Cargando



Ixtlahuacán, al rescate de sus tradiciones



Domingo 14 de Abril de 2019 1:46 pm

+ -

La tradición de elaborar casas de zacate está en riesgo de extinguirse, mientras la Fiesta de San Salvador y la Danza de San Salvador estuvieron suspendidas por un tiempo, pero ya se retomaron. Incluso la tradición de Los Chayacates pudo perderse porque no había quién la organizara, pero también se resolvió


IXTLAHUACÁN, Col.- Aunque todavía es un municipio rico en fiestas y tradiciones, algunas de ellas se han perdido y otras están en riesgo de desaparecer, por lo que la Asociación para el Rescate del Patrimonio Arqueológico y Cultural de Ixtlahuacán (Arpacix), realiza acciones para que esta riqueza cultural no se pierda.

Por ejemplo, la tradición de elaborar casas de zacate está en riesgo de extinguirse, mientras la Fiesta de San Salvador y la Danza de San Salvador estuvieron suspendidas por un tiempo, pero ya se retomaron. Incluso la tradición de Los Chayacates pudo perderse porque no había quién la organizara, pero también se resolvió.

El presidente de Arpacix, Amador Ruiz Torres, indica que Ixtlahuacán es uno de los municipios de la entidad más importante en historia y tradiciones, pues forma parte del antiguo Camino Real de Colima. 

FIESTA Y COLORIDO

De acuerdo con la Enciclopedia de los Municipios y Delegaciones de México, Ixtlahuacán fue uno de los primeros Ayuntamientos de Colima; su nombre original fue Ixtlahuacán de los Reyes, debido a que la parroquia está dedicada a los Reyes de Oriente, que se postraron ante Jesús de Nazaret en su nacimiento.

Cuenta con una variedad de celebraciones de mucho colorido: la fiesta patronal, Los Chayacates (6 de enero), la Feria del Melón (en abril o marzo), la Semana Santa, el Día de la Santa Cruz (3 de mayo) y el Divino Salvador (6 de septiembre).

La Fiesta de San Miguel, en la comunidad de Tamala, se celebra el 29 de septiembre; el 13 de mayo, en el poblado Agua de la Virgen se festeja a la Virgen de Fátima; el 26 de julio, en Jiliotupa, se rinde culto a Santa Ana, y las fiestas Guadalupanas, como en todas partes, son en diciembre.


Hace varios años, los habitantes de esta tierra practicaban La Danza de la Conquista y Los Morenos, suspendidas en la actualidad. Se conservan Los Chayacates, San Antonio, Los Moros y La Natividad. En la comunidad de Tamala se realiza La Danza de San Miguel.

Entre las tradiciones que poseen rasgos indígenas, se encuentran: Los Chayacates, la Semana Santa y el Día de la Cruz. Hay otras con matices coloniales, como la pastorela, los mojigangos, la quema del Judas, el Día de Muertos, los Angelitos en burros y La entrada de la leña, entre otras.

MUCHO TRABAJO

Amador Ruiz Torres indica que Arpacix, A.C., tiene 20 años constituida formalmente, y durante todo este tiempo han realizado acciones para el rescate de las tradiciones.

Esa agrupación organiza la Fiesta de San Salvador, que según la tradición, son 3 días de fiesta, del 5 al 8 de septiembre. Consiste en sacrificar un toro que previamente se bendice en la Iglesia, “en esos días hacemos misas, peregrinaciones, preparamos danzas. Se sacrifica el toro durante los 3 días, hasta que se acaba; el primer día se hace carne asada, el siguiente menudo, birria, barbacoa… todo lo del toro se aprovecha”.

Además, participan en las Fiestas Guadalupanas con La Danza de la Fertilidad, que ya se había perdido y se rescató. Está La Danza de San Salvador, que estuvo en riesgo de extinguirse y se ha reactivado.

Refirió que tienen la idea de implementar un proyecto para rescatar el conocimiento de las personas adultas mayores, para la construcción de las casas de zacate, así como las danzas de Fertilidad y de San Salvador. 

“Las personas adultas nos orientan en cómo se hacen y qué se hacía, por ejemplo, la Danza de San Salvador, en la cual se tocaba un cuerno que se oía en todo el pueblo y las personas salían para participar en la peregrinación. Son cosas que todavía no las hemos hecho, no las hemos rescatado, pero estamos en tiempo y buscando la manera de hacerlo”.

Cada año, en la Feria del Melón, Arpacix participa con la construcción de una casa construida con zacate y paredes de adobe y arcilla, además colocan utensilios que tiempo atrás se utilizaban.

Las mujeres de la organización hacen tortillas de manera artesanal, con metate y cocidas en el comal bajo el fuego de la leña; además, preparan tacos de frijoles con queso fresco y salsas caseras, mismas que reparten de manera gratuita entre los asistentes.

Sin embargo, este año, para la construcción de la casa no la tuvieron fácil, pues falleció don Gabino, quien las edificaba, pero encontraron a dos personas adultas mayores que orientaron a jóvenes sobre esa tarea.

Torres indica que la edificación de las casas de zacate está en riesgo, porque dos o tres personas son las únicas que saben cómo se tejen, además de que este pasto originario de la región se está acabando debido a que el ganado se lo come.

FERIA DEL MELÓN

Está a punto de terminar la Feria del Melón, en su edición 31, comenzó el 5 y termina el 14 de abril, pues se lleva a cabo una semana antes de Semana Santa.

La festividad comienza con “El entierro del mal humor”, que consiste en que esos días se decreta que no habrá mal humor y que la gente andará de buenas durante toda la Feria.


“En la comunidad de Tamala, se lleva un cajón, en donde se supone que va el mal humor muerto, y la viuda llora la muerte del mal humor”, indica el regidor y presidente del Comité de Feria, Mario Hernández.

Añade que al ritmo de la banda de música, la gente baila y le hace los honores al mal humor que murió, luego caminan de Tamala a Ixtlahuacán, y al llegar, continúa la fiesta.

Para esta edición de la Feria del Melón, se instalaron 12 exposiciones, dando prioridad a los artesanos del municipio. Alrededor del jardín de Ixtlahuacán, están las exposiciones de las instituciones educativas, entre las que destacan el Telebachillerato No. 5 de Las Conchas, el Bachillerato 26, la Secundaria Técnica No. 9 y la Telesecundaria de La Presa, que muestran creaciones de los alumnos hechas en los clubes, como macetas de llanta y carros de madera.

El Cendi presenta artículos elaborados con materiales de reúso, como guitarras hechas con cajas, cestos con taparroscas y un sillón con envases de plásticos; el Jardín Niños Héroes de Chapultepec expone fotografías que muestran las actividades que realizan los niños; el Centro de Atención Múltiple expone productos hechos por alumnos y el huerto escolar; el Hospital General de Ixtlahuacán da información del cáncer de mama, salud mental, el Pabellón Psiquiátrico y métodos anticonceptivos.

Los artesanos venden sus creaciones, como servilletas y manteles bordados con punto de cruz, bules de casco tejidos en cola de rata, así como pulseras, carteras tejidas y acachales hechos con carrizo.

Arpacix exhibe la casa de zacate y fotografías de las actividades que realizan, como la Danza de San Salvador, desfile de mojigangos en las fiestas de Villa de Álvarez; la Danza de la Fertilidad y la entrega-recepción del toro.

En la Feria del Melón hay juegos mecánicos, bailes, jaripeos, recibimientos, actividades culturales y deportivas.

Ixtlahuacán es fiesta, tradición, color y, claro, buen humor.


Elena DEL TORO



3114 Vistas