Cargando



JUEVES POLÍTICO



JUEVES POLÍTICO


Jueves 08 de Noviembre de 2018 7:58 am


Los excesos de Pinfra

 

A la Promotora y Operadora de Infraestructura, SAB e CV (Pinfra) le es insuficiente exaccionar a Colima, a los transportistas de carga y pasaje y dañar al estado contribuyendo a ahuyentar a los turistas con los cobros de peaje elevados. Ahora contamina con desfachatez la laguna de Cuyutlán y afecta las pesquerías de decenas de trabajadores que acuden al vaso lacustre a ganarse la vida desde hace décadas.

Esos pescadores han denunciado que Pinfra está lanzando escombro a las aguas lacustres debajo del puente de Tepalcates, el cual es ampliado por la empresa concesionaria del tramo Armería-Manzanillo de la autopista, para ahorrarse el flete de enviar los despojos a un sitio adecuado.

En voz de su dirigente, María del Carmen Velasco Chávez, los pescadores denunciaron que grandes cantidades de rocas y escombro eran arrojadas por una constructora al vaso lacustre debajo del puente de Tepalcates. Advirtió que pararían a la empresa porque de seguir arrojando materiales, se obstruiría el flujo de aguas y se abatirían las pesquerías. No se oponen, aclaró la dirigente, a las obras, sino a que dañen la laguna.

Una vez que se conoció que la empresa que está perjudicando a la laguna es Pinfra, que anunció la ampliación del puente de Tepalcates a cuatro carriles en el tramo de autopista que tiene en concesión, el director del Centro Colima de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Guido Mendiburu Solís, dijo no poder hacer más que transmitir la queja de los pescadores, por escrito, a la Dirección General de Desarrollo Carretero de la SCT, que otorgó el permiso de la obra.

Además de lavarse las manos, Mendiburu Solís debiera entender que está en Colima para resolver problemas, no para justificar violaciones a la ley. El permiso de la SCT a Pinfra, en todo caso, es para ampliar el puente de Tepalcates, no para contaminar la laguna. ¿O al evadir obligaciones intenta decir que el involucrado es el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza?

Por otra parte, ¿dónde está Indira Vizcaíno Silva, diputada por el segundo distrito? Este caso ocurre en su distrito y afecta no sólo a los pescadores, sino a la colectividad porque se daña seriamente a la laguna de Cuyutlán. Le incumbe a Vizcaíno Silva, también, porque ella negoció recientemente con Pinfra la reducción de la tarifa a 45 pesos en la caseta de peaje para conductores de Colima, en vez de buscar la supresión de la concesión alargada hasta 2047 cuando debió terminarse en 2007. Y porque ella será la delegada estatal en Colima del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Hasta ahora no se ha dado ni por enterada del asunto.

Otros omisos han sido las delegaciones de Profepa y Conagua. Ambas tienen injerencia en los hechos. Semarnat es la única que ha reaccionado y dijo que Pinfra no tramitó ni presentó la Manifestación de Impacto Ambiental, por lo que debe cancelarse la obra. Es correcto. Profepa, ante la flagrancia de una afectación al medio ambiente, está obligada a proceder por oficio, sin necesidad de que medie una denuncia, y por si fuera poco, hay constancias periodísticas de los hechos; y lo mismo la Conagua, porque se está arrojando material a un cuerpo lacustre en el que tiene jurisdicción la dependencia federal, por tratarse de un humedal de primera relevancia para el estado.

No podrían alegar los delegados de esas dependencias que no actúan por falta de información y denuncias, ni mucho menos porque están a punto de dejar sus empleos al cambio de régimen. Hasta el 30 de noviembre, esto es, 3 semanas más, sus responsabilidades se mantienen vigentes.

Por lo que toca a Pinfra, es evidente que ha iniciado la obra de ampliación del puente de Tepalcates ahora mismo con la intención de congraciarse con la opinión pública que exige la cancelación de la caseta de Cuyutlán. Trata de que se vea que sí atiende la autopista. Es su obligación a cambio de miles de millones de pesos que se ha llevado del cobro de peaje. Nada justifica el daño ambiental que inflige al principal cuerpo de agua salobre del estado. Ya es tiempo de que Pinfra deje en paz a Colima.

En cuanto a la concesión, la diputada Indira Vizcaíno podría organizar una consulta sobre la cancelación o permanencia de la caseta de peaje, para que luego la SCT, si la gente vota por que la elimine, que el próximo secretario de Comunicaciones, Javier Jiménez Espriú, la desaparezca. Si canceló un aeropuerto de cientos de miles de millones de pesos, que no vaya a borrar del mapa una caseta.

