Cargando



Atenderán masones shriners a niños con problemas de salud



Domingo 20 de Diciembre de 2020 6:55 am

+ -

En sus hospitales son atendidos menores con males ortopédicos, columna bífida, labio leporino y quemaduras


El estado de Colima ya cuenta con un capítulo local de la Fraternidad Internacional Shriners, una organización dependiente de la masonería dedicada a la filantropía y reconocida por el apoyo médico que brinda a niños de todo el mundo.
Así lo confirmó Andrés Magaña Moreno, Gran Maestro de la Logia Masónica Suroeste y presidente de la Fraternidad Shriners Colima, durante una entrevista con la Subdirectora General de Diario de Colima, Patricia Sánchez Espinosa.
En el diálogo también estuvo presente Ricardo Miranda Rosete, Ilustre Potentado de Shriners en México, así como Ricardo Celaya, integrante del Comité de Transportación de dicho organismo masón.
Inicialmente, Ricardo Miranda expresó que la Fraternidad Shriners se fundó en 1872 y a la fecha, es la agrupación filantrópica número uno en el mundo, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
Mencionó que cuentan con 22 hospitales en todo el mundo, donde inicialmente brindaban atención a los niños víctimas de la poliomielitis, pero luego se extendieron a la atención de padecimientos como columna bífida y quemaduras.
Actualmente, los Hospitales Shriners brindan casi todas las especialidades pediátricas, particularmente la ortopedia, labio leporino y otros padecimientos que son atendidos de manera totalmente gratuita.
El Ilustre Potentado manifestó que para integrarse a la Fundación Shriners se debe tener el grado de Maestro en la masonería; “actualmente, tenemos más de 200 mil miembros”.
Mencionó que no se necesita pertenecer a ninguna logia o rito, “solamente se debe tener la intención de ayudar a otras personas, es decir, tomar esta parte de la filantropía”, dijo.
Luego, recordó que inicialmente los masones de esta fraternidad se reunían para actividades lúdicas y ahí nació la idea de recaudar fondos para ayudar a otras personas en situaciones complicadas, como terremotos o huracanes.
Indicó que en 1920, el entonces Ilustre Potentado decidió que toda la ayuda se unificara para causas comunes, “así fue creciendo hasta que en 1945 se hizo la primera Clínica en México”.
Expresó que actualmente, en el Hospital Shriners en la Ciudad de México son atendidos 75 mil niños al año, todos ellos con problemas ortopédicos, secuelas de quemaduras y columna bífida.
Indicó que los recursos con que operan las clínicas son aportados por los propios miembros y por patrocinadores que realizan donativos, así como por diversas actividades de recaudación.
Puntualizó que en el caso de las quemaduras, se han enviado niños a la ciudad de Galveston, Texas, en Estados Unidos, “ese hospital de alta especialidad es nuestro”.
Ricardo Celaya añadió que se evalúan los casos, “si el hospital tiene lo necesario, lo atiende, pero si no es así, pues se busca enviar al niño a otro lugar para que reciba el tratamiento adecuado”.
Ejemplificó que los casos de labio leporino o paladar hendido no se atienden en la Ciudad de México, pero son canalizados a los hospitales en Houston o Sacramento, en Estados Unidos.
“Nuestra labor también consiste en realizar todos los trámites para que los niños de cero hasta 18 años sean atendidos, incluso la parte diplomática se atiende para lograr la canalización”, enfatizó.
SHRINERS EN COLIMA
Andrés Magaña Moreno informó que en Colima ya se instaló un Capítulo de la Fraternidad Shriners, presidida por él mismo, como Gran Maestro de la Gran Logia Masónica Suroeste.
Mencionó que comenzarán a trabajar con los casos de niños que requieran apoyo en la entidad, “para ello ya tenemos al doctor traumatólogo pediatra Daniel Hernández, formado en uno los hospitales de la Fraternidad”.
Refirió que la idea es atender la primera cita en el estado y que los niños solamente se desplacen a la Ciudad de México cuando requieran la operación o una intervención más especializada.
Enfatizó que el proyecto es que en un futuro Colima tengan su propio Hospital Shriner para atender los casos de la región, sin necesidad de largos desplazamientos o esperas para los menores.
Ricardo Celaya destacó la importancia de que la entidad ya cuente con una representación, pues así se evitan largas esperas para lograr una cita con los doctores, “ahora se revisará aquí para ganar tiempo y atender mejor”.
Expresó que los masones basan su trabajo en la fraternidad y la cooperación, “tenemos muy claro que entre muchos podemos lograr un objetivo común de manera más fácil”.
Ricardo Miranda Rosete señaló que en la masonería no importa la logia, la religión de las personas, sino la fraternidad para conseguir objetivos, en este caso la atención de los niños.
Por último invitó a todos los masones y a la sociedad en general a colaborar para que los niños comiencen a ser atendidos en Colima, “ya podrán tener un seguimiento más sistemático y oportuno”.

Mario Alberto SOLÍS ESPINOSA



1772 Vistas