Cargando



Tras pasar 549 días internado por covid-19 en nueve hospitales y centros de salud, este hombre está por fin en casa



Jueves 10 de Marzo de 2022 11:11 am

+ -


En el último año y medio, Donnell Hunter estuvo internado durante 549 días por covid-19: se perdió el primer día de guardería de su hija, la temporada destacada de su hijo en el fútbol juvenil, el nacimiento de su nieto y un sinfín de otros recuerdos, todo por su larga batalla contra el coronavirus.
Este hombre de 43 años pasó 549 días en hospitales y centros de cuidados intensivos de larga duración tras enfermar de covid-19 en septiembre de 2020, mucho antes de que las vacunas estuvieran disponibles, según su familia. Finalmente llegó a su casa en Roswell, Nuevo México, el viernes.
"No doy nada por sentado, eso es seguro. Estuve 550 días sin ver a mis hijos, tengo un nieto que no había conocido y eso es lo más importante", dijo Donnell a CNN este lunes.
"Quiero a mi familia, a mis hijos y a mi mujer más que a mí mismo. Así que cuando luchaba, lo hacía por ellos", dijo el padre de siete hijos.
Donnell es uno de los 4,5 millones de estadounidenses que han sido hospitalizados debido al covid-19 desde que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) comenzaron a hacer un seguimiento de las hospitalizaciones en agosto de 2020. Su historia es inusual. La duración media de la estancia en el hospital para los adultos fue de 5,5 días durante la variante ómicron, en comparación con los 8 días del invierno pasado y los 7,6 días durante delta, según los CDC.
Las facturas médicas de Donnell siguen llegando, y solo la última factura del hospital superó el millón de dólares, según la familia. Con Donnell todavía incapaz de respirar completamente por sí mismo debido a los efectos persistentes de sus complicaciones de covid-19, la familia se está adaptando a su nueva vida.
"CREÍA QUE PODÍA COMBATIR EL COVID-19, PERO NO HUBO MANERA"
Donnell, que trabajaba como operador de planta en una empresa de gas, estaba en el trabajo en septiembre de 2020 cuando empezó a tener problemas para respirar.
"Nuestro turno era de siete de entrada y siete de salida, y resulta que estaba en el turno de noche y simplemente, no podía respirar", dijo. Era tan grave que pidió a su jefe que le llevara al hospital de Carlsbad (Nuevo México), donde, según dijo, "descubrí por primera vez que era positivo por covid-19".
Se fue a casa, pero a las 24 horas estaba de nuevo en el hospital, sin aliento. "Pensé que podría combatirlo, pero no hubo manera", dijo Donnell.
En un principio, el personal del hospital le dijo a su esposa, Ashley Hunter, que podían ocuparse de su cuidado. Horas más tarde, ella recibió la llamada de que iba a ser trasladado a un hospital más grande en Albuquerque, a más de tres horas de distancia.
Una semana más tarde, Ashley estaba ayudando a sus hijos con las tareas escolares en línea cuando llamó a su marido para pedirle ayuda con una pregunta de matemáticas.
"No contestó", dijo la mujer de 34 años. "Llamé al hospital y me dijeron que le habían intubado y puesto el respirador".
"SOLO LLORABA EN LA DUCHA", DICE LA ESPOSA
Ver a su marido en ese estado a través de una videollamada fue desgarrador para Ashley.
Donnell siempre había trabajado para mantenerse sano, a pesar de algunos problemas de salud de larga duración. Hacía ejercicio con frecuencia en el gimnasio y oficiaba como árbitro de fútbol, baloncesto y voleibol juvenil. También era entrenador de baloncesto en su tiempo libre.
Cuando se contagió de covid-19, Ashley se preocupó por cómo le afectaría la enfermedad, ya que Donnell ha tenido una afección renal durante la mayor parte de su vida. A los 15 años, entró en insuficiencia renal tras ser diagnosticado de glomerulonefritis, una enfermedad que inflama y lesiona la parte del riñón que filtra la sangre.
Estuvo en diálisis durante 15 años antes de recibir el regalo de un trasplante de riñón en 2015, dijo su esposa. Donnell está inmunocomprometido debido a los inmunosupresores que toma para evitar que su cuerpo rechace el riñón.
El primer mes de su hospitalización pesó sobre Ashley, recordó. "Solo lloraba en la ducha. No quería que mis hijos me vieran llorar", dijo.
Más tarde sentó a sus hijos, de 4, 8, 11, 13 y 14 años, y les dijo que estaba bien estar tristes. Donnell también tiene dos hijos propios, de 21 y 27 años.
"Les dije: 'No lloramos porque vaya a pasar algo malo. Estamos llorando porque le echamos de menos y deseamos que esté aquí con nosotros'", dijo.
