Cargando



La Petatera: juramento a San Felipe de Jesús



foto Elena DEL TORO

Domingo 31 de Enero de 2021 7:38 am

+ -


CUMPLIENDO el juramento a San Felipe de Jesús, patrono de Colima y protector contra incendios y temblores, los tabladeros y constructores levantan la Monumental Plaza de Toros La Petatera.
La pandemia no impidió que cumplieran la promesa que sus antepasados hicieron al Santo Patrón, y que siguieran la tradición que este 2021 cumple 164 años, señalaron Rafael Contreras Molina y Rigoberto Ramírez Ochoa, mayordomo y administrador de La Petatera, respectivamente.
Con el ritmo de la música, tabladeros y constructores realizan su labor. Unos cosen las “sombras” hechas con petates y otros las levantan para revestir la estructura del ruedo. Entre palos, troncones, petates y clavos, se escucha la plática y la camarería de quienes construyen el coso, siguiendo las enseñanzas de sus antepasados.
TRADICIÓN HEREDADA
Sentado en una banca, el tabladero Trinidad Rodríguez Fernández observa el ir y venir de sus compañeros, lamenta que este año no pudo levantar su tablado como lo venía haciendo durante 50 años, ya que está lesionado porque lo atropelló una conductora cerca de la Presidencia Municipal de la Villa. En una bolsa lleva fotografías de momentos que ha vivido con esta tradición en honor a San Felipe de Jesús. Observa a un niño que ayuda en la construcción y recuerda que él comenzó así, pero a él lo llevaba su papá.
Este año, Rafael Contreras cumple 41 años construyendo la plaza. A los 15 años de edad lo llevó su papá Desiderio Contreras Tene El Pajarito, quien durante 25 años estuvo a cargo de la edificación de La Petatera. Don Yeyo, como cariñosamente le llamaban, murió el 29 de mayo del año pasado.
En tanto, Rigoberto Ramírez, conocido como El Pato, refiere que tiene 30 años construyendo la Plaza, y también lo enseñó su papá, quien era tabladero, falleció y él siguió la tradición. Le gusta el ambiente y la camarería durante estas labores.
Le gustaría que más personas fueran a aprender esta labor, “porque nadie me asegura que para vuelta de año yo viva. Ojalá que no se acabe, que nuestra descendencia siga, allá anda uno de mis hijos, tiene 15 años, anda armando la plaza”, dice con orgullo.
EN HONOR A SAN FELIPE DE JESÚS
Al preguntarles por qué levantar la Plaza de Toros en medio de la pandemia y cuando pudiera no haber ni toros ni jaripeos, Rigoberto Ramírez refiere que sus antepasados dicen que es un juramento a San Felipe de Jesús, ante los terremotos que azotaban la ciudad. “Le hicieron el juramento al Santo Patrón que año con año se iba armar y desarmar la Plaza, este año estamos en epidemia, pero es un juramento”, y abunda que es creyente de San Felipe de Jesús, “nos ha protegido porque los temblores que han sido fuertes nos han tocado en el día, en otros lados han agarrado a la gente dormida”.
Insiste que le están dando un tributo al Santo Patrón, y “si hay fiesta o no, sólo Dios sabe”.
Rafael Contreras añade que aunque se siente un ambiente triste porque no habrá festejos, pero con fe le están levantando el templo a San Felipe de Jesús.
“Nosotros se la estamos haciendo en honor a San Felipe, y ya de ahí para el real, si hay o no hay, es cuestión de las autoridades las que van a decidir, nosotros le estamos echando ganas como si fuera haber, lo que nos interesa es la misa, como nuestros antepasados lo prometieron hace 164 años, año con año se ha construido”.
De quienes critican la construcción de La Petatera en estos tiempos de pandemia, El Pato señala que cada quien tiene sus creencias. “Nosotros tenemos esa creencia desde niños, estamos pagando el tablado, la hechura, los gastos.
“Como tabladeros nosotros lo estamos haciendo. Le estamos queriendo hacer la misa a San Felipe, es lo único que queremos hacerle, que nos bendiga y agradecerle al Santo Patrón que nos da la oportunidad otro año más de levantar la plaza”.
Dice que invirtieron más de 5 mil pesos. “Es un gusto, es un tributo al Santo Patrón, yo le aseguro que si no la hayamos hecho nos haya dado una jaladita, un temblorcito, quiubo, que hicieron la promesa y no quieren creer en mí”.
Recuerda que cuando murió el gobernador Gustavo Vázquez Montes, el gobierno quiso detener las fiestas por el luto, “se dio un sacudión, como diciendo, gobierno es una cosa y la religión es otra, en ese año tembló, y las fiestas se realizaron”.
LA CONSTRUCCIÓN
Entrevistados el 28 de enero, Contreras indica que llevan un avance del 85 por ciento en la construcción del coso, “es poco lo que nos queda”. Estaban cociendo y levantando sombras con petates, “nos falta pegar las trancas, una lata que va atrás de las tablas de los asientos llamada cadena, que le da macicez a la plaza”.
Este año andan aproximadamente 30 trabajadores, que son 10 personas menos, “pero los que estamos le estamos echando ganas y estamos aquí”, laborando desde las 6 de la mañana a las 6 de la tarde. Rigoberto Ramírez añade que van bien y están trabajando con mucho esfuerzo, pero todos unidos, aunque son menos tienen el ánimo para levantarla.
Que sean menos constructores se nota, pues “en este tiempo ya andamos con las sombras arriba, ya estamos casi por entregar la plaza, pero yo sé que el patrón San Felipe anda con nosotros y no nos deja, ahí vamos poco a poco, primero Dios la vamos a terminar antes del 5 febrero, ya tenemos que tener limpio, regado, para que venga el Santo Patrón, y se siente con nosotros a platicar aquí”.
EL PAJARITO
Después de 25 años, El Pajarito ya no anda supervisando la construcción, Rigoberto Ramírez dice que extrañan su presencia porque “andaba gritando, era una vacilada”.
Al preguntarle sobre su papá, Rafael Contreras guarda silencio por unos segundos, y entre voz se entrecorta, solamente puede decir “aquí anda él, a él le encantaba estar aquí, desde octubre se estaba preparando para venirse”. El gusto por esta labor se la heredó a él, pues también dice que anda contando los meses: “es una alegría estar aquí, es mucho trabajo, pero poco a poco se va levantando”.
La Petatera es un Patrimonio Cultural Intangible, pero “para nosotros de la Villa significa demasiado, porque en ninguna parte hay una plaza como esta: de las más viejas y las más nuevas, la más vieja por tiempo en tradición y nueva porque cada año se construye”.
Finalmente, invitaron a los ciudadanos a acudir el próximo viernes 5 de febrero a la misa en honor a San Felipe de Jesús, que se celebrará en su templo hecho de petates, orcones y sogas.


Elena DEL TORO



1152 Vistas