Cargando



Las clases en línea, un gran desafío: Profesores



Domingo 16 de Mayo de 2021 4:33 pm

+ -


Maestros de diferentes planteles educativos coincidieron que impartir clases en línea fue todo un desafío, un cambio súbito e inesperado al que tuvieron que adaptarse ante la nueva realidad por la contingencia sanitaria de Covid-19, dijeron en entrevista con Diario de Colima.
“Clases en línea, ¿qué es eso? Hubo que conocer las diferentes plataformas y escoger una para trabajar. El comienzo fue muy difícil. Ya medio familiarizado con una plataforma, empecé a trabajar con errores y aciertos. Poco a poco fui conociendo mejor esta modalidad y resultó más fácil”, dijo Alejandro Romo Gil, maestro en la Universidad Vizcaya de la Américas.
Con la finalidad de evitar los contagios masivos en las aulas, desde el 17 de marzo del año pasado, el gobernador Ignacio Peralta decretó que se suspendieran las clases en todo el estado, y 2 meses después, el 18 de mayo, anunció la suspensión del ciclo escolar 2019-2020 de modo presencial en todos los niveles educativos, para que se continuaran bajo el esquema de Educación a distancia y Aprende en casa.
“Ha sido más complicado, pero a la vez se han tenido sorpresas agradables, los contenidos ahora deben ser más simplificados y las actividades significativas para no cansar a los alumnos excesivamente”, dijo la profesora Norma Edith Navarrete, de la primaria Ramón G. Bonfil, en Tecomán.
“Fue un reto tanto para el profesorado como para la comunidad estudiantil, porque no estábamos acostumbrados a ello y algunos profesores no habían aplicado la tecnología para dar clases; pero recibimos capacitación, sobre todo en cómo elaborar nuestro programa, plan de estudios virtual, aula invertida, etcétera”, comentó Alberto Llanes, profesor de la Facultad de Letras y Comunicación en la Universidad de Colima.
“Fue un proceso muy radical, que impactó en lo pisco-social, generando que se presentaran niveles de estrés que llegaron a lo sintomático. Pero en todo momento se ha tenido la capacitación para solventar las necesidades técnicas y pedagógicas para el trabajo a distancia”, dijo Manuel Chávez Mojica, catedrático en el Instituto Superior de Educación Normal del Estado de Colima.
“La Universidad siempre ha estado preocupada por capacitar a su personal con temas vanguardistas. A partir del año pasado se capacitó al personal en el uso de la tecnología como herramienta para la docencia. Tuve la oportunidad de capacitarme en temas como: Diseño de materiales educativos con mediación tecnológica, equipos en aula digital, diseño de exámenes en línea, entre otros”, destacó Sacnicté Cuevas, maestra en la Facultad de Ciencias de la UdeC.
“Ha sido un reto individual en cuanto a disciplina y autogestión; pero más que todo, ha sido un esfuerzo colectivo: padres y madres de familia, estudiantes y profesorado”, comentó Miguel Ángel León Govea, docente en el Tecnológico de Monterrey, señalando que la parte más compleja fue en cuanto a logística para establecer la comunicación.
Mientras que los docentes del nivel superior destacaron que sí recibieron una capacitación para la modalidad de clases en línea, los del nivel básico dijeron que no la tuvieron, fue por iniciativa de ellos mismos conocer las diferentes plataformas y aprender a usarlas.
“Al principio fue difícil, había mucha incertidumbre y desesperación de parte de todos, profesores y alumnos. Porque además no recibimos capacitación para las clases en línea, no como tal”, explicó Carolina Palomino, profesora de matemáticas en la secundaria Justo Sierra TV en Tecomán.
“Trabajar en línea fue complicado porque no recibimos capacitación para esa modalidad y yo en lo personal jamás había trabajado en una plataforma. Claro que hoy le veo muchísimas ventajas, aprendí mucho y enseño a mis alumnos”, dijo la maestra Isabel Michel, de la secundaria Manuel Sandoval Vallarta en Colima.
Entre las diferentes plataformas y medios electrónicos que los docentes usan para sus clases son: Zoom, Meet, Classroom, Educ, Canvas, Edmodo, Remind, Gmail, Outlook, Whatsapp, entre otros.
CONECTIVIDAD Y RENDIMIENTO ESCOLAR
Los profesores entrevistados coincidieron que uno de los problemas a los que se enfrentaron fue la conectividad, ya que algunos alumnos carecían de equipo de cómputo, celulares o internet. Pero también la participación de los estudiantes no es la misma porque no sienten la misma motivación que con la modalidad presencial.
