Cargando



Ventaja de Indira



LUNES POLÍTICO


Lunes 03 de Mayo de 2021 6:45 am


A 34 días de que los colimenses acudan a las urnas para elegir al próximo Gobernador, diputados federales, alcaldes y legisladores locales, la candidata de Morena-Nueva Alianza a la gubernatura, Indira Vizcaíno Silva, está arriba en las preferencias electorales, como ha sido desde el inicio de las campañas, ventaja que es reconocida por sus adversarios.

Independientemente de lo que señalen las encuestas realizadas y publicadas por diversas empresas, el denominador común es que la candidata del partido guinda está al frente, por diferentes porcentajes, según el estudio, pero en todos, sale arriba.

Indira Vizcaíno ha basado su propuesta en los postulados que llevaron a Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República: el combate a la corrupción y ofrecer un cambio en la forma de gobernar.

En el caso de nuestro estado, hay que recordar que es uno de los pocos en el país en donde no ha habido alternancia en la gubernatura, siempre ha estado alguien emanado del PRI y ahora la candidata morenista ofrece cambiar eso y lograr una alternancia que, asegura, la mayoría de los colimenses desean y reclaman.

En entrevista con Diario de Colima que publicamos hoy, la abanderada de Morena-Nueva Alianza delinea los ejes de lo que sería el gobierno que pretende encabezar a partir de noviembre de este año, donde destaca el combate a la corrupción.

Dicha propuesta se divide en cuatro ejes fundamentales: el ejercicio de un gobierno honesto y transparente; sembrar la paz; economía del bienestar para los colimenses; y Colima, nuestro hogar.

En el primer eje se compromete a implementar una profunda política de austeridad, que contempla la reducción de sueldo y bajar el gasto gubernamental para invertir en lo que necesita la gente, además de transparentar el ejercicio de los recursos públicos.

Asegura la abanderada que así lo hizo como Alcaldesa de Cuauhtémoc, con buenos resultados, lo que replicará como Mandataria estatal.

Sobre el segundo eje “Sembrar la paz”, Indira sabe que una de las principales demandas de los ciudadanos es recuperar la seguridad y la paz que hace tiempo se perdieron en la entidad. Aquí ofrece asumir la responsabilidad de inmediato, mejorar las condiciones laborales de los policías y darles constante capacitación.

Para ella, es fundamental la prevención, por lo que en este rubro propone un nuevo modelo educativo que fortalezca los valores cívicos en las escuelas, además de llevar la cultura y el deporte a cada barrio y colonia de la entidad para que los niños y jóvenes tengan esas alternativas de desarrollo y no caigan en vicios y de ahí sean más propensos a ser reclutados por el crimen organizado.

En cuanto al tercer eje: “Economía del bienestar para los colimenses”, plantea reactivarla, principalmente después de lo afectada que se ha visto por la pandemia de Covid-19.

Tiene la abanderada morenista proyectos para impulsar el desarrollo económico, apoyar al campo y a las microempresas, así como el fortalecimiento de las actividades turísticas y la atracción de inversiones, aprovechando la actividad portuaria.

En el caso del turismo, llama la atención que propone invertir, pues hace 20 años no se hace en este sector, no obstante la riqueza natural que tenemos.

Y en el cuarto eje: “Colima nuestro hogar”, Indira Vizcaíno contempla más programas sociales que se sumen a los del Gobierno Federal, para ayudar principalmente a los sectores más vulnerables.

Cada uno de esos pilares, deberán tener sus acciones concretas y programas para hacerlos realidad y que los colimenses noten, para bien, ese cambio verdadero que ofrece la candidata.

Es poco lo que resta de las campañas y si se mantiene la inercia, Indira Vizcaíno tiene todo a su favor para alzarse con el triunfo el próximo 6 de junio. No se ve la manera en que sus adversarios puedan revertir las tendencias que se han mantenido durante varios meses.

Sin embargo, Indira Vizcaíno no debe confiarse, tiene que mantener y hasta incrementar el ritmo de campaña para evitar cualquier sorpresa. Por lo pronto, ha llevado a prácticamente todo el estado sus propuestas y a más de la mitad del camino, sigue al frente en las preferencias electorales.

Rechazo a la coalición


A pocas semanas de la elección del 6 de junio, luce cada vez más difícil la posibilidad de una coalición de facto entre los tres principales competidores de Morena: Mely Romero Celis, candidata de la coalición “Va por Colima”; Leoncio Morán Sánchez, de Movimiento Ciudadano, y Virgilio Mendoza Amezcua, del PVEM.

Siempre en los cálculos de los principales liderazgos colimenses que no forman parte del proyecto lopezobradorista estuvo la integración de esa gran alianza; sin embargo, apenas logró conformarse a medias antes del inicio del proceso electoral, con la participación del PRI, PAN y PRD.

