Cargando



Se equilibran gastos de Pemex



Sábado 19 de Enero de 2019 8:13 am

+ -

Con nueva estrategia para abatir el robo de gasolina, informa la calificadora de inversiones Moody’s Investor Services


Los recursos recuperados por el Gobierno Federal, a partir de la estrategia para abatir el robo de gasolina, son equivalentes a los costos operativos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Además, representan una tercera parte de la necesidad de financiamiento externo que tiene la empresa este año, informó ayer la calificadora de inversiones Moody’s Investor Services.

En un reporte publicado este viernes, Moody’s citó cifras del gobierno federal, en el sentido de que el robo de gasolinas a Pemex disminuyó de 80 mil barriles diarios antes del inicio de la estrategia de combate, en la última semana de diciembre, a un nivel actual de dos mil 500 barriles por día, una reducción de 87 por ciento.

En los últimos años, apuntó la calificadora, el robo de combustible costó a Pemex unos 60 mil millones de pesos, tres mil millones de dólares, en ingresos anuales, lo que llevó al nuevo gobierno de México a emprender una lucha contra ese delito.

Si el cierre de los ductos da como resultado una solución más permanente al robo de combustible, los tres mil millones de dólares en ingresos adicionales recuperados irán directamente al flujo de efectivo de Pemex, dado que actualmente sus costos operativos son comparables al valor del combustible robado y superarán ligeramente el equivalente a dos mil 800 millones de dólares (56mil millones de pesos) en nueva deuda neta que la compañía estima que contratará en 2019, añadió.

Pemex requiere acudir a los mercados de crédito por nueve mil 400 millones de dólares en 2019 para financiar seis mil 600 millones de dólares en vencimientos y contratar nueva deuda, dijo Moody’s.

Un monto adicional de tres mil millones de dólares en efectivo, el dinero recuperado por abatir el robo de gasolina, representaría una tercera parte, 32 por ciento, de las necesidades de financiamiento externo de Pemex en 2019, añadió.

La interrupción en el suministro interno de combustible podría beneficiar a PEMEX si canalizara la interrupción para aumentar las exportaciones de crudo y reducir las ventas de combustible, que no han sido rentables en los últimos años. Si PEMEX aborda con éxito el robo de combustible, una restricción de larga data en su negocio, el gobierno corporativo de la empresa también se beneficiaría.

“La interrupción en el suministro interno de combustible podría beneficiar a Pemex si canalizara la interrupción para aumentar las exportaciones de crudo y reducir las ventas de combustible, que no han sido rentables en los últimos años”.

Mantiene la previsión de crecimiento

Al igual que los efectos de otros choques transitorios, como huelgas, pandemias y fenómenos naturales, el impacto de la escasez de combustible en la actividad económica se normalizará durante el año, a menos que la interrupción se extienda durante un periodo mucho más largo que algunas semanas y debilite significativamente la confianza empresarial y del consumidor, comentó.

Por ahora, mantuvo su previsión de que la economía crezca 2.2 por ciento en 2019. Del mismo modo, es poco probable que la crisis tenga un efecto significativo en las cuentas fiscales y externas del país, acotó.

“Si bien el impacto en el crecimiento general de México será limitado, la escasez de combustible podría ocasionar pérdidas para ciertas empresas y sectores como resultado de una logística deficiente. Debido a que la escasez se concentra en regiones específicas, el impacto no se distribuirá de manera uniforme en todo el país”.

Detalló que la escasez de combustible en las estaciones de bombeo es más aguda en la Ciudad de México y el Estado de México, así como en Querétaro, Guanajuato, Jalisco, Hidalgo y Michoacán, que en conjunto representan 40 por ciento de la producción económica y la población total del país.

Estas regiones contienen algunos de los sectores más productivos de la economía, incluidas las plantas de fabricación de automóviles, una fuente importante de ingresos de exportación, recordó.

Las empresas más vulnerables a las interrupciones en el suministro de combustible incluyen las empresas de servicios al consumidor, particularmente en los sectores de restaurantes, alojamiento y ocio, por lo que la pérdida de ventas será difícil de recuperar incluso después de que haya terminado la escasez.

Se beneficiarán las finanzas estatales

La escasez de combustible no tendrá un efecto significativo en los ingresos municipales propios, que en su mayoría provienen de impuestos a la propiedad, consideró.

Los estados con economías orientadas al turismo, como Guanajuato, son los más expuestos; sin embargo, el pequeño tamaño de los ingresos de fuentes propias relacionadas con el turismo limitará el impacto general.

“Es poco probable que la interrupción del suministro reduzca el conjunto de ingresos disponibles para las transferencias federales, dado que los estados continuarán recibiendo su correspondiente proporción del impuesto al combustible. Por otro lado, si la estrategia del gobierno es efectiva para reducir el robo de combustible, las transferencias no asignadas o las participaciones podrían aumentar como resultado de una mayor recaudación del Impuesto Especial de Producción y Servicios (IEPS), un impuesto al consumo sobre las ventas nacionales. de gasolina”, apuntó.

Según Moody’s, la recaudación del IEPS, que representa 10 por ciento de las participaciones federales a los estados, podría aumentar 9 por ciento sobre una base anual si continúa la disminución en el robo de combustible.


Agencias



390 Vistas