Cargando



A propósito…



FERNANDO MORENO PEÑA

Los grandes proyectos de la 4T


Martes 07 de Mayo de 2019 7:54 am


LOS cuatro grandes proyectos de la 4ª Transformación son: el Aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas y el proyecto Transístmico.

Estos cuatro proyectos se caracterizan por no ser bien vistos por el sector empresarial nacional y extranjero. Además, por carecer al momento de respaldo de inversión privada, y tres de ellos considerados no viables desde el punto de vista de la inversión, de la operatividad y de la rentabilidad.

Además, se caracteriza porque al momento, ninguno tiene la Manifestación de Impacto Ambiental ni los estudios de preinversión que den certeza sobre el monto del costo de cada uno de los proyectos y, desde luego, no existe ningún estudio serio sobre su rentabilidad, y no existe tampoco el Plan Maestro de ninguno de estos grandes proyectos.

Por si fuera poco, no se ha dado a conocer ningún proceso de licitación para la elaboración de los estudios de preinversión y ya se anuncia el arranque de las obras.


AEROPUERTO DE SANTA LUCÍA


El jueves 25 de abril, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el lunes 29 de abril daría el banderazo del inicio de la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía, cuya construcción estaría a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional; un día después, viernes 26, dar a conocer que el lunes 29 no se iniciarían los trabajos de construcción por carecer de la Manifestación de Impacto Ambiental, del Plan Maestro y del plan de viabilidades de acceso, y lo más grave, de ningún estudio de seguridad aérea que la SCT encargó a las empresas francesas Nat Bleu y Aeropuertos de París.

Sin embargo, el lunes 29 de abril, el presidente López Obrador dio el banderazo de inicio a los estudios y trabajos preliminares para la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, en la Base Área Militar de Santa Lucía, localizado en el Estado de México, o sea, no se inició la obra como previamente se había anunciado por carecer de los estudios mencionados y se optó, por primera vez en la historia, de dar el banderazo al inicio de los estudios, algo inédito, un banderazo presidencial para hacer estudios, que ratifica que son proyectos que carecen de los estudios correspondientes, lo que también es inédito, pero no lo es ya en la 4T; ese es el cambio.

Los 15 estudios de preinversión para la construcción del aeropuerto en los terrenos de la Base Aérea Militar de Santa Lucía estarán listos hasta diciembre, de acuerdo con el proyecto aprobado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a la Secretaría de la Defensa.

El presidente López Obrador aseguró el lunes 29 de abril, que ya están en condiciones de arrancar la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, pero esperarán a contar con la Manifestación de Impacto Ambiental, la cual, de acuerdo con una ficha de solicitud de estudios de la Sedena, estará hasta diciembre. Pero el viernes anterior, como lo registró la prensa, el presidente Andrés Manuel aseguró que en sólo 2 meses estaría listo el análisis ambiental de la Base de Santa Lucía, o sea, se anunció que estaría en junio, y 3 días después se rectifica y se amplía hasta el mes de diciembre.

En el banderazo, el presidente López Obrador declaró: “No queremos dar ningún pretexto, ninguna excusa a nuestros adversarios, quienes quisieran que fracasáramos, que apuestan a que no se va a llevar a cabo la 4ª Transformación del país, pero se van a quedar con las ganas”.

De acuerdo con una ficha técnica de la Sedena, los estudios requerirán de una inversión cercana a 885 millones 571 mil 400 pesos y el financiamiento será con recursos públicos; se ignora al momento si se licitaron estos proyectos.

Los 15 estudios son los siguientes: el de aeronavegabilidad y de operaciones simultáneas entre el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el de Santa Lucía y el de Toluca, que se refiere a la capacidad y a la interacción entre estos tres aeropuertos; este estudio se realizará entre febrero y diciembre, con una vigencia de 3 años, o sea, hasta diciembre sabremos mediante un estudio serio, si es factible la interacción entre estos tres aeropuertos, ya que al momento no se sabe.

