Cargando



Labio sediento, poemas de José G. Alcaraz



Ágora

Lunes 21 de Febrero de 2022 8:50 pm

+ -


Presentamos tres poemas del libro Labio sediento, poesía de José G. Alcaraz*, una edición, estudio preliminar y notas de la escritora Ada Aurora Sánchez Peña, quien rescata los versos que el poeta escribió entre 1925 y 1933. Uno de ellos da el título a esta obra.
 
Bésame
 
Bésame así, niña mía,
siempre amante y siempre pía,
con voluptuosa pasión;
bésame así, y cuando quieras
que en mi alma florezcan primaveras,
pon tus labios sobre mi corazón.
 
Si vieras mi niña
te beso en los ojos y miro
que el labio se anida
cual pájaro implume
en su nido…
 
Bésame así mi querida,
y que no pase la vida
cuando sienta el embeleso
de mirar en tus pupilas
cómo tus ansias tranquilas
son morir al darme un beso.
 
Colima, 5 de octubre de 1928
 
Labio sediento
 
Hay un frágil anhelo indescifrable
en el vuelo impreciso de mi vida;
es una sed extraña e insaciable,
que llevo en mis entrañas escondida.
 
Busco algo que palpite con mi canto
y espero sin saber lo que presiento;
hay un grave dolor en todo llanto
y una hoguera sin fuego en el sediento…
 
Si tú me dieras el cántaro simbólico
que a mi labio endulzara su agonía,
llorara en risas mi dolor neurótico
y riera en lágrimas toda mi alegría.
 
Colima, 20 de mayo de 1930
 
Párvulo amor
 
Cuando tuve un amor de gracias infantiles,
sin rubores, sin mentiras, sin regaños,
no hubo en el calendario sino abriles
exentos de perfidias y de engaños.
 
Recuerdo con delicia sus cándidos recelos,
sus risas de muñeca, sus lágrimas de niña.
(Recuerdo que una tarde por ciertos caramelos
hubo entre los dos novios una preciosa riña…).
 
Añoro la sonrisa de sus labios pequeños
y la dulce mirada de sus negros ojazos
ahora que no siento de la vida en el sueño
ni sonrisas de niña, ni moradas de raso.
 
Colima, junio de 1930
 
 
*Profesor, poeta y periodista nacido en la ciudad de Colima, Colima, el 14 de agosto de 1909, y murió, de forma trágica, en Comala, Colima, el 10 de octubre de 1933, asesinado a los veinticuatro años a las afueras de la escuela primaria donde se desempeñaba como director.
   Ada Aurora Sánchez Peña señala que a pesar de que en su juventud fue un personaje apreciado por sus dotes literarias y su presencia en la vida cultural del momento, su trabajo poético quedó disperso y oculto en periódicos y revistas regionales, de ahí que fuese más que necesario rescatarlo y editarlo a fin de propiciar su relectura y aprecio entre las nuevas generaciones.
   A través del estudio preliminar de este libro, es posible reconocer las líneas temáticas del joven poeta, orientadas hacia el amor nostálgico y herido, la reflexión sobre la muerte y la contemplación del paisaje y la vida del campo. Poesía febril, intensa, invoca el ansia de la comunión amorosa, la palabra y la satisfacción de una sed metafísica.
 

Ágora



639 Vistas