Cargando



Realizan homenaje al escritor Melquiades Durán


El escritor Melquiades Durán, en primer plano; la poeta Ada Aurora Sánchez, y Miguel Olmedo, enlace de la Dirección de Cultura.

Julio César Zamora

Literatura

Miércoles 04 de Mayo de 2022 9:01 pm

+ -


Autor de libros como Bajo el limonero en flor y Jardín Bonsai, de haikus, Pleito de perros, de cuentos, o Quetzalli, de literatura infantil que reúne cuentos, poemas y adivinanzas, el escritor y poeta Melquiades Durán Carvajal tuvo un merecido homenaje por su trayectoria en las letras, el 29 de abril, en el auditorio del Centro de Cultura Escrita Miguel Ángel Cuervo, en la ciudad de Colima.

Organizado por la Subsecretaría de Cultura del Gobierno del Estado de Colima y amenizado por una Orquesta de Cámara, un tenor y una soprano, que interpretaron algunas composiciones de María Grever y Agustín Lara, como Granada, que hizo cantar en voz baja al homenajeado, se realizó el evento frente a decenas de asistentes, empezando por su esposa Blanca, hijos y nietos, entre otros familiares, así como amigos, invitados y autoridades.

Después de la presentación y la lectura de semblanza de Melquiades Durán, la escritora y directora de la Facultad de Letras y Comunicación de la Universidad de Colima, Ada Aurora Sánchez Peña, hizo un análisis integral de la obra del autor. Asimismo, el escritor y subdirector editorial de Diario de Colima, Julio César Zamora Velasco, habló sobre la vida, experiencias y diversas facetas de Melquiades como amigo, creador y tallerista.

Tras los aplausos de los asistentes, se dio la palabra al escritor de origen nayarita, avecindado en Colima desde hace 40 años, quien expresó su agradecimiento al público, a los participantes en el homenaje y a las autoridades de Cultura. Con un gran entusiasmo, Durán Carvajal habló de su infancia, de su familia, de los momentos más representativos de su vida, de los autores que lo han influenciado, de su trayectoria como profesor, para luego rematar con un inolvidable deseo:

“Muchas gracias a todos, debo confesarles que he sido un hombre feliz, por eso, cuando muera quiero que el epitafio de mi tumba reúna cinco palabras: ‘Aquí yace un hombre feliz’”.

Para cerrar el homenaje, se abrió el micrófono a los asistentes, quienes aprovecharon para felicitarlo y dedicarle algunas palabras. Acto seguido, las personas buscaron tomarse la foto del recuerdo con Melquiades Durán, mientras que en el vestíbulo se ofrecía a la venta la obra del autor.

 

 

Ágora



727 Vistas