“El interés de los niños bajó muchísimo. En un principio se cerraron a no puedo y de ahí no los podía sacar. Hablé con los padres, les explique cómo entrar a la plataforma, hasta que logré que más alumnos entregaran sus actividades por medio de Classroom. Pero muy pocos alumnos son los que cumplen con las actividades. Por más que hablo con los alumnos o sus padres. En muchas ocasiones no contestan las llamadas”, explicó la maestra de secundaria, Isabel Michel.
“Fue necesario generar consciencia sobre la necesidad de esta realidad (por la pandemia) y a su vez, generar valor de las clases en línea. Mantener el interés e interacción constante con los estudiantes ha sido y es difícil, el ser humano por naturaleza busca una comunicación directa, para eso estamos diseñados; es muy fácil perder la concentración o distraerse en un espacio que no es el destinado para un aspecto laboral”, dijo Omar Constantino Pérez Vázquez, profesor del Tecnológico de Monterrey.
“En ocasiones pareciera que le estoy dando clase a una bolsa de chocolates, porque solo veo bolitas de colores con letras. Hacer participar a los alumnos es más complicado. Se ha reducido su rendimiento, la entrega de trabajos en la plataforma es igual que cuando estamos en modalidad presencial, pero la participación en clase ha bajado”, dijo Alejandro Gil.
“Creo que las labores sí se triplicaron o hasta cuatriplicaron, la carga laboral se hizo pesada e incluso sin límite de tiempo, pues a veces se pierde si es sábado o domingo e incluso vacaciones y uno está respondiendo mensajes, incluso por correo. Otra cosa difícil es la conectividad que no es la misma para todos, los tiempos, la necesidad de laboral de cada uno de los estudiantes. Al inicio el grueso del alumnado se conectaba de manera constante, al paso del tiempo he visto que se ha ido perdiendo y pocos son los que se conectan de manera virtual. El interés del estudiantado es más difícil conseguirlo de manera virtual, pero no es imposible lograrlo”, dijo Alberto Llanes.
EL TRATO HUMANO
Todos los maestros coincidieron en que las clases presenciales son insustituibles, porque la convivencia con los jóvenes les da vitalidad y el trato humano no se puede sustituir con una pantalla.
“La interacción en el aula y en los espacios al aire libre con las y los estudiantes es insustituible. Es una experiencia vital”, comentó Miguel León. “El ser humano requiere la interacción con sus semejantes por naturaleza, además, muchas actividades y habilidades que deben de desarrollar los estudiantes se pueden enseñar, guiar y comprender mejor cuando se está de manera presencial”, externó Sacnicté Cuevas.
“La interacción cara a cara, la comunicación directa, el espacio destinado exclusivamente para la generación de conocimiento y la percepción de diferentes circunstancias que solo pueden ser observadas de forma presencial, son invaluables e insustituibles al momento de desarrollar una práctica cultural tan importante como el aprendizaje”, dijo Omar Pérez. 
“Los alumnos aprenden muchísimo más con nuestro apoyo. Sin nosotros son pocos los que quieren trabajar. Pero primero lo primero, la salud. Porque es verdad que los alumnos nos necesitan en el aula, pero si la pandemia se sale de control tendremos muchos problemas”, advirtió Isabel Michel.
LA EXPERIENCIA
La crisis sanitaria enfrentó a los profesores a un sinnúmero de experiencias, entre ellas el rediseñar su manera de trabajar, en este caso de dar clases. Todos los entrevistados concluyeron que apoyarse en la tecnología ha sido muy importante para adaptarse a la nueva realidad, y coinciden que la educación se impartirá en adelante combinando experiencias virtuales y sesiones presenciales.
Señalaron que son herramientas muy necesarias y seguirán usándolas, porque han aprendido que deben estar preparados siempre para lo inesperado, atentos a los avances de la tecnología y empáticos a las necesidades de alumnos y docentes.
En el marco del Día del Maestro, es justo reconocer y valorar la importancia de los docentes, el invaluable esfuerzo que realizan para actualizarse de manera continua, aprender las nuevas tecnologías y adaptarse a los cambios que los tiempos exigen, siempre con empatía y vocación.

Julio César Zamora Velasco



544 Vistas