 

La fuerza de MC

 

LA votación y triunfos obtenidos en la pasada elección de julio, convierten al partido Movimiento Ciudadano en una de las principales fuerzas políticas en la entidad, apoyado en gran medida por dos de sus figuras relevantes, Leoncio Morán Sánchez y Felipe Cruz Calvario.

Al igual que su partido, los alcaldes de Colima y Villa de Álvarez tienen mucho futuro en el ámbito electoral si, como se espera, ofrecen buenos resultados en la responsabilidad que obtuvieron gracias al respaldo que les otorgó la sociedad en los pasados comicios.

Cuentan, además del respaldo popular, con el apoyo del dirigente nacional del partido anaranjado, Dante Delgado Rannauro, pero también con el aval de Enrique Alfaro Ramírez, quien será gobernador de Jalisco, una de las entidades con mayor importancia estratégica del país.

No sólo eso, Movimiento Ciudadano obtuvo 71 alcaldías en la entidad vecina, incluyendo varias del Sur de Jalisco, como Zapotlán el Grande, Tamazula y Tonila; demarcaciones con las que Colima mantiene un significativo intercambio migratorio, comercial y cultural.

Dicha configuración política podría representar un área de oportunidad para los municipios de la zona conurbada de Colima, a través de la exploración de proyectos de colaboración que redunden en el mejoramiento de las condiciones de vida de sus habitantes.

En el ámbito nacional, Movimiento Ciudadano ganó tres gubernaturas en alianza con el PAN: Guanajuato, Puebla y Yucatán. Además, como se mencionó, obtuvo, sin necesidad del apoyo de otro partido, la gubernatura de Jalisco y una mayoría aplastante en el Congreso de esa entidad.

Habilidoso como ha sido en su trayectoria política, Dante Delgado rechazó aliarse con partidos de izquierda en estas elecciones, por lo contrario, priorizó una alianza con la derecha, obteniendo resultados positivos en el ámbito local.

En contraparte a esas fortalezas, Movimiento Ciudadano en Colima ha perdido impulso y dinamismo desde la renuncia de Leoncio Morán Sánchez a la dirigencia estatal; la actual lideresa, María Elena Abaroa López, deberá trabajar más si quiere mantener el posicionamiento político.

Independientemente de lo que pueda aportar su partido, desde ahora, el alcalde de Colima, Leoncio Morán, tiene posibilidades de buscar, por cuarta ocasión, la gubernatura. Esta vez, por ahora, parecen mejores las condiciones para competir, toda vez que en las anteriores tuvo circunstancias adversas.

En 2005, Morán Sánchez contendió contra Silverio Cavazos, tras la muerte del gobernador Gustavo Vázquez Montes. Luego renunció al PAN, debido a conflictos con Jorge Luis Preciado Rodríguez. Ya con Movimiento Ciudadano, compitió en la elección ordinaria de 2015 y la extraordinaria de 2016, contra Ignacio Peralta Sánchez, las cuales perdió por amplio margen de diferencia.

A la distancia, es claro que Morán Sánchez se equivocó en ese lance electoral, pues en 2015 debió competir por la Alcaldía de Colima, como lo hizo en esta reciente elección, donde obtuvo una victoria apretada, en gran medida gracias al pésimo gobierno de Héctor Insúa García.

Pero también, el candidato de Movimiento Ciudadano fue favorecido por la división del voto entre cuatro contendientes, el propio Leoncio Morán, el panista Héctor Insúa, el morenista Rafael Briceño y el priista Walter Oldenbourg. Es decir, tuvo un triunfo ajustado.

Una actuación destacada en la Alcaldía capitalina, le otorga a Morán Sánchez un boleto automático a la candidatura por el gobierno estatal; en tanto que si Felipe Cruz hace lo propio en Villa de Álvarez, podría buscar la diputación federal por el primer distrito, en las elecciones de 2021, o la reelección como munícipe. Pero Locho debe cuidarse de actitudes como la asumida esta semana, cuando se puso personalmente a pintar troncos de palmas en la avenida Constitución, en un programa de mejoramiento de la ciudad, que anunció. Debió comenzar en las zonas más descuidadas y no ponerse a pintar él mismo; como pintor, le sale muy caro al erario municipal.

De igual manera, Movimiento Ciudadano tiene la oportunidad de ganar importantes espacios en los próximos comicios, pero deben ponerse a trabajar, especialmente en los municipios costeros, donde la marca y su principal figura, Leoncio Morán, tienen una escasa presencia y poco sustento organizativo.

