Cargando



Hay mujeres que lideran altos cargos en las instituciones médicas del país: Tania Ríos Cuevas



Foto de Manolika Silva

Viernes 10 de Marzo de 2023 7:10 am

+ -

La comisionada de Coespris, Tania Ríos Cuevas, señala que cuando pedimos igualdad y respeto, también tenemos que darlo y predicar con el ejemplo, sobre todo no atacar al género masculino


La comisionada estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coespris), Tania Ireri Ríos Cuevas, expresó que es una apasionada de la medicina y la calificó como una área que por naturaleza es competitiva entre hombres y mujeres, pero no por cuestiones de género, sino porque las instituciones son demandantes de los mejores perfiles para desempeñar las tareas de mayor responsabilidad.

Comentó que dentro de su carrera profesional, como mujer sí tuvo que enfrentar ideas obsoletas de personas que no creían en su compromiso o su capacidad.

“Yo sí tuve una experiencia difícil en un tiempo, sobre todo con médicos a la antigua que se sentían dueños, amos y señores de los servicios, y me di cuenta que yo sí les incomodaba como mujer.

“Con el tiempo entendí que no eran celos, era más bien miedo. Le hice saber a ese hombre que su título y mi título tenían la misma validez, y que como yo, iba a haber muchas médicas, con el potencial, capacidad, la institucionalidad y la ética necesarias para llegar a donde él estaba”.

En entrevista con Diario de Colima, indicó que esa fue la primera vez que enfrentó una situación así, pues en el internado no vivió hostigamiento por el género, “por el contrario, éramos muchos médicos adscritos, hacíamos equipos y yo era la aguerrida, la sacachamba y la que aguanta mucho y tenía ese impulso mayor.

“En el servicio social que hice en la comunidad, las familias del rancho me adoptaron y me acogieron como la doctora del lugar”, indicó.

Sin embargo, al ser la segunda mujer comisionada en el estado también hubo quienes deseaban que al frente se tuviera a un hombre.

“Era un área visible para un varón, por las relaciones políticas, las relaciones que se tienen que hacer con cámaras y sectores regulados. Pero yo lo vi como una área de oportunidad y se lo he demostrado al equipo con el que trabajo”, indicó.

Compartió que la medicina es bellísima por todo lo que encierra el arte de ser médico y hace mucho tiempo que dejó de ser algo sólo para los hombres.

“Yo tengo compañeras en especialidades y subespecialidades que ya se encuentran en los cargos más altos de los hospitales más reconocidos del país.

“En la pandemia, una amiga hizo mancuerna con su marido y juntos lideraban el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias. Ella, de 37 años de edad era la ama y señora en el área Covid en México”, refirió.

Es gracias al estudio, a la capacidad intelectual y a la constancia, que una carrera que es difícil y pesada porque implica sacrificios mayores, se torna una oportunidad para las mujeres.

“Sin embargo, sí hay sacrificios mayores que deben enfrentar las mujeres, como posponer la maternidad o sacrificar el tiempo de los hijos.

“Un varón tiene más facilidad de seguir y progresar y realizar su profesionalización al 100 por ciento sin estos detalles y sí queda esa sensación de adeudo.

“Hay muchas mujeres que sacrificaron su maternidad y ahora están con menos probabilidad por la naturaleza propia del reloj biológico”, dijo.

Como mujer y como profesional, mencionó que el mensaje que quiere dejar a las nuevas generaciones es que para hacer las cosas bien, hay que prepararse.

"Dejar de lado la idea de la fragilidad y la princesa y ponerse las botas, los guantes, la bata y creer en una misma. Todavía hay rezago social por ser mujer.

“Sí hay áreas que son más enfocadas a los varones, como traumatología o cirugía, que todavía es como inalcanzable, pero podemos aventarnos y demostrar que no hay miedo para hacerlo, y dejar el mensaje a las nuevas generaciones".

Agregó que el respeto es importantísimo, "no perder el rumbo, yo respeto las ideologías de cada una de las mujeres. Cuando pedimos igualdad y respeto, también tenemos que darlo y predicar con el ejemplo, sobre todo no atacar al género masculino.

“Soy científica y tengo confirmado que no hay manera de seguir sin el género masculino. Tengo un padre maravilloso, un hijo excepcional. Creo que sería buena la igualdad desde nuestras acciones para exigir el respeto y los lugares a los que queremos llegar".

También destacó que la chispa de feminidad bien enfocada, bien tratada, hacen que las formas cambien. "Que lo fuerte, se module. Tenemos esa virtud y ese don de transformar un ambiente hostil, en un ambiente agradable.

“Tenemos mucha oportunidad de volver al mundo mucho más sensible, más empático, más amoroso. De todas las capacidades que tenemos, la inteligencia, la amabilidad y el amor son de las más grandes".

Manolika Silva Rosales



900 Vistas