Cargando



Un nuevo ataque químico agita la guerra en Siria



FOTO AGENCIA

Domingo 25 de Noviembre de 2018 4:15 pm

+ -

El gobierno sirio y sus aliados denuncian un ataque con gas tóxico por parte de los insurgentes en la ciudad de Alepo, lo que provocó que la aviación rusa bombardeara en represalia una zona desmilitarizada


Más de 100 personas resultaron heridas el sábado por la noche en un presunto ataque con gas tóxico contra Alepo, Siria, en lo que un funcionario de salud dijo fue el primer ataque de este tipo contra la ciudad.

El Gobierno sirio y sus aliados rusos culparon del ataque a los insurgentes, lo que fue rechazado por funcionarios rebeldes.

El Ministerio de Defensa de Rusia dijo el domingo que sus aviones de combate bombardearon a milicianos que dispararon gas de cloro contra Alepo.

En la ciudad controlada por el Gobierno, los proyectiles habían extendido un fuerte olor y habían causado problemas respiratorios, dijo también el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

La agencia estatal de noticias SANA dijo el domingo que 107 personas resultaron heridas, incluidos niños, luego de que milicianos atacaron tres distritos con proyectiles que contenían gases que causaron problemas para respirar.

Este ataque marca el mayor número de víctimas en Alepo desde que las fuerzas del Gobierno y sus aliados recuperaron el control de la ciudad de los rebeldes hace casi dos años.

“No conocemos los tipos de gases (usados), pero sospechamos del cloro, y los pacientes fueron tratados sobre esta base debido a los síntomas”, dijo Zaher Batal, el jefe del Sindicato de Médicos de Alepo.

Los pacientes sufrieron dificultad para respirar, inflamación de los ojos, temblores y desmayos, explicó.

Los hospitales dieron de alta a muchas personas durante la noche.

Batal dijo que este fue el primer ataque con gas contra civiles en la ciudad desde que estalló el conflicto hace más de 7 años.

El Ministerio de Exteriores de Siria instó a la ONU a tomar “medidas disuasorias, inmediatas y punitivas” contra los Estados y regímenes que financian el terrorismo, según un comunicado.

“Pedimos al Consejo de Seguridad de la ONU la condena inmediata y fuerte de este crimen terrorista”, afirmó el Ministerio en la nota.

Según la información en poder del Ejército ruso, el ataque fue perpetrado a las 21:50 hora local del sábado con morteros de 120 milímetros de calibre desde las afueras de la ciudad de Al Buraikat, una zona controlada por el Organismo de Liberación del Levante, exfilial siria de Al Qaeda, anteriormente llamado Frente al Nusra.

Rusia también recordó que ya advirtió que la Defensa Civil Siria, organización también conocida como los Cascos Blancos, estaba preparando una provocación con agentes químicos en Idlib para acusar después al régimen de Bashar al Assad.

NIEGAN ATAQUE

Sin embrago, los rebeldes sirios negaron haber realizado el ataque con gas cloro y aseguraron que no cuentan con armas para llevar a cabo ese tipo de acciones.

“La acusación del régimen (sirio) de que los opositores usaron gas químico es una mentira”, dijo el líder de la facción Ejército de la Victoria, Abdel Muin al Masri, cuyo grupo opera bajo el paraguas del opositor Ejército Libre Sirio (ELS).

Al Masri subrayó que “la oposición no tiene la capacidad de tener ese tipo de armas”.

Mustafa Sejari, uno de los responsables del ELS, afirmó en su cuenta de la red social Twitter que Damasco quiere provocar con esta acusación “socavar el acuerdo de Sochi”, en alusión al pacto turco-ruso firmado en esa ciudad rusa que creó la zona desmilitarizada.

No es la primera vez que hay represalias por parte de los países que participan en el conflicto en Siria tras la acusación de un ataque químico.

El pasado abril, Estados Unidos, en coordinación con Francia y el Reino Unido, lanzó un centenar de misiles contra instalaciones sirias tras acusar a Damasco de haber efectuado un ataque químico en la ciudad de Duma.

Un año antes, Washington ya había bombardeado bases sirias en respuesta al supuesto uso de armas químicas en la localidad deKhan Sheikhoun, en Idlib, del que la ONU responsabilizó directamente al Gobierno sirio.

Con la ausencia de supervisores independientes dentro del territorio sirio, es difícil establecer la autoría de una acción de este tipo.

Sin embargo, la investigadora para Siria de Human Rights Watch (HRW) Sara Kayyali apuntó hoy en Twitter que la Organización para la Prohibición de las Armas (OPAQ) “tiene autoridad para investigar”, por lo que llamó a todas las partes a que apoyen para que se haga “lo antes posible”.

AGENCIAS



566 Vistas