Ambos, el Alcalde capitalino y su partido, están a tiempo de comenzar un intenso trabajo que los posicione entre los colimenses; si no aprovechan el impulso actual, perderán la que quizá sea su mejor oportunidad de gobernar el estado de Colima.

 

Canalladas de Insúa

 

EL presidente municipal de Colima, Leoncio Morán Sánchez, sigue abriendo una gran caja de sorpresas desagradables que le dejó su antecesor, Héctor Insúa García, como resultado del desastroso trienio que éste último encabezó.

Cuando se creía que ya se conocían todas las irregularidades y arbitrariedades cometidas por el ex edil panista, saltan novedades que el hoy Regidor se atrevió a hacer como una forma de desquitarse de los electores capitalinos que no le refrendaron la confianza en las urnas el pasado 1 de julio, para quedarse, como era su intención, por un periodo más al frente de la Alcaldía.

El lunes de esta semana, Morán Sánchez dio a conocer que además de una deuda de 180 millones de pesos, que en su mayor parte se deriva del impago al fondo de pensiones de los trabajadores, también recibió 470 nuevos empleados basificados, “lo cual fue una canallada porque representa una enorme carga económica para la administración municipal”, dijo.

Como pagar los salarios a estos nuevos trabajadores hacía inviable la operación del Ayuntamiento capitalino, atinadamente, el Cabildo revocó el acuerdo mediante el cual se otorgó la base a las 470 personas, en tanto la autoridad municipal, junto con el Sindicato de burócratas que encabeza Héctor Arturo León Alam, analizan cada caso y determinan cuáles son regulares y cuáles tendrán que salir de nómina por irregulares.

Para que el gobierno municipal se ponga al corriente con los trabajadores en la cuota de pensiones que dejó de pagar Insúa, cada mes deberá abonar, por lo menos, un millón de pesos al Instituto de Pensiones Civiles del Estado, aparte de realizar los pagos normales por el mismo concepto.

La perversidad de Héctor Insúa no tiene límites, pues entre los nuevos trabajadores a los que les dio base, según informó Locho Morán, algunos eran jefes de área o de departamento que entraron en la administración anterior, pero días antes de concluir esa gestión, los convirtieron en empleados con actividades auxiliares “y hacen esa transa laboral”.

Pareciera, como bien lo dijo el edil capitalino, “que la anterior administración se ocupó más por encontrarle chamba a muchos de sus amigos, que realmente responder al compromiso de los ciudadanos”.

Por esta causa y con toda razón, Leoncio Morán consideró “grave” que la Legislatura anterior haya derogado el artículo 233 Bis 2 del Código Penal del Estado, que sus propios integrantes habían aprobado, para castigar con cárcel a los servidores públicos que desviaran o retuvieran cuotas de los trabajadores, como es el caso de las pensiones.

Al retroceder en lo que primero se había avanzado, la 58ª Legislatura local ha pasado a la historia política del estado como vergonzante, pues al derogar el artículo en cuestión, benefició a funcionarios que, como Insúa, dispusieron del dinero de los burócratas de manera arbitraria e ilegal.

Morán Sánchez fue claro al señalar que “cometieron un delito el presidente municipal y el tesorero municipal (Héctor Insúa y Eduardo Camarena, respectivamente) y no vamos a dejar eso en el olvido, estamos armando todo para ver la posibilidad de poder transitar hacia adelante”.

No se duda que el Alcalde capitalino proceda de manera honesta y transparente en este caso, pues ya lo hizo cuando fue edil por primera vez (2003-2006), al dar a conocer el mal estado financiero en que recibió la administración municipal de manos del panista Enrique Michel, y al entregar un Ayuntamiento sin deuda y con dinero etiquetado para que se pagara el aguinaldo a los trabajadores, motivo por el cual no pudo disponer del recurso su sucesor, Mario Anguiano.

Locho tiene autoridad moral para armar el expediente que corresponde y denunciar penalmente a los responsables del quebranto financiero y las deudas de la comuna. Lo que no debe hacer, es ponerse al nivel de Insúa, quien, enojado porque no ganó la contienda por la Alcaldía, asumió la derrota como asunto personal e hizo todo lo que pudo para dejarle un cúmulo de problemas a su sucesor.

Que los asuntos legales comiencen a tomar su curso, es lo justo para los trabajadores afectados y para los capitalinos que han padecido los estragos del mal gobierno que por fin se fue.

 

A la Postre…

 

COMPARECE hoy el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez ante el Congreso del Estado, en el marco de la Glosa del Tercer Informe de Gobierno.

