Cargando



Habrá impacto en la cadena productiva, con incremento salarial del 20%: Coparmex



Foto de Manolika Silva

Jueves 07 de Diciembre de 2023 7:00 am

+ -


En entrevista para Diario de Colima, el recientemente electo para un nuevo periodo al frente de Coparmex Colima, Eduardo Sánchez García, recordó que este sindicato patronal es un gran contrapeso, “somos un organismo altamente político, cero partidista, tenemos diálogos con todos los representantes legítimos del gobierno, para construir gobernabilidad”.

Sobre el recientemente anunciado incremento al salario mínimo, el representante de los empresarios explicó que es precisamente el sector empresarial quien paga el incremento y es quien lo tiene que decidir.

Agregó que la política económica que ha tomado el Gobierno de México no ha sido propiamente hacia el tema productivo, sino hacia el tema asistencial. De esta manera, en una decisión como la anunciada, el sector productivo se vuelve el protagonista y, por supuesto, la Coparmex.

“Por cierto, la propuesta inicial comenzó en 12.4 por ciento el incremento, y a través de escuchar los distintos puntos de vista y a la parte trabajadora llegamos a este consenso, donde se pudo construir este 20 por cierto”, sostuvo.

Admitió que habrá un impacto en la cadena productiva, “creemos que no será oneroso o alarmante, pero éste se puede minimizar al generar productividad al interior de las empresas, por lo que este es un gran llamado a los gobierno para que las políticas públicas se refuercen para que tengamos mayores inversiones, más facilidades para invertir y certidumbre sobre las ya instaladas”.

Manifestó que no puede ser a través de reglas complicadas como se pueda resolver la informalidad, sino a fondo, con esquemas diferenciados de incorporación, de confianza, y simplificar las tasas de gravamen.

“Es un tema que se ha trabajado en Coparmex, porque creemos que es necesario escuchar todos los puntos de vista y que sean los expertos en el tema para solucionar el tema tributario, pues no podemos seguir cargando la mano a sólo el 45 por ciento de unidades productivas”, mencionó.

Indicó que se tiene que trabajar en un modelo que sea altamente incluyente y eficiente. Esto se traducirá en mayor productividad para las empresas.

“El gobierno tiene que pensar en las micro y pequeñas empresas, pues no han contado con un solo incentivo que beneficie la sostenibilidad y eso es un problema, porque al final son sólo unidades de autoempleo, que cuando las cosas se complican en el escenario macroeconómico, son las primeras en cerrar las cortinas. Hoy tenemos una cifra espantosa, ocho de cada 10 micro empresas, en el pasar de 3 años, desaparecen”.

Como representante de los empresarios locales, dijo que no ve en la oferta política de ninguno de los gobiernos, alguno que verdaderamente voltee a ver a las microempresas como modelos económicos potenciales para convertirse en atraedoras de fondos, como lo hacen distintos clusters en Estados Unidos, que potencian y las llevan a ser altas empresas.

“México tiene que hacer un gran trabajo de introspección para ver hacia dónde se debe enfocar la política asistencial. Ha sido un gran avance y de justicia social, sin embargo, el nuevo gobierno tiene que solucionar cómo llevar a madurar los programas sociales a un nuevo modelo económico, en el que las micro y pequeñas empresas sean plataformas de desarrollo no sólo para el autoempleo”, dijo.

Son alrededor de 6 millones de trabajadores en el país los que tendrán este beneficio con el incremento, aunque desde la Coparmex se ha señalado que el gran enemigo a vencer no es el incremento salarial, sino la informalidad, “vivimos en un país donde hay un 55 por ciento de entidades económicas en la informalidad”.

Por lo tanto, los gobiernos tienen que hacer un trabajo fuerte, para que las unidades económicas migren hacia la formalidad y no sea un juego desbalanceado e injusto para aquellas entidades que ya están dentro de la formalidad.

Con la medida recientemente aprobada, habrá un incremento hacia las arcas recaudatorias por las aportaciones obrero-patronales, situación que los empresarios consideran que desoxigena el clima para invertir, “pero confiamos en que no hay otro camino más que la formalidad, salarios bien remunerados y alcanzar una línea de bienestar, para tener un mejor país”.

Como representante de los empresarios, Eduardo Sánchez dijo que si queremos un cambio de fondo en las empresas y los bolsillos de los trabajadores, se debe hablar de productividad, la cual va de la mano de la capacitación, el desarrollo intelectual de los trabajadores y de la innovación tecnológica. Todo esto va de la mano en una nueva cultura empresarial.

Ante este panorama, dijo que el gran llamado a los representantes de los gobiernos hagan el trabajo fino de política pública que pueda detonarse como un motor de crecimiento en las empresas.

“Vemos con preocupación que no le cae el veinte a nuestro gobierno que el nearshoring es una ventana que no va a estar ahí todo el tiempo. No puede existir un decreto que sólo incentive a ciertos municipios de ciertas localidades del país.

Debe haber un incentivo que no deje en desventaja a estados como Colima. Que sea un piso parejo, para atraer inversión”.

También reconoció que es necesario incorporar la mano de obra calificada, “aquí juegan un papel importante las universidad, pues debemos ir preparando a los profesionista que solucionen las necesidades de las fábricas, las plantas. Ahí es donde está la gran oportunidad de los jóvenes”.

Manolika Silva Rosales



658 Vistas