Otras dos fuerzas importantes del espectro político local, la que aglutina Leoncio Morán Sánchez desde Movimiento Ciudadano, así como la de Virgilio Mendoza Amezcua, en el Partido Verde, quedaron fuera de esa primera fase de los acuerdos.

Una vez iniciadas las campañas se reanudaron los esfuerzos por conformar un gran bloque electoral en torno a una sola candidatura que aglutine, según proyecciones de los aliados, casi el 50 por ciento de los votos emitidos en la elección por la gubernatura.

Sin embargo, el miércoles pasado Leoncio Morán Sánchez ya se encargó de darle una estocada mortal a ese proyecto, al negarse rotundamente a pactar cualquier tipo de alianza con otros partidos políticos. “No hago ni haré acuerdos con las cúpulas partidistas”, refirió el candidato de Movimiento Ciudadano.

Afirmó que “como va a la cabeza de las preferencias electorales”, no le interesan las alianzas de partido. También sentenció que si Mely Romero Celis, postulante de la coalición “Va por Colima”, está interesada en sumarse a su proyecto, lo puede hacer a título personal.

No deja el abanderado naranja mucho espacio a la discusión sobre una posible coalición de facto que haga sombra a la contendiente de Morena. Los interesados tendrán que buscar en otra parte y a estas alturas de la campaña se les acaban las opciones.

Mientras tanto, la postura de Leoncio Morán no sorprende, es conocido por sus reacciones viscerales y poco meditadas; su altivez tampoco le ayudó en la obtención de victorias políticas en el pasado, hay que recordar que ésta es la cuarta vez que busca la gubernatura.

Sobrado en sus decisiones, responde de bote pronto y con más soberbia que oficio a las señales que envió Mely Romero Celis, al declarar esta última que veía factible una coalición de facto, pues legal ya no es posible, con Movimiento Ciudadano y el Partido Verde.

En su vanidad, el Alcalde capitalino con licencia evita la conformación de un frente que polarice el voto y, por tanto, ofrezca mayores posibilidades de triunfo frente a la candidatura de Morena; saben los promotores de esta coalición que al fragmentar el sufragio, tienen menos oportunidades.

No es la primera vez que Leoncio Morán rechaza la colaboración política; ya en 2015 se negó a declinar a favor del proyecto del panista Jorge Luis Preciado Rodríguez, no obstante que nunca tuvo posibilidades reales de triunfar en esos comicios y al final, se quedó con poco menos del 12 por ciento de la votación.

Leoncio Morán ha demostrado en repetidas ocasiones ser una persona obnubilada, caprichosa que quiere que siempre se haga su voluntad aun cuando no tiene la razón.

Se sabe que sus compañeros de campaña no se atreven a contradecirlo y menos a quererlo orientar, porque se molesta y se comporta de forma despótica.

Él y su equipo saben que ya no puede alcanzar a la candidata puntera, Indira Vizcaíno, y es por ello que los ataques de Locho cada vez son más virulentos. En todos los actos se le ve un falso triunfalismo, la mayoría de las veces tiene una expresión de molestia, un rictus de frustración y, no es para menos, se acerca el día de la elección y ya no ha podido convencer a más electores.

El sábado declaró que si llega al gobierno será respetuoso de los trabajadores y sus conquistas; sin embargo, en los hechos, en el Ayuntamiento de Colima ha demostrado ser enemigo de los sindicalizados, pues les niega derechos, prestaciones, seguridad y no ha pagado sumas millonarias a la Dirección de Pensiones. Las cuotas que descuenta a los burócratas religiosamente cada quincena, las ha desviado y no ha explicado a dónde fue a parar ese dinero.

Ha desperdiciado días completos de campaña en ataques a la candidata puntera, Indira Vizcaíno, y eso lo ha frenado, pues la población prácticamente no conoce sus propuestas.

La población sabe quién es quién, él no puede ocultar que muchos años de su vida fue panista. Salió del PAN porque no le cumplieron su capricho de ser candidato a Gobernador. Critica el chapulineo, cuando él es un chapulín. Ataca al PAN, pero nunca lo hizo cuando ese partido lo hizo Alcalde y Diputado federal.

Queda la posibilidad de que a la coalición “Va por Colima” se una al candidato del PVEM, Virgilio Mendoza Amezcua, aunque también es poco factible, pues ese partido, a nivel nacional es aliado de Morena y del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Una eventual declinación de Virgilio Mendoza, a favor del PRI-PAN-PRD, no sería bien vista por la cúpula de su partido político. En todo caso, sería más lógico que los jerarcas nacionales del Partido Verde recomendaran, en caso de ser necesario el retiro de su candidato, levantar la mano a la candidata de Morena.

