Cargando



La producción de la miel



Foto Mario CASTILLO DERBEZ

Martes 27 de Abril de 2021 12:14 pm

+ -


LA miel es uno de los productos más valorados debido a sus beneficios y propiedades para la salud humana, tanto de manera tópica, como en el consumo natural, y Colima cuenta con las condiciones geográficas propicias para la producción de este jarabe.
En el estado, la apicultura ha sido de suma importancia, pues al igual que en casi todo el continente, se realiza la mezcla de abeja africana con la europea, una especie con características muy particulares. Dicha mezcla nació porque se trajo a América la abeja europea, exclusivamente para ser cultivada; aunque la africanizada ya estaba presente en todo el continente, por lo que fue un factor para que naciera la cruza de ambas especies.
Ahora, la mayoría de las abejas silvestres están africanizadas, y aunque la gente le tiene más temor a esta especie porque son más territoriales y de un temperamento agresivo, son las más productivas.
El proceso que siguen las abejas en la producción de miel contempla dos épocas en el mismo año: primero, cuando la colmena se separa y la abeja reina abandona el sitio que habitó, junto con la mayoría de las abejas más grandes, y le deja a la nueva generación la colmena repleta de miel, mientras la reina se va en busca de un nuevo lugar.
Después de instalarse en la rama de algún árbol, manda exploradoras a buscar huecos en la madera. Las exploradoras llegan, huelen, regresan a la rama en donde está el enjambre, cuidando a la abeja reina, y toman la decisión de a qué hueco trasladarse y tomarlo como nuevo hogar.
Pero para la apicultura el ciclo comienza en septiembre, cuando se colocan las colmenas, en octubre están listas, cuando se da la primera floración, y para noviembre ya se tiene la miel. La floración que empieza primero es la hiedra, en octubre, tiempo en el que hay una mayor producción de miel en la costa. Después, la producción se va a la montaña, en el mes de noviembre, que es el momento más productivo. En diciembre las colmenas se colocan en la zona del valle y siguen sacando miel hasta febrero.
Por lo regular, la manera de trabajar de la mayoría de los apicultores se denomina permapicultura, pues se labora de la manera menos invasiva, dejando la mayor parte del trabajo a las abejas.

LA MIEL Y SUS TONALIDADES

El color de la miel depende de diversos factores, las principales razones son la zona geográfica y el tipo de vegetación que existe en la región, pero a pesar de que toda es de gran calidad, a las personas les gusta determinado tono.
En la costa es una miel más oscura, solo cuando empieza la temporada es más clara; la miel de cítricos es oscura, por eso, en el valle el color es más claro, sin embargo, varía dependiendo de la época: al inicio de la producción es café y luego es más clara, hasta llegar a amarilla.
En la montaña, la miel es muy clara y con un sabor más agradable, como de eucalipto, por lo que el producto de esa región es más buscado por los consumidores. Por eso, cuando los apicultores ofrecen la miel, se dan a la tarea de explicar a los consumidores que la diferencia de color se debe a la variedad de la flor.

OTROS PROUCTOS

Además de la miel también se extrae el propóleo, una resina que obtienen las abejas de las yemas de los árboles y que luego procesan en la colmena, convirtiéndola en un antibiótico con el que cubren las paredes de la colmena, para protegerla de las bacterias, virus y hongos que puedan atacarla. El propóleo se ha consumido para combatir los problemas respiratorios, y de acuerdo con investigadores, su consumo natural ayuda a mejorar las defensas del cuerpo humano. Los apicultores también extraen el polen, colocando trampas que permiten extraerlo de las patas de las abejas.

ESCASEZ Y RECUPERACIÓN

En los últimos años, ha existido una alerta por todo el mundo sobre la escasez de colmenas, que disminuyen de manera importante. La comunidad científica e investigadora ha informado que en la última década ha disminuido el número de abejas, principalmente en regiones con alta producción hortícola como Europa Occidental y América del Norte, derivado de un problema multifactorial.
Entre esos factores se encuentran el abuso de cultivos intensivos, como el aceite de colza; el uso de pesticidas prohibidos en otros países, así como plaguicidas intensos; los virus y agentes patógenos; y predadores de campo, como ratas y tejones.
Además, los cultivos han sufrido cambios o adaptaciones genéticas para mejorar la productividad de especies, como los frutos citrícolas, el mango, el limón, el café, el arándano, la zarzamora, la fresa; así como la rotación y modificación de uso de suelo en cultivos de moda.
Otros factores son el crecimiento poblacional, la contaminación, el calentamiento de la superficie por fenómenos inesperados y el cambio de uso de suelo, lo que ocasiona la pérdida de floraciones silvestres.
Actualmente, la pandemia del Covid-19 ha beneficiado la elaboración de miel a nivel global, incluido Colima, pues debido a la escasa interacción humana con el ecosistema del que las abejas se alimentan, la producción de miel y de propóleo se ha ido estabilizando, incrementado su demanda y favoreciendo al consumo humano, gracias a sus compuestos vegetales.

Mario Alberto CASTILLO DERBEZ



480 Vistas