Cargando



Juego y literatura: una extraña combinación que cautiva



Jueves 28 de Octubre de 2021 9:50 am

+ -


Hay muchas novelas que ven al juego como protagonista, pero en ninguna de ellas el final es obvio, un poco como ocurre en la vida.
El juego siempre ha tenido un gran impacto en el mundo literario. El éxito de esta tendencia tiene una explicación muy sencilla. El juego es una metáfora perfecta de la vida y ofrece muchas posibilidades de desarrollo de la trama.
Por lo general, los protagonistas son casi siempre de dos géneros: el aventurero aburrido y seguro de sí mismo, observador y capaz de comprender la dinámica del juego y el individuo desesperado en busca de la redención social, que busca en el juego un salvavidas para salir de una situación complicada. En ambos casos, lo que atrae a estas historias es la imprevisibilidad que tiene el juego en sí mismo, también propia de las dinámicas que rigen por ejemplo el funcionamiento de las tragaperras de bar. El drama de las escenas siempre se mezcla con el aspecto psicológico de los distintos protagonistas en una mezcla que suele tener éxito. Precisamente por eso, muchos libros se trasladaron luego a la gran pantalla, renovando su éxito.
El juego del destino
Una de las metáforas que se utilizan a menudo es la que ve al jugador desafiando el destino. Esto sucede, por ejemplo, en "La mano equivocada" de Jean-Michel Guenassia. El protagonista, Baptiste Dupré, es un jugador de póquer empedernido sin valores morales. Solo le importa una cosa: convertirse en el mejor. Baptiste vive una vida cómoda y sin preocupaciones, gracias a un buen matrimonio, pero por su búsqueda de adrenalina y por el rechazo a la rutina se encuentra arriesgando todo simplemente para satisfacer su deseo de emociones. "Seguiré siendo jugador toda mi vida, porque ahora sé que se disfruta más perder que ganar", argumenta Duprè en algún momento de la novela. Lo cierto es que, en este libro, el juego es visto como un método de satisfacción de impulsos que van más allá de la victoria, que no interesan al protagonista, y que son más inherentes al alma humana.
Otra novela que trata este tema es "La música del azar" de Paul Auster. También aquí el protagonista, Jim Nashe, lo tendría todo para callar, después de haber heredado una fortuna de su padre. En cambio, él también es devorado por ese gusano llamado insatisfacción típica de los jugadores. Así, durante un viaje por carretera conoce a un jugador de póquer, Jack Pozzi, y acepta su extraña petición: participar en un torneo de póquer organizado por dos excéntricos millonarios. Allí su vida cambia definitivamente, llevándolo a comprender que no está jugando con el destino.
Una relación entre literatura y juego más probada que no solo queda ahí. La simbiosis también existente entre el juego y otros campos como el cine y las series de televisión cada vez es más nítida y continuada.

Redacción



446 Vistas