembre habían tratado 17 mil 500 personas por diarrea crónica y malestares estomacales, después de haber bebido agua contaminada. Otros manejan la dantesca cifra de 90 mil hospitalizados. “El agua salina se mezcla con el agua fresca, lo que la hace salobre y reduce la efectividad del cloruro que de otra forma mataría a las bacterias”. Recordemos que por las dos guerras de Estados Unidos, las aguas cloacales de las tuberías rotas se mezclan con el agua fresca. Esta crisis tiende a expandirse velozmente infectando la región.

Una “sequía catastrófica amenaza a Irak conforme las principales presas en los países circundantes, Turquía, Siria e Irán, cortan el agua de sus grandes ríos, el Tigris y el Éufrates, y construyen presas, partes de Irak se están volviendo desérticas. Además, en el pasado, Irak fue autosuficiente en alimentos y ahora importa el 70 por ciento de éstos. La carencia de agua puede obligar el éxoco de 4 millones de personas. Como gran absurdo las petroleras alrededor de Basora exportan más petróleo que nunca. Cuatro millones de barriles al día en agosto, que equivalen a 8 mil millones de dólares al mes. Irak es un edén en vías de extinción gestado por la ambición humana”.

Los satélites en imágenes de Marruecos, España, Irak e India alertan que podrían sufrir una crisis hídrica como la que padece Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. Los expertos alertan que el choque hídrico podría –si se conjuga con vulnerabilidad existente política, económica y social– precipitar una crisis con un alzamiento político, conflicto o migraciones masivas. Sí, otra tragedia por el “agua tóxica” que estremece al Medio Oriente. Qué bueno que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se comprometió a que en México no habrá fracking. Prioridad al agua. Sirva lo anterior con relación al tema crucial –como lo han querido presentar los empresarios– de la construcción del NAICM en Texcoco.

Careciendo de lo indispensable, como es una información puntual del grado de saturación del actual Aeropuerto Benito Juárez, de los requerimientos reales, predominan las voces y espacios pagados por los grupos de poder que hasta hoy no han aportado un centavo, pero que esperan el reparto de concesiones de servicios anexos, comida, limpieza, mantenimiento, locales comerciales, aerotaxis, casas de cambio, estacionamientos, desarrollos de la “rapaz industria inmobiliaria” y capitales especulativos.

El pueblo no tendrá un solo local del NAICM, pero si se empieza a hundir, los empresarios nacionales y extranjeros despotricarán y demandarán que el gobierno los indemnice, “porque el gobierno lo construyó” (Tomás Arellano Soto). Es necesario leer el excelente artículo del doctor en Ecología, Fernando Córdova Tapia: “Aeropuerto o agua” (La Jornada, 7/10/18). Por cierto, sólo el uno por ciento del terreno federal se ha utilizado.

Si el gobierno ha puesto todo el capital, se puede echar para atrás, y si la iniciativa privada ha puesto poco, el gobierno se lo puede resarcir o darle una concesión para el de Santa Lucía o Toluca. Los fuertes intereses son evidentes: hasta un brillante militar fue cesado por “proporcionar información al Gabinete de AMLO sobre las instalaciones de la Base Aérea de Santa Lucía y la posibilidad de construir ahí el nuevo aeropuerto”, pero los altos mandos de Sedena declararon que “sólo pasó a retiro por su edad”.

Increíble triunfo de lo peor de la derecha de Estados Unidos y hasta en Brasil. Con Trump, las tres ramas del Gobierno Federal están de ese lado. No sólo por la aprobación de un juez inmoral –Kavanaugh–, sino por los paralelos históricos de regímenes fascistas, y lo dicen tanto conservadores tradicionales como liberales. Si la oposición a Trump no logra el triunfo en la próxima elección intermedia, podría ser la última elección libre de ese país. La indignación de las mujeres podría rescatar al país de ese precipicio el 6 de noviembre en las elecciones intermedias, donde toda la Cámara de Representantes, un tercio del Senado y varias gubernaturas están en juego. ¡Va!

 

*Ex presidenta de la ACPE