Cargando



50 años del Ballet Folclórico de Villa de Álvarez



Domingo 02 de Junio de 2019 9:56 am

+ -

Manuel Hernández, fundador y director del Ballet, expone que el grupo surgió como un juego, y cuando se dieron cuenta, ya tenían reconocimiento estatal. A lo largo de medio siglo ha enfrentado retos importantes, como falta de disciplina de sus integrantes, carencia de recursos económicos y de espacios para ensayar, así como una política pública no propicia para la danza


DURANTE casi 50 años (se cumplen el próximo mes de diciembre), el maestro Manuel Hernández Luna ha dirigido el Ballet Folclórico de Villa de Álvarez, el grupo de folclor más antiguo en el estado. Además de ser un pilar de la danza en Colima, ha sido semillero de bailarines y directores de grupos artísticos en la entidad, en el país y el extranjero.
Manuel Hernández, fundador y director del Ballet, expone que el grupo surgió como un juego, y cuando se dieron cuenta, ya tenían reconocimiento estatal. A lo largo de medio siglo ha enfrentado retos importantes, como falta de disciplina de sus integrantes, carencia de recursos económicos y de espacios para ensayar, así como una política pública no propicia para la danza.
Entrevistado por Diario de Colima, aclara que este Ballet no es el primero que se formó, pero sí el único que se ha mantenido trabajando de manera constante durante casi 50 años. Recuerda que la Escuela Normal de Maestros fue la primera institución en tener un grupo artístico, luego la Universidad de Colima, pero ambos grupos desaparecieron.
El Ballet de la Escuela Normal de Maestros permaneció durante aproximadamente 16 años, pero el maestro Matías Álvarez lo dejó, porque era cansado trabajar con poco recursos. El de Universidad de Colima fue fundado por Jaime Enrique García, y también desapareció. Por un lapso aproximado de 10 años, la Máxima de Casa de Estudios no tuvo Ballet Folclórico. Luego desaparecieron otros grupos, pero el de Villa de Álvarez, de manera humilde y sin hacer mucho ruido, se mantuvo trabajando.
BAILAR POR JUGAR
El grupo inició a manera de juego, porque con 20 años de edad, su fundador tenía todo el tiempo y empezó con la creación de bailes y clases, siendo egresado de la Secundaria Estatal No. 13 “Miguel Virgen Morfin”, invitó a varios de sus compañeros a bailar.
“No había idea de la famaralla, del espectáculo; era jugar, divertirnos, hacer danza. Al principio era un repertorio de bailes nacionales, muchos de los cuales yo inventaba, de lo que aprendí en los grupos religiosos”, precisa el maestro Manuel Hernández.
En 1972, los invitaron a bailar a la Ciudad de México, y eso ocurrió porque el Ballet ya tenía reconocimiento en el estado. Se presentaron en la Residencia Oficial de Los Pinos, con trajes prestados y ropa hecha de manera gratuita en el Centro de Acción Social Educativo No. 37, actualmente el Cecati 183. 
Expone que fue un problema formar el grupo, porque el Ballet se componía de campesinos, ladrilleros, salineros, chicharroneros, vendedores de periódico, que acostumbraban pertenecer a un grupo y, pasado el evento, guardaban el traje hasta el próximo año, por lo el maestro tuvo que comenzar con la labor de convencimiento respecto a la importancia del ensayo.
Al festejar los 10 años de fundación, en el Teatro Hidalgo, el grupo empieza a tener importancia, a cobrar fuerza, pero es también en ese tiempo que desaparecen todos los grupos, “y como me dejan solo, el Ballet cubre las necesidades de los 10 municipios”, refiere Hernández Luna.
Por ejemplo, se presentaron en Minatitlán, cuando el municipio aún no se recuperaba del ciclón, “bailamos en un kiosco, y el jardín desecho”. 
En los primeros años, el Ballet tenía integrantes de Villa de Álvarez, Comala, Coquimatlán, Colima, Cuauhtémoc y hasta de Tonila, y en algún momento tuvo que inventarse un programa de danza latinoamericana para atraer a los jóvenes, pues estaba de moda la cumbia. De esa manera fue creciendo, y sus integrantes ya no abandonaban el grupo.
Empezaron a trabajar en un patio de piso de tierra, cerca de la casa del maestro Hernández, luego en casas particulares, en la Presidencia Municipal, en el Casino de la Feria y hasta en el atrio del Templo de San Francisco de Asís.
Por eso, en su primera administración municipal, Felipe Cruz Calvario apoyó la propuesta de quitar el Casino para construir la Casa de la Cultura, “y ahora, hasta el salón tiene mi nombre”, comenta Hernández Luna.
PILAR DE LA DANZA
Al Ballet Folclórico de Villa de Álvarez se le considera pilar de la danza de Colima, porque no menos del 60 por ciento de los maestros de danza que laboran en el estado, fueron integrantes de este grupo, además de aquellos que ya se jubilaron.
“El Ballet Caxitlán de Cuauhtémoc, el de Manzanillo, Tetatines de Villa de Álvarez, y no recuerdo cuantos más, son directores de un buen nivel que estuvieron en el Ballet Folclórico de Villa de Álvarez”, cuenta, y añade que algunos más se encuentran en otros estados del país y hasta en el extranjero.
Aunque se siente satisfecho por el trabajo realizado, Manuel Hernández reconoce que no ha logrado uno de sus objetivos principales: que el director tenga un sueldo, para que cuando él deje el cargo, haya alguien que siga con la tarea, porque de lo contrario, sin tener salario el director, podría desaparecer el Ballet.
En estos casi 50 años, el maestro fundador no ha recibido un sueldo, porque los apoyos son para sostener el Ballet, pues son muchos los gastos, como pagos de teléfono, luz, agua, mantenimiento del vestuario, “un montón de cosas, y tener que buscar aparte el apoyo para producción”.
Menciona que ninguno de sus hijos quiso seguir en la dirección del Ballet, todos son pedagogos, y aunque dos de sus hijas son maestras de danza, no quieren ser directoras del grupo, porque se requiere tiempo completo. 
Y aunque se necesita dinero para las giras, Manuel Hernández dice que él continuará. “No me voy a quedar en paz, quiero salir fuera, y además es el único regalo que le puedes dar a los integrantes porque no reciben sueldo, solamente toda su preparación de manera gratuita, tienen acondicionamiento físico, faldeo, técnica general de la danza y repertorio de la danza folclórica mexicana”.
Actualmente tienen subsidio del Ayuntamiento de Villa de Álvarez y del Gobierno del Estado; de la Federación ya no reciben apoyo por la cancelación de programas. “Se abren otras puertas, pero estamos acoplándonos y viendo las nuevas políticas, las nuevas reglas de operación, que ya no son a un año, son a tres, vamos a ver si por la trayectoria que tiene el Ballet logramos el apoyo”, precisa.
CINCO PROGRAMAS
En estos casi 50 años, el Ballet Folclórico de Villa de Álvarez ha montado cinco programas: “Retablos Mexicanos”, “Música, poesía y bailes de la Revolución”, “Danza latinoamericana”, “Colima, ayer y hoy” y “Fiesta en La Petatera”. El grupo lo integran 84 bailarines, entre principiantes y avanzados, de Colima y Villa de Álvarez.
Su fundador y director, Manuel Hernández Luna concluye que “mientras tenga fuerzas” seguirá al frente del grupo. Por lo pronto, en diciembre festejarán los 50 años con la presentación del programa “5 décadas de la danza en Colima”, para luego llevar el espectáculo a los 10 municipios del estado.

Elena DEL TORO



413 Vistas