El lunes pasado, en la ceremonia cívica mensual realizada en el Complejo Administrativo, el Mandatario dijo estar listo para ese encuentro donde expondrá no únicamente lo logrado en el tercer año de gobierno, sino los avances en la presente administración.

Afirmó que asistirá con la convicción de que entre los Poderes Judicial, Legislativo y Ejecutivo seguirán encontrando los mecanismos para resolver los problemas del estado.

Es correcto que Peralta Sánchez acuda a ese llamado de los diputados y lo haga con el ánimo de construir y avanzar, por lo que se espera la misma actitud de ellos.

No será un evento a modo del Gobernador, ni oficialista, por ser una Legislatura con mayoría opositora, pero debe ser un ejercicio donde impere el respeto e intercambio de ideas. Ya si los diputados de Morena intentan convertir la sede legislativa en un herradero, como ocurrió el día de instalación de la 59ª Legislatura, es otra cosa.

Los legisladores deben preguntar lo que consideren necesario y debatir ideas, pero siempre en términos de respeto. Además, deben cuidar que la comparecencia no sea aprovechada por grupos dolidos, con razón o sin ella, siempre en contra de todo, para ir a gritarle al Gobernador o a los mismos integrantes de la Legislatura de fracciones parlamentarias diferentes a la mayoría, o Morena misma, como ya ocurrió.

El presidente del Congreso, Guillermo Toscano, deberá mantener el orden al interior del recinto, como establece la ley, y permitir que se dé un diálogo civilizado entre los participantes.

De cómo salga adelante esta comparecencia, puede depender en parte el que exista una relación institucional, armónica y de respeto en los próximos 3 años, o que haya un distanciamiento entre esos Poderes.

Falta poco más de un mes para que los Ayuntamientos paguen los aguinaldos a sus trabajadores y el panorama no es gris, sino negro. En todas las administraciones municipales se han encontrado graves problemas financieros y deudas heredadas.

Como ocurre cada 3 años, quienes se fueron no dejaron la parte proporcional que les correspondía pagar de los aguinaldos, hasta el 15 de octubre, a pesar de que eso se presupuesta desde finales de un año anterior.

Independientemente de que ahora los alcaldes deban solicitar un adelanto de participaciones o que el Gobierno del Estado los ayude a salir del problema, ya es tiempo de que se actúe contra ex ediles irresponsables que se van, dejando enormes deudas.

Eso sí, nunca les falla, al irse, pagarse ellos y sus Cabildos, la parte proporcional del aguinaldo.

Es tiempo de fincarles responsabilidades por esas y otras irregularidades que hayan cometido, como disponer del dinero de los trabajadores, por lo que incluso existen denuncias penales contra los ex alcaldes de Colima, Villa de Álvarez y Tecomán.

Excelente afluencia ha tenido la Feria de Todos los Santos, y al ritmo que va, se espera superar la meta de un millón 200 mil visitantes. Una buena medida del director del Iffecol, Petronilo Vázquez Vuelvas, ha sido habilitar la explanada central del recinto para organizar eventos artísticos y culturales, que han sido del agrado de los colimenses.

Se suma eso a la oferta en el Teatro del Pueblo y en el también nuevo Foro Cultural, con lo que se incrementan las opciones. Lo mismo que el Casino de la Feria y nuevas áreas que se han abierto para la instalación de más restaurantes.

Va bien la Feria y se espera un buen cierre, pues además, en materia de seguridad lleva buenas cuentas.

En el caso de una concesión portuaria en Manzanillo, abordado el lunes por un columnista de Excélsior, y ayer miércoles como noticia principal de El Universal, en que refieren que hubo irregularidades, el director de la API en la terminal marítima colimense, Ovidio Noval Nicolau, explicó en un boletín el proceso de otorgamiento de la concesión y sustentó la legalidad del procedimiento. Noval dejó claro el asunto.

Tal fue el abandono de las autoridades anteriores en la zona conurbada Colima-Villa de Álvarez, que a pesar de los esfuerzos con campañas de relleno de baches, muchas calles continúan destrozadas.

La falta de una buena planeación de las ciudades es uno de los factores que influyen. Faltan alcantarillas, cunetas y colectores pluviales por muchas zonas, lo que provoca inundaciones cada año y el deterioro de las vialidades, que tienen años sin ser reencarpetadas.

Las comunas atienden el problema inmediato tapando baches, pero deben empezar a programar obras mayores para el próximo año.

En Villa de Álvarez, el alcalde Felipe Cruz dio el lunes el banderazo de salida a la construcción de dos colectores pluviales que tanta falta hacen en su municipio.