Cargando



Infestación de piojos continúa pese al distanciamiento social



Domingo 21 de Noviembre de 2021 9:37 pm

+ -


Una noche reciente, la familia Marker recibió en su casa a una mujer vestida de púrpura, con una actitud militar hacia la limpieza.
Linda Holmes, que ha trabajado como técnica con LiceDoctors durante cinco años, llegó directamente de su trabajo en un hospital después de recibir la llamada de un despachador de que la familia Marker la necesitaba lo antes posible.
Los expertos en el Pediculus humanus capitis, el desagradable piojo de la cabeza, están de vuelta.
“Definitivamente están regresando”, dijo Kelli Boswell, propietaria de Lice & Easy, una boutique donde las personas en el área de Denver pueden librarse de los piojos, un proceso que puede variar de minutos a horas según el método y el grado de infestación. “Es una señal de que las cosas están volviendo a la normalidad”.
Los resfriados y los gérmenes más peligrosos como el virus respiratorio sincitial, más conocido como RSV, también están de regreso. Eso puede hacer que algunos se pregunten: con todas las medidas de prevención implementadas por el COVID-19, ¿cómo comparten los niños estas cosas?
Al igual que el coronavirus, todos estos “contagios” dependen de la sociabilidad humana.
Desafortunadamente, las medidas que han tomado muchas escuelas para prevenir la transmisión del COVID-19 (máscaras, lavado de manos, vacunación) hacen poco para prevenir la propagación del piojo de la cabeza.
Sin embargo, el distanciamiento físico, como espaciar los escritorios a un metro de distancia, debería ayudar. si es que ocurre.
En teoría, es más difícil que se diseminen los piojos que el virus SARS-CoV-2 porque la proximidad por sí sola no es suficiente: por lo general, necesitan contacto directo. Si un niño contrae piojos, lo más probable es que signifique que pasó un tiempo importante lo suficientemente cerca de otro niño como para que el parásito se mueva. Los investigadores tienden a estar de acuerdo en que la transmisión a través de objetos inanimados como peines y sombreros es mínima.
El piojo de la cabeza no es conocido por su fortaleza o destreza atlética. Los adultos no pueden sobrevivir más de uno o dos días sin tomar sangre. Sus huevos no pueden eclosionar sin el calor de una cabeza humana y morirán dentro de una semana sin esas condiciones acogedoras. Estos insectos no pueden saltar ni volar, solo gatear. Lo único en favor del piojo son sus garras altamente especializadas, desarrolladas para engancharse al cabello humano.
A diferencia del piojo del cuerpo, el de la cabeza no es conocido por propagar enfermedades. Una infestación no indica nada sobre la higiene de una persona. De hecho, expertos dicen que los insectos prefieren el cabello limpio porque les es más fácil engancharse. Y, pese a los conceptos erróneos comunes, pueden colonizar a personas de todas las edades, razas y etnias.
Desde el punto de vista de la dominación mundial de piojos, las cuarentenas por COVID-19 no fueron positivas. Pero estas criaturas están en las cabezas humanas desde hace miles de años. Un pequeño encierro no iba a acabar con este romance.

Agencias



512 Vistas