Cargando



Tras primer atentado a balazos lo rematan en hospital de Culiacán



Domingo 18 de Agosto de 2019 2:11 pm

+ -

El primer atentado se registró en el sector Tres Ríos, donde resultó herido; era originario de Irapuato, Guanajuato


Luego de 24 horas de haber sufrido un atentado a balazos en el sector Tres Ríos, donde resultara lesionado, un sujeto originario del estado de Guanajuato fue rematado la noche de ayer en una clínica situada en la calle Mariano Escobedo, en el centro de la ciudad, en donde era atendido. En esta acción, un policía municipal que lo resguardaba fue desarmado.
La víctima respondía al nombre de Jorge Luis N., de 31 años de edad, de quien se dijo que era originario de Irapuato. Hasta la clínica arribó el secretario de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, Óscar Guinto Marmolejo, quien, tras entrevistarse con personal de la clínica, permaneció alrededor de una hora y se retiró.
PRIMER ATENTADO
Los hechos se originaron la noche del viernes alrededor de las 22:45 horas, cuando la hoy víctima transitaba en una camioneta por el bulevar Diego Valadés (malecón nuevo), y al llegar al cruce del bulevar Anaya se le emparejaron en otro vehículo donde viajaban sujetos presuntamente armados, quienes lo empezaron a agredir a balazos.
Ante la acción, y ya con algunas heridas en su cuerpo, el afectado aceleró la marcha de la unidad y se metió a un conocido hotel en ese mismo sector, pero antes impactó otro vehículo en su huida.
Personas y empleados del hotel solicitaron a ayudar y de inmediato llegaron autoridades y una ambulancia de Cruz Roja. Tras estabilizarlo, lo trasladaron a recibir atención médica.
REMATADO
Tras permanecer convaleciente 24 horas, de nuevo sufrió un atentado, pero en esta ocasión no se salvó y murió a consecuencia de varios disparos.
Según algunas versiones de personas que se encontraban en esos momentos en el nosocomio, llegaron dos sujetos presuntamente armados y con pasamontañas, quienes ingresaron a la clínica y posteriormente se dirigieron a la habitación 305 de la primera planta.
Al llegar a la puerta sometieron al policía municipal que resguardaba al herido, y de inmediato lo despojaron de su arma de cargo y le apuntaron con ella en la cabeza.
Posteriormente, uno de los presuntos criminales ingresó a la habitación donde se encontraba un familiar del paciente y lo obligaron a retirarse. En cuestión de segundos se escucharon por lo menos cuatro disparos de arma de fuego.
Ya cometida la acción, los dos hombres se retiraron presuntamente por la puerta trasera de emergencia que va a dar al estacionamiento de las instalaciones, para luego perderse entre las calles.

Agencias



1255 Vistas