Cargando



Honestidad y moral vs neoliberalismo



RAÚL PÉREZ OSORIO


Martes 10 de Septiembre de 2019 7:09 am


A veces uno se confunde con ciertos términos lingüísticos, sobre todo en estos tiempos del neoliberalismo que, para parecer inteligente y superior, debes usar palabras que el ciudadano común necesita que se las expliquen. Las buenas costumbres y la conducta moral son conceptos que se oponen a lo físico y a lo material. Las normas que propone el neoliberalismo es devastar y succionar la vida de una sociedad a través de la economía.

Esto nos obliga a todos en lo individual, social y político, a tomar una postura sincera según afinidades en estos temas. La moral que enarbola el neoliberalismo, es todo lo que proviene de beneficios económicos, es decir, el dinero es amor, adquirido de la forma que sea. Aquí nos incluye a quienes han hecho fortuna honestamente de su trabajo, tomando en cuenta como principio lo humano, porque no se han valido de la miseria e ignorancia del pueblo, como lo hacen políticos, narcotraficantes y empresarios corruptos de cualquier tipo.

Algunos grupos económicamente poderosos han determinado como meta principal recuperar el poder político de México con la ayuda de ciertas instituciones educativas del país, de donde han salido la mayoría de los gobernantes de 36 años de neoliberalismo. Ellos buscan liderazgos que les generen productos, o sea, un líder que concentra la voluntad de los integrantes de un grupo para el absoluto control.

La separación del poder político de lo económico ha hecho estragos entre los neoliberales, y vamos a llamar unidad perniciosa a lo siguiente: cuando el actual Jefe de Gobierno Federal, ese concepto lo mencionó como algo inofensivo, las estructuras económicas y políticas que estuvieron fundidas y entrelazadas entre sí han sufrido las peores consecuencias, porque, como en cualquier parto hay llanto y dolor para separarse de la matriz que da vida, esto es en el terreno de la naturaleza. En México la unión entre economía y política han traído miseria y desolación.

Un antecedente histórico. Cuando existió la unida indivisible entre la iglesia y el Estado Mexicano, mantuvieron en ignominiosa ignorancia al pueblo de México. Juárez y otros próceres, a través de Leyes de Reforma, lograron que la iglesia se ocupara del cielo y el Estado Mexicano del suelo que pisamos. ¡Viva México!

¿Alguien duda de esta unidad perniciosa? Cuando todos los gobiernos que emanaban del PRI, estaban fundidos con todas las instituciones, resultó de lo más pernicioso para nuestro país. En ese tiempo, se estructuró la más nefasta corrupción, si un integrante de ese partido cometía robo, extorsión, asesinato o cualquier delito que usted se imagine, la unidad de partido y gobierno, protegía a los delincuentes, esta fue una aportación nefasta, deformando la libertad y la justicia en que debe vivir un pueblo.

Hoy, los sobrevivientes de ese partido, manifiestan que van a reaparecer de las cenizas como el ave Fénix, veo muy difícil que se haga realidad esa ancestral mitología, el PRI para México fue una realidad, y creo firmemente que esta sociedad no va a retroceder, y todo lo que políticamente no funcione, no será aceptado por el pueblo de México. Considero que es más apropiado a las circunstancias reales de ese partido, que tomen como bandera este refrán popular: “Para que se acaben las chinches, hay que quemar el petate”, y de paso, un partido que ve en el Siglo 21 el horizonte más luminoso, que haga lo mismo.

Cuando se inició la campaña política por el actual Gobierno de la República, a través de un texto llamado Populismo en América Latina, lo cual era un concentrado de suciedad política o guerra sucia, quedó claramente de manifiesto que los grupos económicamente poderosos a través de sus voceros desprecian a los amplios segmentos religiosos de nuestra sociedad, basta que nos fijemos la forma en que tratan de manipular a las personas que se mueven por una sinceridad religiosa, moviéndolas a través de la cizaña, corrompiendo su criterio y odien a quienes ellos les indiquen.

Finalmente, contribuir a la ecología y medio ambiente es fundamental en estos momentos. El 31 de agosto, el personal del Módulo Peñitas, encabezado por el presidente del módulo, Ángel Álvarez, andaba levantado la deprimente basura de plástico que se tira en las calles de Los Ortices. Manifestó que iban a realizar esa actividad en las comunidades que están bajo la jurisdicción hídrica del Módulo a su cargo.