Cargando



La danza sobre silla de ruedas: DiscapacidARTE



Domingo 06 de Diciembre de 2020 6:39 am

+ -


La danza sobre silla de ruedas es pasión y vocación, refiere Josefina Vera Cano mientras Felipe Estrada Álvarez encontró una actividad que lo llena y lo motiva, tras dejar el deporte de levantamiento de pesas.
Josefina y Felipe, son integrantes del Colectivo DiscapacidARTE, que tiene la función de destacar la capacidad de las personas con discapacidad. Es dirigido por Omar Cárdenas López, quien está orgulloso de sus integrantes. También lo conforman Elizabeth Gallegos Arellano, María de Jesús Aguayo Villa y Richard Ignacio Muñoz Leyva.
Diario de Colima estuvo presente en un ensayo del Colectivo, en el Auditorio Miguel de la Madrid. Ahí, los cinco integrantes presentes, al acorde de la música mostraron sus habilidades dancísticas, su pasión por la danza.
Era un ambiente de alegría, apoyo entre ellos y camarería. Estaban contentos de regresar a la danza, pues debido a la pandemia se resguardaron en casa. Se reunieron nuevamente ante la oportunidad de participar en el Primer Festival Virtual Turístico Cultural Ciudades Incluyentes 2020, de Zapotlán El Grande.
TRANSFORMACIÓN DE JOSEFINA
A Josefina Vera, fundadora del Colectivo, le encanta bailar, la distrae de la rutina. Para ella no fue difícil bailar en silla de ruedas, ya que le gusta mucho, “es como una vocación y una profesión”. Al preguntarle si hay coreografías complicadas, respondió: “Sí, luego se nos traban los pies”, mostrando su sentido del humor. “Sí, hay diferentes coreografías, incluso llevamos meses ensayando y en el momento de la función hay nervios todavía”. 
Le gusta mucho la disciplina, y que son una familia, le encanta estar en el Colectivo, porque se llevan bien. Para ella DiscapacidARTE es “pasión, confianza, motivación”. Indica que no fue fácil estar en casa durante 8 meses debido a la contingencia, pues le hacía falta estar en el grupo, “el sentir eso de vente a ensayar, eso nos motiva y nos hacía falta”.
Al hablar sobre ella, Omar Cárdenas refiere que se cohíbe al hablar, lo cual se contrapone a cuando baila. “El proceso de Josefina ha llegado a tal grado que crea sus propias coreografías, ya no es solamente receptiva de información, sino generadora de propuestas”.
Añade que el arte transforma cuando el artista genera, no cuando es un simple espectador o un consumidor de arte, porque eso queda en la zona emocional que es muy primitiva, y queda en lo recreativo.
“Cuando empieza a generar como ella lo está haciendo, se va a la zona racional del cerebro, que es donde las cosas verdaderamente tienen más impacto, entonces el cuerpo, la actitud, todo cambia, es el cambio que se menciona del interior al exterior”.
Así, Josefina ha adquirido autosuficiencia, y además recientemente participó en un concurso por su cuenta propia, no en colectivo. “Eso es parte de lo que buscamos, el Colectivo no depende de que yo esté para que trabaje, eso es lo más importante”.
DE LAS PESAS AL BAILE
Felipe Estrada tiene 6 años en el Colectivo. Se interesó en bailar en silla de ruedas cuando vio una presentación en el teatro al aire libre de la Feria, por lo que se acercó a ellos, aunque acepta que no fue fácil el cambio de levantamiento de pesas a la danza.
Cuando los vio bailar pensó que eso no era para él, pero se integró, aunque “un poco medio tieso, porque no es lo mismo el baile que el levantamiento de pesas”. Sin embargo, le hecha muchas ganas, y “por eso no queda”.
En levantamiento de pesas estuvo entre 5 y 6 años, pero empezó practicando todos los deportes adaptados: natación, lanzamiento de bala, jabalina, disco y pista. El entrenador vio que tenía más actitudes y lo puso en pista, luego pasó a levantamiento de pesas.
Añade que ya está integrado al grupo, “me fascina estar con ellos, es un grupo que se la lleva a todo dar con todos”. Confiesa que lo más difícil fue aflojar un poco los brazos. Al él le fascina bailar, pues se olvida de sus problemas, se relaja y se distrae.
