Cargando



Detección oportuna de cáncer de mama eleva posibilidades de cura: Hirsch Meillón


Michael Hirsch Meillón

Foto de Mario Castillo Derbez

Domingo 26 de Junio de 2022 7:00 am

+ -

El cáncer número uno en este momento en las mujeres sigue siendo el de mama


Tras señalar que es necesario reforzar la cultura de la detección oportuna de cáncer de mama para elevar las posibilidades de que sea curable, el médico Michael Hirsch Meillón recomendó a las mujeres que después de los 30 años de edad, recurran a los ultrasonidos mamarios y a partir de los 40, las mastografías son necesarias para tener diagnósticos oportunos.

En entrevista con Diario de Colima, comentó que el cáncer de mama no se puede prevenir como tal, explicó el especialista, al reconocer que hay hábitos y maniobras que pueden prevenir otro tipo de cánceres, pero no en el de mama.

Explicó que una mujer que le dio cáncer de mama, “no pudo haber hecho algo para que no le diera, porque está genéticamente dirigido. El impacto genético del cáncer es muy alto comparado con la influencia de factores externos como pueden ser sustancias químicas que ingerimos, sustancias volátiles que inhalamos en el ambiente diario, radiación externa, etc. Es más que nada la cuestión genética".

El cáncer número uno en este momento en las mujeres sigue siendo el de mama y, por desgracia, todavía se detecta en estadios medios y avanzados, mencionó durante la entrevista.

"El cáncer de mama en estadios tempranos puede ser curables, pero ya en estadios avanzados, cuando ya tiene metástasis a otros órganos, difícilmente" compartió Hirsh Meillón.

Explicó que cuando se detecta que es un cáncer in situ, se hace la cirugía y prácticamente se considera curable. “Un estadio clínico grado 1 A, que es un cáncer in situ de algunos milímetros, que ya rompió el conductillo, que es micro invasor, pero no tiene extensión a ganglios ni a más tejidos, se hace la cirugía, se le da quimioterapia y hormonoterapia necesaria, ese cáncer puede tener un índice de cura del 96 al 98 por ciento”.

Abundó que un estadio clínico grado 3 ó 4, que ya invadió la piel, con úlceras, llagas, que tiene tumoraciones en hígado, huesos o cerebro, solamente hay un caso curado con medicina genética experimental en España; porque de ahí en fuera, todos los estadios cuatro de esas características son mortales.

La autoexploración no es suficiente como único método clínico, porque al detectar alguna "bolita" es probable que ya sea un caso de estadio dos o tres. Por eso se necesita tener evaluación por imagen, para detectar in situ y poder recibir un tratamiento con más posibilidades de sobrevivencia.

"En nuestro país, por la idiosincrasia de la población, por la educación, por el acceso a los medios diagnósticos institucionales o privados que son escasos, el cáncer de mama avanza a estadios clínicos 3 y 4 cuando pudo haber sido detectado y atendido in situ o estadio clínico 1", compartió el especialista.

El doctor Hirsh Meillón, desde 2007 pertenece al Instituto de Cancerología, en donde realiza cirugía reconstructiva por secuelas de cáncer; en donde se atiende a quienes enfrentan los estragos de la enfermedad y las mutilaciones de las que fueron objeto muchos de los pacientes, como consecuencia de los tratamientos oncológicos.

"No es un asunto banal o estético. Es una necesidad derivada de un evento de cáncer. No consideramos que una mujer se encuentra bien evaluada hasta que no se le da la oportunidad de tener una cirugía reconstructiva. No todas son candidatas. Sin embargo, son pacientes que en su mayoría ya han vivido 3 ó 4 años la mutilación y deformidad. Son pacientes que ya conocen el tratamiento y las posibilidades de cómo pueden quedar.

“Son pacientes muy motivadas. Ya son más de 500 pacientes satisfactoriamente reconstruidas", reveló.

Originario de Manzanillo, Michael Hirsch Meillón es egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Guadalajara. Hizo la especialización en cirugía plástica durante 3 años en el Hospital General de México.

"A mí me gustó la cirugía reconstructiva por secuela de cáncer", compartió en la entrevista y explicó que el cirujano oncólogo tiene que hacer grandes extirpaciones de tejidos para poder limpiar los tejidos y la zona afectada del cáncer.

Posteriormente, dar quimioterapia o radiaciones, si es necesario. "Pero queda un gran defecto, una mutilación que fue necesaria por el tratamiento mismo del cáncer. Pero vivir con esa mutilación tiene un detrimento importante en el autoestima, calidad de vida, en cómo te ven amigos o familiares y algo se tiene que hacer para mejorar esa mutilación que hubo por el cáncer".

Actualmente, en el Instituto de Cáncer participa en la reconstrucción por cáncer de mama, asiste a oncólogos en reconstrucción de tejidos blandos y lleva la clínica de cáncer de piel.

En el Instituto de Cancerología de Colima desde 2013 y hasta antes de la pandemia se promovieron campañas en conjunto con el Patronato de la Beneficencia Pública Federal que depende de la Secretaría de Salud.

"Tienen un fondo para comprar los implantes y expansores que son necesarios para los procesos de reconstrucción. Hacíamos un vínculo con el Patronato estatal y la Secretaría de Salud, para hacer dos o tres campañas al año, metiendo de 20 a 25 pacientes por campaña.

“Esto nos daba de 60 a 75 pacientes reconstruidas por año", y anticipó que este año se retomarán y la primera será en agosto. "La campaña más grande la hacemos en octubre, el día internacional de la conciencia del cáncer de mama".

Manolika Ibeth Silva Rosales



288 Vistas