Cargando



Sentido común



PATRICIA SÁNCHEZ ESPINOSA

La “nueva normalidad”


Lunes 01 de Junio de 2020 7:46 am


LA Jornada Nacional de Sana Distancia concluyó ayer y hoy México entra en la llamada “nueva normalidad”, lo que ha creado confusión en mucha gente al ser equivocadamente considerada como un permiso tácito del Gobierno Federal para salir a la calle a hacer nuestra vida normal, lo cual no es así.

El subsecretario Hugo López-Gatell ha sido claro en afirmar que la entrada en vigor de la “nueva normalidad” no significa que hayamos superado ya la pandemia de Covid-19. Ésta se encuentra todavía activa y el número de contagios en América se mantiene al alza, a diferencia de Europa y Asia, en donde la curva sí se ha aplanado y hasta ha bajado en algunos países.

La “nueva normalidad” consiste en la implementación de un semáforo que va a ir mostrándonos el nivel de riesgo de cada estado, que va a indicar las actividades que podremos realizar. El rojo, que es el color en el que están actualmente todos los estados de la República (con excepción de Zacatecas, que está en naranja), permite sólo actividades esenciales, que son las que ya estaban establecidas, más la minería, la construcción y la fabricación de equipos de transporte. Naranja: operación en actividades esenciales y no esenciales reducidas, lo que significa reducir la cantidad de personas en los establecimientos a un 50 ó 75 por ciento, dependiendo de las características del lugar, teniendo especial cuidado con los trabajadores más vulnerables. Amarillo: actividades acotadas en el espacio público y actividad económica plena. Verde: Las autoridades sanitarias irán abriendo las actividades sociales, escolares y educativas de manera gradual, mientras la actividad económica será plena.

No obstante, a pesar de lo que señale el Semáforo de riesgo epidemiológico, las entidades tendrán la libertad de implementar nuevas medidas sanitarias que consideren necesarias para asegurar la salud de sus habitantes. En Colima, el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez manifestó que las medidas existentes no se flexibilizarán a partir de hoy, 1 de junio. Resaltó la necesidad de quedarse en casa y sólo salir para actividades indispensables, como adquirir alimentos o asistir a trabajar. Insistió en el uso obligatorio del cubrebocas, el lavado de manos de manera frecuente, así como mantener la sana distancia con las demás personas.

El Gobernador de Colima estimó que el punto máximo de casos en la entidad se observarán durante la segunda quincena de junio, por lo que es indispensable no relajar estas medidas para evitar un crecimiento explosivo de contagios que colapse el sistema de salud. También manifestó su preocupación por la crisis económica que se avecina, y aunque aseguró que por el momento se mantendrán cerradas las actividades no esenciales, insistió en que la economía no puede esperar más, por lo que hizo un llamado urgente para que la gente de Colima contribuya a una reapertura gradual de la economía con corresponsabilidad, coordinada entre la sociedad y el sector empresarial.

El SARS-CoV-2 es un virus altamente infeccioso para el cual no existe cura ni vacuna. Los mejores estimados sobre cuándo podría existir la última varían entre 12 y 18 meses, un tiempo demasiado largo en que la humanidad no pude permitirse parar, por lo que eventualmente tendremos que aprender a convivir con él para realizar nuestras actividades más esenciales, extremando todos los cuidados necesarios para no contagiarnos. Los abrazos y besos en el saludo estarán suspendidos hasta nuevo aviso; el internet se convertirá en nuestro mejor amigo, nuestra herramienta de trabajo y forma de entretenimiento; los cubrebocas, los goggles y las caretas, en la nueva prenda de vestir; el alcohol y el cloro, el nuevo perfume; y el lavado de manos constante, nuestra nueva obsesión, pero así deberá ser en lo que superamos esta crisis, lo cual podrá tardar un largo tiempo, pero también pasará. Mientras tanto, Colima sigue en rojo, así que ¡cuídate y quédate en casa!