Cargando



Colimenses por el mundo; de Colima a los Andes



Domingo 05 de Septiembre de 2021 7:14 am

+ -


ROSA Alejandrina Farías Meza cursó preescolar, primaria y los 2 primeros años de secundaria en la comunidad de El Charco, Manzanillo, lugar en el que vivió hasta que sus papás decidieron mudarse a Colima, en donde concluyó el tercer año de secundaria en la escuela Manuel Álvarez, terminando la preparatoria en el Bachillerato Técnico No. 1.
En 2007, mientras estudiaba la licenciatura en Psicología en la Universidad de Colima, tuvo la oportunidad de realizar un intercambio académico durante un semestre y el lugar que eligió fue Chile, un país del que reconoce, no sabía nada salvo que estaba cerca de Argentina y de la Patagonia, lugar que ansiaba conocer, fue entonces que con maleta en mano llegó junto con otros cinco compañeros a la ciudad de Viña del Mar.
Jary, como la llaman sus amigos, actualmente es psicóloga en la Unidad de Buen Trato de la Junta Nacional de Jardines Infantiles de la ciudad de Arica, República de Chile, en donde desarrolla estrategias para los buenos tratos hacia niños y niñas, realiza capacitaciones para los equipos educativos en materia de infancia, y gestiona casos de maltrato detectados en los jardines de niños.
Chile es un país largo y angosto que se extiende por el borde occidental de Sudamérica, con más de 6 mil kilómetros de costa en el Océano Pacífico; Santiago, su capital, se ubica en un valle rodeado por los Andes, la llegada de Jary a este lugar cambiaría su vida por completo, no solamente por tener la oportunidad de vivir en otro país y conocer personas de distintas partes del mundo, sino porque al final se enamoró de esta tierra, de sus paisajes, de su cultura y especialmente de un chileno: Luciano Cabrales Ferrer, con quien vive desde hace algunos años, en compañía de Pipo, su perro. Aunque nunca se imaginó vivir ahí, comenta que poco a poco se ha ido pareciendo más a los chilenos y ha ido consolidando su carrera y vida.
Jary es hija de Jorge Farías Toscano y Rosa Elena Meza Velázquez, hoy maestros jubilados, de quienes se siente muy orgullosa, pues fueron además quienes le impartieron clases en la primaria, ya que eran los responsables del grupo multigrado de la comunidad de El Charco.
En 2010 realizó en la Universidad de Chile la Especialidad en Peritaje Psicológico Forense, que luego de concluir y después de haber realizado los trámites migratorios correspondientes, empezó a trabajar en sus primeros años como psicóloga forense, realizando evaluaciones periciales a niños y niñas, víctimas de graves vulneraciones de sus derechos, para Tribunales de Familia y Fiscalía. En 2017 surgió la oportunidad laboral en la ciudad de Arica, puerta norte de Chile y frontera con Perú, en donde se desarrolla como especialista en Grupos Vulnerables en la Secretaría Regional Ministerial de Desarrollo Social.
Un choque cultural enorme fue la comida, pues dice extrañar nuestros sabores, por lo que le ha costado adaptarse a la comida chilena, que le parece muy “insípida”, aunque después de tantos años, poco a poco se ha ido acostumbrando y desde luego que cada que tiene oportunidad prepara en casa comida mexicana.
Dice que en Chile adoran a los mexicanos y una de las cosas que la ha sorprendido desde su llegada, es la enorme obsesión que tienen con Roberto Gómez Bolaños Chespirito, por lo que cada vez que un chileno sabe que es mexicana, la pregunta es obligada: ¿De dónde es el Chavo del 8?, para después iniciar con una exhaustiva serie de preguntas sobre el programa y cada uno de sus personajes, lo que no deja de hacerle gracia.
A Jary le encanta salir a pasear en bicicleta junto a Pipo, su perro, disfruta los paisajes y el clima, pese a que dice que “cuando es invierno es de verdad invierno y hace muchísimo frío”, por lo que poder bañarse en la playa es simplemente imposible.
Comenta que Arica, la ciudad en donde vive actualmente, es más o menos del tamaño de Colima y el clima en la mayor parte del año ronda los 25 grados, no obstante ser desierto tienen playas y palmeras, por lo que le recuerda un poco a Colima, solo le falta, dice, el olor a tacos.
Recuerda con risas que a su llegada, durante una clase le preguntaron qué hacía cuando sentía pena ajena y ella contestó que se reía, lo que hizo que los presentes desaprobaran su respuesta, pero ella no entendía por qué, hasta que alguien le explicó que a diferencia de nuestro país, en Chile pasar pena ajena se refiere a sentir una gran tristeza y no vergüenza, como comúnmente lo utilizamos en México.
Jary desea visitar pronto su tierra para poder estar con su familia integrada por sus hermanos Julieta Samara y Jorge Humberto, además de visitar a los amigos que dejó tras su partida, por lo que a modo de broma les manda un importante mensaje: “Preparen la tuba y los tacos”.
Al conocer la historia de Jary, no pude dejar de sorprenderme de cómo habiendo estudiando y vivido gran parte de su vida en una comunidad tan pequeña como El Charco, nunca dejó de soñar y, lo más importante, supo aprovechar cada una de las oportunidades que tuvo enfrente. Con ese espíritu estoy segura que los colimenses estamos bien representados en esa parte del mundo.
Si naciste en Colima, vives en el extranjero y deseas compartir tu historia, me encantaría conocerla y poder compartirla.
nana_cortes@hotmail.com


ADRIANA CORTÉS ÁLVAREZ



2799 Vistas