Cargando



Reportaje: Traición a la patria



Foto Cortesía

Sábado 30 de Abril de 2022 9:59 pm

+ -


EL artículo 123 es muy claro a este respecto, recomiendo leer sus presupuestos y los descritos en los artículos subsecuentes contenidos en el Código Penal Federal, Libro Segundo. Título Primero - Delitos contra la Seguridad de la Nación. Capítulo I - Traición a la Patria, en https://mexico.justia.com/federales/codigos/codigo-penal-federal/libro-segundo/titulo-primero/capitulo-i/, donde encontrarán cuáles son las causales reales y no las publicitadas de la acusación por el delito de “Traición a la Patria”.

Ajustados a esa condición de la ley, aunque reconozco que no es correcto juzgar el pasado con lo actual, sí valdría recordar, hablando de traiciones y de traidores a la patria, reconociendo como “Patria” lo que no era (aunque la historia oficial dice que sí), cuando, por ejemplo, Moctezuma II, el cacique de Tenochtitlan, allá por junio de 1520, hace 500 años, fuera el primero en jurar fidelidad a Carlos V, rey de España, según lo describe Cortés en su Segunda Carta de Relación del 30 de octubre de 1520. Hecho por el que fue lapidado por sus huestes que así le reprocharon la cobardía y sumisión frente al extranjero.

Hace poco más de 200 años, si nos atenemos a estos mismos motivos de la ley y similar concepción histórica, cabría preguntarse qué fueron, en su momento para el gobierno virreinal (con casi tres siglos de ejercicio y condición de estado-nación), un Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Ignacio Aldama, Mariano Abasolo, Josefa, José María Morelos, Leona Vicario y Gertrudis Bocanegra; y acá, en la región de Colima, José Antonio Torres, Ignacio Sandoval, José A. Díaz, Los Regalado y el Lego Gallaga, sino unos sediciosos conspiradores y por tanto traidores a aquella patria. Cabe agregar que los primeros fueron apresados cuando se dirigían a pedir apoyo a los vecinos de la frontera norte en 1811.

Juan Álvarez, Benito Juárez, Melchor Ocampo, Francisco Zarco, Guillermo Prieto y todos los suscribientes del Plan de Ayutla de 1854, ¿no fueron “traidores a la patria” al levantarse primero contra el gobierno centralista de Antonio López de Santa Anna (el otro “traidor a la patria”, que antes había entregado más de un tercio del entonces territorio nacional heredado de la Nueva España y luego había facilitado el ingreso de las Fuerzas Armadas del mismo gobierno estadounidense)?; luego contra Ignacio Comonfort en 1857, para iniciar una guerra civil que durante 3 años ensangrentó gran parte de la geografía nacional hasta que ese grupo arribó al poder en 1860.

¿Fue traidor a la patria quien como presidente ordenó y firmó el Tratado McLane-Ocampo: https://www.cndh.org.mx/noticia/firma-del-tratado-mclane-ocampo (rechazado por los norteamericanos), que prácticamente entregaba la mitad del actual territorio a los Estados Unidos? Pregunto, ¿por qué Benito Juárez fue llamado “Benemérito de las Américas”, so pretexto de recibir el financiamiento del gobierno norteamericano para enfrentar a sus internos enemigos políticos, tan mexicanos como él, en 1859?

Lista a la que se suman otros personajes como Juan N. Almonte, hijo no reconocido del cura Morelos (este otro héroe insurgente, que antes de ser fusilado, en 1815, delató a todos sus seguidores, hecho con el que no solamente liquidó el movimiento, sino que en automático lo convirtió en traidor: https://www.elsoldepuebla.com.mx/doble-via/jose-maria-morelos-y-pavon-y-su-hijo-el-traidor-de-la-patria-el-lado-obscuro-de-la-independencia-de-mexico-siervo-de-la-nacion-juan-nepomuceno-almonte-napoleon-iii-5758217.html), quien encabezara la misión ante el monarca francés Napoleón III, para que la República Mexicana volviera a ser Imperio encabezada por un noble europeo, a la postre, Maximiliano I, quien efectivamente, de 1864 a 1867, estableció y gobernó el Segundo Imperio Mexicano, hasta que fue derrocado por los juaristas en otra “traición a la patria”, y otra vez auxiliados por los norteamericanos.

De la llamada Revolución Mexicana ni hablamos, basta recordar que tanto Francisco I. Madero, en 1909-1910; Victoriano Huerta, en 1912-1913; Venustiano Carranza, en 1913-1914; y Álvaro Obregón, en 1919-1920, uno tras otro, sin excepción, pidieron y recibieron información, efectivos, dinero y el respaldo norteamericano para “traicionar a la patria”; a los gobiernos legalmente establecidos, suprimir a sus antecesores a lo largo de dos décadas, sin importarles el baño de sangre y terror regados a lo largo y ancho de la geografía nacional, tal y como está documentado.

Actos no exclusivos de los personajes mencionados, puesto que si le buscamos, encontramos evidencias de otros más que nos traen hasta nuestros días, quienes por acción u omisión o las dos, abusando de su poder, alevosa y flagrantemente, han actuado contra sus representados, contra el bienestar de la gente a la que juraron defender con las leyes y las instituciones.

Que han actuado contra los intereses superiores y estabilidad social de la nación, por lo que han sido “traidores a la patria” y de los que ninguno, hasta hoy, salvo el veredicto popular, ha sido enjuiciado o pasado a proceso, ni ha enfrentado pena por su traición.

Noé Guerra Pimentel



799 Vistas