Cargando



La creatividad como terapia ocupacional



Domingo 17 de Febrero de 2019 9:36 am

+ -

Desde hace un año, este Centro, dependiente de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado, abrió sus puertas en la calle Nigromante, en pleno barrio de La Salud de esta capital, y ha tenido excelente aceptación de mujeres jóvenes y adultas.


COLLARES, blusas tejidas, servilletas, cojines adornados con listones, juegos de baño con detalles en punto de cruz y arreglos florales, son algunas de las manualidades que mujeres han aprendido a realizar en el Centro de Enseñanza Artesanal.

Desde hace un año, este Centro, dependiente de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado, abrió sus puertas en la calle Nigromante, en pleno barrio de La Salud de esta capital, y ha tenido excelente aceptación de mujeres jóvenes y adultas.

En el lugar, maestras de la Sección 39 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) imparten clases de manualidades, bisutería, corte y confección, belleza y labores de mano.

En la entrada se observan las creaciones de las alumnas. Hay blusas tejidas y bordadas, servilletas elaboradas con diferentes técnicas, flores de papel, cojines bordados con listones, juegos de baño con detalles, bolsas artesanales y cuadros de patchwork. Quien pase por el lugar puede observar las artesanías y también adquirirlas, siempre y cuando la alumna que la elaboró desee vender. De no ser así, se puede encargar su elaboración.

MANUALIDADES SIN LÍMITES

La maestra Gloria Briseño Tinoco indica que imparten clase en dos turnos. En el matutino, de 9:30 de la mañana a 12:30 de la tarde, dan clases de corte y confección, belleza y manualidades. Mientras que en el vespertino, de 3:30 a 7:30 de la tarde, la instrucción es sobre manualidades, pintura, bisutería y labores de mano.

En el curso se aprende a realizar juegos de baño y de cocina, cojines, manteles, centros de mesa en tejido y de trapillo, así como canastos y artículos de madera. “Para las manualidades no hay límites, cada vez salen cosas nuevas y estamos actualizadas día con día”, refiere Gloria, quien tiene 46 años como maestra.

Añade que se pueden hacer artículos propios de cada festividad, pues en noviembre elaboraron coronas de muertos, y en Navidad coronas de adviento, muñecos en fieltro y en tela, carpetas pintadas a mano y bordadas.

Añade que a petición de las alumnas, también pueden impartir clases de alta costura, y así podrán hacer vestidos de XV años, bodas y ropones para bebés.

El objetivo del Centro de Enseñanza Artesanal es que las alumnas aprendan a realizar una actividad o manualidad, y con esto obtengan dinero para aportar a la economía familiar.

Pero también sirve como terapia ocupacional, recreativa y curativa. A las mujeres “se les enseña un oficio, pero también sacan el estrés de la vida diaria, se convive en un ambiente ameno y agradable”, dice la maestra Gloria.

Refiere que una vez teniendo las herramientas, las mujeres puedan ofrecer sus productos en los tianguis culturales, aunque hasta el momento ninguna de las alumnas de este Centro participa en esos espacios.

ALUMNAS DE TODAS LAS EDADES

Gloria Briseño es maestra de manualidades, y explica que sus alumnas pueden “hacer de todo un poco”. Puede ser que una quiera realizar una labor y se le da la clase de acuerdo a lo que quiere, o todas pueden llevar una sola actividad. No obstante, cuando todas elaboran la misma artesanía, implica un ahorro porque pueden comprar los materiales a precios más bajos.

“Me fascina hacer lo que hago, pero vivía en Guadalajara, estudié para educadora y nunca pude tener una plaza en un jardín de niños, entonces, de acuerdo a mis habilidades manuales, me dieron la plaza de adiestramiento que se imparte en las escuelas primarias de Jalisco”, contó Gloria.

Así logró entrar el sistema educativo en aquel estado, para enseñar hacer manualidades, y para ello se preparó acudiendo a cursos. “Me jubilé con 30 años de servicio en Jalisco, y estando en Colima, un día se necesitaba cubrir a una maestra que estaba enferma, me llamaron para que cubriera en un pueblo, hice el interinato y me quedé, y aquí sigo”.

Al preguntarle si le gusta lo que hace, responde: “Pago porque me alquilen. Las manualidades son la mejor terapia y en esta época más, porque te saca todo el estrés. Tenemos alumnas de 70 años y más, así como jóvenes”.

En tanto, la maestra Amelia Aguirre Velasco, quien imparte la clase de bisutería, indica que tiene 28 años de servicio. Inició como docente de cocina y repostería, clases que impartió durante 20 años; posteriormente pasó a la bisutería.

“Es algo que me gusta mucho, se me da y me gusta ver cómo las alumnas elaboran sus collares, lo que les sirve como ayuda económica de su hogar”, cuenta.

Al preguntarle cuál es la diferencia entre este Centro de Enseñanza Artesanal con otros cursos similares, Briseño indica que tienen muchas ventajas. La primera, es que va conforme el calendario escolar de la Secretaría de Educación, lo que facilita el tiempo a las mamás, porque mientras sus hijos están en la escuela, ellas puedan asistir a realizar la actividad que les gusta; y cuando el niño sale de vacaciones, la mamá puede estar con él en casa o salir.

La segunda ventaja es que siendo un año escolar, el aprendizaje es largo y se tiene la oportunidad de aprender mucho más cosas, que cuando acuden a un curso de 8 días o por ciertos meses; en tanto que la tercera radica en que el curso tiene continuidad, por tanto, si al regresar quieren aprender otra técnica o actividad, pueden hacerlo, o en su caso, seguir con el aprendizaje que quedó detenido al terminar el ciclo escolar.

“A través de los años hemos ido aprendiendo y tratamos de superarnos años con año, jamás damos una misma actividad varias veces, es el juego de baño o de cocina, pero ahora lo enseñamos de diferentes técnicas, para si mi alumna tiene conmigo 7 años, no estará repitiendo el mismo trabajo”, explica.

La maestra Amelia indica que durante muchos años como docente en Colima, trabajó en las comunidades rurales Astillero de Abajo, Astillero de Arriba, Puerta de Ánzar, así como en Ixtlahuacán y Cuauhtémoc. “Puedo presumir que tengo alumnas que vienen del Astillero a verme y me preguntan cómo pueden realizar una manualidad”, comenta.

APOYO A LAS FAMILIAS

El secretario general de la Sección 39 del SNTE, Heriberto Valladares Ochoa, destacó la importancia de que las mujeres adquieran habilidades y conocimientos para que los pongan en práctica en la elaboración de productos para uso personal o, en su caso, comercializarlos para apoyar la economía familiar.

Sostuvo que esta Sección sindical es la única en todo el país que promueve los Centros de Economía Doméstica, a fin de brindar a la sociedad un espacio para aprender habilidades en la confección de productos diversos.

En el estado, hay aproximadamente 85 Centros de Economía Doméstica, a través de los cuales se contribuye a mejorar las condiciones de las familias de escasos recursos.

Elena DEL TORO



473 Vistas