Sobre él, Cárdenas indica que se le dificultó trasladarse del deporte al baile sobre silla de ruedas, porque el primero es un deporte individual, mientras el segundo es colectivo. “La verdadera complicación fue trabajar ahora en grupo, y adaptarnos a esa parte”.
El pasado 3 de diciembre se conmemoró el Día Internacional de la Discapacidad, Josefina Vera dice que hay muchas personas con discapacidad que todavía no salen del confort, que están en su casa, no los dejan salir, vivir, lograr sus sueños, no hay mucha inclusión, por ello que les los motiva a que se animen, que salgan y que vean cómo es la vida. En tanto Felipe Estrada indica que las personas que tienen una discapacidad pueden hacer todo lo que se propongan, “las barreras y los límites se los pone uno, todo lo que quieras hacer, con silla de ruedas, con muletas, hasta sin silla, lo puedes hacer”.
“TODOS SON IGUALES”
En tanto, Elizabeth Gallegos Arellano es Licenciada en Educación Especial, y hace casi 6 años entró como cantante en lengua de señas. En la primera presentación no conocía a los integrantes, pero cuando los vio bailando “me sorprendí y me encantó”, como practicaba danza folclórica se integró.
La diferencia entre otros grupos de baile convencionales y este sobre de silla de ruedas, dice que es la camarería, que no hay celos a diferencia con los otros grupos. “Aquí todos somos iguales (…) cada uno ve las posibilidades del otro”, señala.
Cárdenas López, director del Colectivo DiscapacidARTE, habla orgulloso de los integrantes de la agrupación e indica que Elizabeth, además de complementar el producto escénico, permite llegar al sector más invisibilizado, que es la comunidad sorda.
María de Jesús Aguayo es una bailarina folclórica de formación. Actualmente es microempresaria, y tiene la visión de ofrecer trabajo a personas con discapacidad. “A pesar de que sabe lo valioso es el tiempo, no ha escatimado momentos para ir a presentaciones o ensayos”.
En cuanto a Richard Ignacio Muñoz, integrante más reciente, en él destacó el compromiso. El año pasado participaron en la Cumbre Internacional de Ciudades Incluyentes, en Guadalajara, y de manera circunstancial necesitaban una participación especial, dijo “yo me la aviento”.
Puntualiza que DiscapacidARTE es un colectivo que va más allá del espectáculo, “de las cosas bonitas, emotivas que se ven, trabaja en esa identidad propia, en la conciencia de donde estamos”. Son un grupo de amigos que comparten lo que saben y aprenden de otros, hay retroalimentación, “pero lo más importante es el arte como detonador de la socialización de las personas con discapacidad y desarrollador de habilidades”.
El Colectivo tiene 8 años, y al preguntarle cómo surgió el proyecto, acepta que no le gusta hablar mucho sobre eso, pero relata que tiene 21 años interactuando con la discapacidad. Empezó como voluntario apoyando las convivencias deportivas en Colima, a través de una asociación de deporte sobre silla de rueda.
En 2007, el Instituto Colimense de la Discapacidad lo contrató para formar el primer grupo de baile, pero el transitar por asociaciones civiles e instituciones le abrió el panorama.
En las instituciones al cambiar los directivos existe el riesgo de que se desaparezcan los grupos, y en las asociaciones se torna como liderazgo permanente sin renovación, vio que la única forma de ser libre y hacer lo que quiere es formar un colectivo.
Aclara que no está peleado con las instituciones, pero tampoco abandera ninguna, por ello DiscapacidARTE es un proyecto creado con su experiencia, contando con cómplices que lo han apoyado mucho.
Deja en claro: “No somos changuitos cilindreros, ni monitos de circo ni gente para captar público, nosotros nos valoramos como artistas, nos creemos lo que hacemos y nos tomamos en serio nuestro papel, porque muchas veces las invitaciones son como para la foto, y esas cosas no las compartimos”.
Refiere que ha tenido muchas experiencias gratificantes, y los integrantes han fortalecido sus vínculos de amistad. El Colectivo ha tenido presentaciones en Guadalajara, Guanajuato y Colima.

Elena DEL TORO



773 Vistas