Cargando



Colimenses por el mundo:  Viviendo en Montreal



Domingo 20 de Noviembre de 2022 7:58 am

+ -


MONTREAL es la mayor ciudad de la provincia de Quebec, en Canadá, y la segunda más poblada del país después de Toronto. Ubicada en la isla del mismo nombre entre el río San Lorenzo y la Reviere des Prairies, es uno de los principales centros industriales, comerciales y culturales de norteamérica, y es aquí a donde Karla Ramírez y Ramírez llegó en el año 2003 no con la idea de vivir, sino con el objetivo de estudiar un doctorado en comunicación, sin embargo, fue durante este proceso que solicitó la residencia para poder trabajar, y una vez que concluyo sus estudios, decidió quedarse a vivir en este lugar del mundo.
Karla es hija de Jaime Daniel Ramírez Romero y Margarita Ramírez Sánchez, tiene tres hermanos: Jaime, Hugo y Erick. Estudió su educación primaria en el Colegio Campoverde, la secundaria en el Instituto Cultural de Colima, su preparatoria en el bachillerato No. 1 y la Licenciatura en Literatura en la Facultad de Letras y Periodismo, de la Universidad de Colima. También realizó una Maestría en Comunicación en el ITESO, y finalmente un Doctorado en Comunicación en la Universidad de Montreal.
Recuerda que lo primero que llamó su atención al llegar fue la belleza de la ciudad, la seguridad y el hecho de encontrar las condiciones adecuadas para utilizar su bicicleta como medio de transporte. Montreal fue una de las primeras ciudades de Canadá, fundada en 1642; en los 60´s se convirtió en el centro financiero e industrial del país, por lo que fue considerada en ese entonces la capital económica de Canadá. 
Karla dice que la vida en este lugar es simplemente maravillosa: además del trato siempre cálido que ha recibido, es una ciudad cosmopolita, con arte, diversión y con personas provenientes de todo el mundo y como no, Montreal es quizá el centro cultural más importantes de Canadá, y tiene año con año eventos internacionales como el festival Juste pour Rire, uno de los mayores festivales de humor del mundo; el Festival de Jazz y el Grand Prix de Montréal. La ciudad ha recibido eventos internacionales como en el año de 1976, en que fue sede de los Juegos Olímpicos.  
Para Karla la única similitud que encuentra con su ciudad natal es que en verano el calor es sumamente húmedo. Extraña a su familia, y particularmente la convivencia con sus padres, por ello trata de por lo menos una vez al año estar en nuestras tierras, sin embargo, el estar allá es una elección personal que realizó, y al parecer la ciudad le sienta muy bien. Actualmente se desempeña como responsable de la evaluación científica de proyectos y estudios en un instituto de investigación sobre salud y seguridad en el trabajo, así como del programa de becas de posgrado que ofrece esta institución.
Ama las actividades al aire libre: andar en bicicleta, pasear en velero, correr, ir al gimnasio, viajar, leer, asistir a museos, festivales y probar comida de todo el mundo.
A pesar de ser una ciudad en donde se habla tanto francés como inglés, también tiene una gran comunidad creciente de personas cuyo idioma materno no es ninguno de estos, debido a la creciente migración que existe, por ello, a decir de Karla, las relaciones interpersonales tratan de llevarse con mucho sigilo, pues al haber personas provenientes de todo el mundo, son muchas las creencias e ideologías que confluyen en un mismo lugar, por lo que siempre se antepone el respeto ante las diferencias que existen y dicho sea de paso, la población de Montreal es de las mejor formadas del mundo, ya que cuenta con la concentración más grande de estudiantes universitarios per cápita de toda Norte América, y para muestra, la ciudad tiene cuatro grandes universidades, además de ser una sede importante para la alta tecnología, especialmente en el área de la industria espacial y la medicina. 
Así que después de un inicio muy interesante en este país en el que en que por razones ajenas a ella tuvo que echar mano de su audacia, Karla poco a poco se fue abriendo paso y adaptándose sin permitir que las adversidades se interpusieran en su deseo de permanecer en esta bella ciudad. La amena charla que compartimos me dio la oportunidad de conocer a una mujer muy inteligente, preparada y audaz que estoy segura nos deja muy bien representadas en cualquier lugar en el que se encuentre. ¡Gracias Karla!
Si naciste en Colima, vives en el extranjero y deseas compartir tu historia, escríbeme, me encantará compartirla. Nana_Cortes@Hotmail.Com

ADRIANA CORTÉS ÁLVAREZ



921 Vistas