Cargando



La vida en el circo



Domingo 19 de Mayo de 2019 8:22 am

+ -

Pertenecen a una familia de descendencia circense, por parte de su papá, Rubén Vertti, es la cuarta generación; mientras que por parte de su mamá, Iztaccíhuatl Fuentes, es la quinta generación. Él es de Puebla y ella de Veracruz


LAS hermanas Xóchitl e Iztaccíhuatl Vertti Fuentes han vivido en las carpas y escenarios de circo desde pequeñas, y no se visualizan en otro lugar. Xóchitl tiene 24 años de edad, apenas tenía 2 cuando salió a la pista, vestida de payasita. Ha hecho de todo en actos grupales, pero desde hace casi 3 años tiene el propio: “Fuerza capilar”. Sí, es sostenida por su pelo, y desde las alturas hace malabares.
Iztalccihualt tiene 38 años, desde los 7 realiza actos de altura. Es aerealista, bailarina y trapecista; su especialidad son los actos de altura, como el trapecio y el ballet aéreo. 
Pertenecen a una familia de descendencia circense, por parte de su papá, Rubén Vertti, es la cuarta generación; mientras que por parte de su mamá, Iztaccíhuatl Fuentes, es la quinta generación. Él es de Puebla y ella de Veracruz. 
Don Rubén era domador de animales, acróbata y trapecista; la señora Iztaccíhuatl era trapecista, alambrista, contorsionista y bailarina. Ya no realizan esos actos, pero continúan en el circo; él es el locutor, y ella supervisa el ingreso del público. 
LEGADO FAMILIAR 
Xóchitl indica que su acto tiene mucha adrenalina y es de alto riesgo, pues es sostenida en las alturas por su pelo. Durante mucho tiempo ensayó actos grupales y ésta es la primera ocasión que lo hace sola.
“No había uno que me llamara la atención, que me apasionara, porque soy de las personas que si haces algo que no te gusta, no va a servir mucho, tienes de disfrutarlo”. Por eso se decidió por “Fuerza capilar”, pues su mamá lo realizaba.
Para lograrlo, se preparó durante 3 meses, recibió ayuda de su mamá, y continuó en la función. “Poco a poco me fui preparando, con el ánimo del público, que me motivaba más a hacerlo mejor”, refiere.
Su mamá siempre la apoya y la corrige, sin embargo, cuando está en el escenario, su hermana le ayuda a pasarle las cosas, y su hermano vigila que no la vayan a lastimar. “Ellos dos son un buen apoyo para mí”, dice Xóchitl, quien refiere que su hermano es trapecista y antes fue domador.
De su acto, “Fuerza capilar”, indica que “hoy en día mucha gente de circo lo realiza, pero no es solamente que te cuelgues, sino tienes que estar súper amarrada, y también tienen que revisar arriba de dónde te cuelgas, porque podría tener un accidente muy grave”.
Recuerda Xóchitl que cuando tenía 13 años, seguía una rutina muy rígida, pues se levantaba a las 7 de la mañana y ensayaba una hora, luego desayunaba y se arreglaba, porque a las 9 tenía que estar en clases y salía hasta las 4 de la tarde; entonces se iba directo a la función. Entre función y función, hacía la tarea.
Puntualiza que la vida en el circo le encanta. “Es mi pasión, no me veo afuera. Cuando me preguntan qué haría si estuviera afuera, no sé qué contestar, porque mi vida realmente la veo en el circo, prácticamente aquí nací, aquí he vivido”.
VIDA EN LAS ALTURAS
Igual que su hermana, Iztaccíhuatl toda su vida se ha dedicado al circo, y desde los 7 años de edad realiza actos de altura. “Gracias a Dios, nunca he tenido un accidente”, cuenta.
Para los actos en el aire, se cuida mucho la seguridad, pero también los actores tienen que estar concentrados, “aunque siempre se corren riesgos, porque a veces no depende de ti o del acto, son muchas cosas”, explica.
Para aprender, tuvo mucha disciplina y tiene su método, pues “te enseñan a doblarte, a pararte de manos, abrirte de piernas, y de ahí te empiezan a colgar, y a lo que se te va facilitando y gustando hacia eso te inclinas, para que no sea tan complicado”.
Iztaccíhuatl comenta que sus maestros personales han sido si mamá y su papá, “pero mi mamá es nuestra sombra, todo el tiempo está al pendiente de nosotros, nos hace la ropa, nos está checando nuestro acto, es nuestra guía y nuestra mejor crítica, y nos orienta”.
La actividad que más le gusta es “salir a la función, salir al show, estés triste o contento, mi mamá siempre nos ha inculcado mucho el amor al circo, el amor a lo que haces”.
Indica que aunque le toque salir al principio o al final del espectáculo, tiene que tener la misma actitud y la sonrisa, “tengas lo que tengas, ahí adentro de transformas automáticamente, disfrutas esos minutos, te olvidas de todo, estás entregada a eso solamente”.
TRABAJO EN FAMILIA
Iztaccíhuatl señala que el trabajo en el circo es sano y unido, porque normalmente en las familias cada quien se sale a trabajar, y a veces no se ven hasta la noche, pero aquí, todo el tiempo están juntos, porque, además, dentro del circo, trabajan familias.
Ahí estudian, ensayan y viven en campers totalmente equipados. Para estudiar, tienen un maestro del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), organismo que cuenta con un grupo especializado en circos y a cada circo le manda un maestro.
Ese maestro del Conafe, permanece en el circo durante un año, viaja con ellos, tiene un camper para vivir, y en otro da clases a los niños. Actualmente, en ese circo, reciben clases 10 niños y adolescentes.
Por eso, tanto Xóchitl como Iztaccíhuatl terminaron la preparatoria, además de que esta última tomó un curso abierto de administración.
¿CIRCOS EN RIESGO?
Xóchitl indica que, desgraciadamente, las nuevas generaciones ya no quieren ir al circo, “se ha perdido un poco la tradición porque ya no les llama la atención, pero toda gente debería probar y acudir a una función”.
Indica que a partir de la prohibición de animales en los circos, tuvieron que hacer cambios en las presentaciones, para divertir a la gente y llenar el vacío de dejaron los animales.
El show continuará en el circo, porque es arte, y está por nombrarse Patrimonio Cultural, dado que es parte de la cultura.
Durante 2 meses, el Circo Francisco Atayde García estuvo instalado en Villa de Álvarez, pronto se irá a Tecomán, en donde seguirá presentando el espectáculo de calidad que ofrecen las hermanas Vertti Fuentes, así como el resto del elenco, conformado por trapecistas, bailarinas y payasos.

Elena DEL TORO



768 Vistas