Ashley organizó sesiones de oración por videollamada para que la gente se uniera durante el tiempo que Donnell estuvo en el hospital. Cuando no podía estar en la habitación de Donnell, pedía a las enfermeras que pusieran la llamada para que él pudiera escucharla.
Mientras Donnell luchaba contra el covid-19 y sus efectos, Ashley luchaba, echando de menos el apoyo de su marido, dijo. Pasó por una fase en la que desconectó sus emociones para superarlo todo porque estaba asustada, dijo.
"Hemos perdido a muchos familiares y amigos", dijo Ashley. "Mi abuela murió durante todo esto y es mi mayor apoyo. Cuando no lo tuve, me quedé sin emociones durante un tiempo".
Donnell ha estado en un ventilador desde el otoño de 2020. Pasó por nueve hospitales diferentes y centros de atención aguda a largo plazo en dos estados, Arizona y Nuevo México, mientras su familia trataba de encontrarle la mejor atención.
Cuando Donnell fue trasladado a Arizona en enero de 2021, Ashley condujo 8 horas para pasar una semana con él. Luego, su madre vendría la semana siguiente. La familia siguió así durante meses, dijo Ashley.
TRAS PASAR 549 DÍAS INTERNADO POR COVID-19, LA BIENVENIDA A CASA
El 4 de marzo, los sheriffs escoltaron a Donnell y a su familia cuando llegaron a Roswell, dijo Ashley.
Un desfile de personas recibió a la familia en su casa con globos, carteles, flores y más. "Definitivamente tuvo una cálida bienvenida a casa", dijo su esposa.
"Creo que eso dice mucho de la persona que es", dijo. "Se le ha querido y echado de menos de verdad y se le ha apoyado durante todo esto. Hemos tenido la suerte de contar con tanto apoyo de la comunidad".
La fanfarria conmovió a la familia, pero para Donnell, la mejor parte fue conocer y abrazar a su nieto, que ya tiene un año, dijo.
"(Mi nieto) fue al primero que vi, y actuó como si me conociera de toda la vida", dijo Donnell. "Se acercaba a mí, me daba un beso. Fue increíble".
UNA NUEVA VIDA EN CASA
Tras solo unos días juntos en casa, la familia se está adaptando a un nuevo estilo de vida. Para Ashley, está intentando compaginar el papel de cuidadora con todo lo demás que hace.
Ashley describió que pensaba en "arco iris y chispas" cada vez que imaginaba tener a Donnell en casa. "Y ahora que estamos aquí como, oh wow, soy su enfermera, soy terapeuta respiratoria y su esposa. Soy la madre de los niños. Tengo tantas cosas que hacer", dijo.
Antes de la pandemia, Ashley había estado trabajando en un negocio local, pero la tienda cerró en mayo de 2020 debido a covid-19. Donnell enfermó meses después. Ahora, con los gastos médicos de Donnell acumulándose, un amigo de la familia creó una campaña de GoFundMe para ayudar a la familia.
Ashley también está aprendiendo lo que conlleva el cuidado de Donnell y ha sido un poco abrumador, dijo.
"Tengo que pensar realmente en todos los procesos y me da un poco de miedo que simplemente confíen en mí y pongan su vida en mis manos", dijo. "Hay muchas cosas que pueden salir mal. Preparo la sala y trato de tener todo muy organizado y tener las cosas de emergencia fuera y listas. Y simplemente hablo con los niños y me aseguro de que sepan lo importante que es todo el equipo, y de que no tropecemos con su cánula de oxígeno".
A pesar de las nuevas responsabilidades y los nuevos desafíos, Ashley sostiene que son bendecidos.
Donnell ha recorrido un largo camino. Tiene un ventilador en casa, que utiliza cuando duerme. Utiliza un concentrador de oxígeno para obtener oxígeno suplementario durante el día.
Ha perdido parte de la función de su mano derecha, la dominante, pero espera poder recuperarla algún día, dice. En la actualidad, puede caminar con ayuda.
"Todavía no puedo caminar del todo, necesito un andador, tengo una silla de ruedas, así que es diferente", dijo. "Estoy en casa, pero las cosas aún no son lo mismo, así que todavía tengo una larga recuperación aquí en casa".
Donnell aspira a ponerse lo suficientemente bien como para volver a trabajar algún día, pero sabe que tardará mucho tiempo, dijo.
"Creo que la gente puede dudar de él, pero yo no dudo al 100% de que va a volver a ser lo que era antes", dijo Ashley.
Donnell sabe que es un hombre afortunado por el apoyo de su familia. Dijo que vio a muchos pacientes que estaban solos, pero afortunadamente, él nunca se sintió así.
"Quiero dar las gracias a Dios en primer lugar, pero mi mujer y mi madre han estado a mi lado durante todo este tiempo", dijo Donnell. "El sistema de apoyo que tuve es increíble".
Para quien necesite un poco de esperanza, Donnell dio el siguiente consejo.
"Simplemente mantén la fe", dijo. "Céntrate en la fe, no en el temor".

Agencias



1096 Vistas