Cargando



Raúl Vera presenta al Vaticano su renuncia como obispo de Saltillo



Imagen Video

Lunes 01 de Junio de 2020 4:56 pm

+ -

El religioso señaló que cumple con el mandato del Derecho Canónico “en donde nos pide que al cumplir los 75 años le digamos al Santo Padre que debemos renunciar”; afirmó que mientras recibe una respuesta continuará al frente de la Sede Episcopal de la Iglesia Católica en Saltillo.


A 20 días de que cumpla los 75 años de edad, José Raúl Vera López, obispo de la Diócesis de Saltillo, renunció a su cargo a través de una carta que envió al Vaticano dirigida a su superior, el Papa Francisco.

En comunicación virtual, con reporteros y feligreses, el religioso dijo que la misiva la mandó a la Santa Sede, en Roma, Italia, este lunes por la mañana.

Dijo que cumple con el mandato del Derecho Canónico, establecido en el Canon 401 párrafo 1 "en donde nos pide que al cumplir los 75 años le digamos al Santo Padre que debemos renunciar".

Mientras que recibe una respuesta, afirmó que continuará al frente de la Sede Episcopal de la Iglesia Católica en Saltillo.

Comentó que ni siquiera ha pensado si se queda en Coahuila, donde ha radicado las últimas dos décadas, o si se mudará a otro lado.

Ingeniero químico y licenciado

Vera López, originario de Acámbaro, Guanajuato, es ingeniero químico, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

De amplia trayectoria profesional, licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Santo Tomás de Aquino en Roma, Italia, graduado con la máxima distinción académica.

Se ha distinguido por luchar contra las injusticias, defender los derechos humanos de los pobres y de los migrantes, de los mineros y abanderar la búsqueda de personas desaparecidas, principalmente.

Es un fraile dominico, ordenado sacerdote el 29 de junio de 1975 por el Papa Pablo VI y el 6 de enero de 1988 recibió la ordenación Episcopal del Papa Juan Pablo II.

Fray Raúl Vera a recibido una serie de distinciones y reconocimientos por su labor altruista, entre los que destacan el Premio Nacional de Derechos Humanos 2000 "Don Sergio Méndez Arceo", el premio Rafto 2010 otorgado por la Fundación Rafto de Bergen, Noruega, y fue nominado al Premio Nóbel de la Paz en 2012.

De su amplia trayectoria cabe destacar que en 1995 fue nombrado obispo coadjutor de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, junto al obispo Samuel Ruiz García.

El prelado de la Iglesia Católica colaboró para reestablecer la paz después de la insurrección armada del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) iniciada el 1 de enero de 1994 en el estado sureño de Chiapas.

El Universal



995 Vistas