El estudio de condiciones meteorológicas se realizará entre febrero y agosto de 2019, mediante el cual se pretende contar con el análisis que permita establecer la orientación de pistas y los equipamientos de ayudas a la navegación y visuales.

El estudio de riesgos ambientales, incluyendo el urbano y ruido, la elaboración y validación de planes y programas ambientales, así como la elaboración de la Manifestación de Impacto Ambiental, se realizarán de febrero a diciembre de este año, según el documento autorizado. O sea, hasta diciembre conoceremos el impacto ambiental y si es factible la realización del proyecto.

El estudio referente al Plan Maestro, que revisará la capacidad y niveles de servicio de las pistas, terminales y edificios complementarios se realiza en dos fases, la primera de enero a marzo y la segunda será de abril a junio.

Los estudios de geotecnia, topográficos y levantamiento de obstáculos se realizarán entre febrero y diciembre de 2019. En este caso, un obstáculo a tomar en cuenta es el cerro de Paula, que de momento se les apareció, lo que les encarece la obra y les obstaculiza la operación de una pista.

Habría que agregar los estudios orográficos, los de carácter legal y de cumplimiento a la normatividad. Además, los estudios sobre análisis de riesgos, arqueológicos, de impacto social, de instalaciones existentes, propuesta de reubicación y estudio de factibilidad de servicios (agua, energía, combustibles de aviación, gas, drenaje, telecomunicaciones, etcétera); plan de servicios; de factibilidad económico-financiera; análisis costo-beneficio y gerencia de proyecto, los cuales se realizarán entre febrero y octubre de 2019.

Aquí resulta interesante el tema relativo a la arqueología, por ser una zona rica en vestigios prehispánicos y la liberación correspondiente hará más lento el proyecto, porque al momento no se tiene la información sobre la afectación al patrimonio arqueológico.

También, se busca realizar el estudio de las comunidades que se encuentran asentadas dentro del área de influencia del proyecto y que se verán afectadas, ya sea de manera directa o indirecta, en los distintos aspectos de su estructura cotidiana; las comunidades de la zona no han sido consultadas, sólo una, con el propósito de compra de tierras, pero para analizar y discutir de qué manera serán afectadas las comunidades no hay ni estudios ni consultas.

Mientras el presidente Andrés Manuel dio el banderazo de inicio de trabajos y estudios preliminares del nuevo aeropuerto en la Base Aérea Militar, en lo alto del cerro de San Lucas Xolox, integrantes del Frente de Pueblos Originarios en Defensa del Agua y de la Organización de los 12 Pueblos Originarios del Municipio de Tecámac celebraron un acto de resistencia y un mitin contra la edificación de la terminal aérea.

Los activistas primero realizaron una ceremonia simbólica como desagravio a la Madre Tierra en la cima del cerro de Xolox, la comunidad más cercana a la Base Militar, y después ejecutaron una pinta monumental con la etiqueta #YoPrefieroAgua. O sea, se le adelantaron a López Obrador a consultar a la Madre Tierra.

Uno de los impactos de la terminal aérea será el abatimiento del manto acuífero Cuautitlán-Pachuca. El proyecto indica que se requerirán 6 millones de litros diarios de agua para el funcionamiento del nuevo aeropuerto, lo que causará un impacto negativo en las comunidades aledañas, que ya sufren de escasez del líquido.

El análisis costo-beneficio se realiza de febrero a julio de 2019; en tanto que los estudios para la gerencia del proyecto se realizarán entre febrero y diciembre de 2019.

Lo que quiere decir que esta obra del Aeropuerto de Santa Lucía, anunciada como uno de los cuatro proyectos insignia de la 4T, no se sabe, hasta el momento, si es viable, rentable, si puede operar, si se puede interconectar, si están de acuerdo o no los pueblos originarios, tampoco el impacto ambiental y el arqueológico cómo serán mitigados, o sea, ninguno de los 15 proyectos está concluido y se carece de Plan Maestro y Proyecto de Inversión, por ello no se sabe cuánto costará.