Si el ex Alcalde manzanillense decide irse por la libre y apoyar a Mely Romero, quedará muy disminuido políticamente, además de que dejará al garete las candidaturas del Partido Verde en alcaldías y diputaciones locales y federales, donde difícilmente tendrían porcentajes de voto suficientes para alcanzar posiciones.

Los próximos días serán de intensas negociaciones entre personajes de la política local, sobre todo en el bando opositor a Morena, donde se les están acabando las alternativas y el tiempo para conformar un bloque único que llegue al primer domingo de junio con posibilidades reales de ganar.

Candidatos desconocidos


EN la elección del próximo 6 de junio, en Colima, además de Gobernador, se elegirán 10 ayuntamientos y 25 escaños del Congreso local, de ellos 16 por el principio de mayoría relativa y nueve de representación proporcional.

En cada proceso electoral donde se renuevan los Poderes Ejecutivo y Legislativo, los partidos destinan la mayor cantidad de recursos que les otorga el Instituto Electoral del Estado a las campañas de los candidatos a la gubernatura, así como a las alcaldías más grandes.

Sin embargo, a los postulantes a las diputaciones locales les dan muy pocos recursos económicos para sus actividades proselitistas, por lo que la gran mayoría de los candidatos prácticamente hacen su campaña con recursos propios.

Al ser tan limitado el presupuesto con el que cuentan los abanderados a los 16 distritos de mayoría, no pueden realizar campañas proselitistas que impacten en la población. Prácticamente no tienen spots en medios electrónicos ni publicidad en periódicos, revistas y otros impresos.

Esas penurias económicas tratan de sustituirlas con visitas casa por casa; sin embargo, algunos distritos electorales son muy grandes, abarcan decenas de colonias y barrios, por lo que los candidatos durante el tiempo de campaña no alcanzan a cubrir en ocasiones ni el 50 por ciento de las demarcaciones por las que compiten.

En el actual proceso electoral participan 10 partidos: PAN, PRI, PRD, Morena, Nueva Alianza, PT, PVEM, MC, PES y Fuerza por México. En el caso del PAN, PRI, PRD decidieron ir en alianza también para postular a los candidatos a diputados locales y federales.

El resto de los partidos postularon a sus candidatos y suplentes a los 16 distritos, por lo que son alrededor de 128 postulantes al Congreso local y a ellos se suman algunos que lograron su registro como candidatos independientes.

Es muy amplio y variado el abanico que tendrán los electores para elegir el 6 de junio, no obstante, por la mínima penetración de las campañas, la población no los conoce a la mayoría, menos sus propuestas.

El PRI lleva en su lista de candidatos a diputados plurinominales a Carlos Noriega García, ex secretario de Finanzas del Gobierno Estatal, y a Luis López Carreón, dirigente del Movimiento Antorchista en Colima.

Por su parte, Morena tiene en su listado de candidatos a diputados plurinominales al líder estatal, Sergio Jiménez Bojado; Catalina Suárez, Mauricio Bretón, Hortencia Reyes, Fabián Soto, Luisa Sánchez, Félix Miranda, María Álvarez y José Ceballos.

El listado del PAN lo conforman Crispín Guerra, Irma Zulema Cobián, Fernando Morán, Gretel Culin, Carlos Ortega, Angélica Cervantes, Jesús Ramírez, Fernanda Salazar y Alejandro Valencia.

En las candidaturas a las diputaciones federales Morena postuló a Vladimir Parra para el primer distrito y a Rosa María Bayardo para el segundo. Mientras que la coalición PAN-PRI-PRD lanzó a Riult Rivera por el primer distrito y a Óscar Ávalos, por el segundo.

Otros de los candidatos que han logrado cierta penetración en el electorado son Agustín Morales y Rafael Mendoza, candidatos a diputados federales del PVEM por el primer y el segundo distritos, respectivamente. Lo mismo Patricia Alcaraz, de MC, que va por el primer distrito.

En esta elección, ha llamado la atención la poca actividad proselitista del morenista Vladimir Parra, quien ha tratado de llevar agua a su molino aprovechando la campaña de la candidata al Gobierno Estatal, Indira Vizcaíno. Por los magros resultados que tiene como Legislador local, está atenido a la marca Morena, con la esperanza de ganar.

La mayoría de los colimenses coincide en que a 34 días de la elección, no conocen ni siquiera a los candidatos de su distrito local y muy poco a los aspirantes a diputados federales.

Debe perfeccionarse el sistema electoral, que haya equidad, para que los candidatos a diputados locales tengan también suficientes recursos para poder llegar a los electores de sus distritos, que la población conozca al postulante y las propuestas de quien será su representante.

Vacunación a maestros


DE acuerdo a los planes de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, este miércoles 5 de mayo comenzará la aplicación de la vacuna contra el coronavirus al personal educativo que labora en todos los niveles del sector público y privado del estado de Colima.

La vacunación a los docentes inició de acuerdo a la calendarización en otros estados del país, con la aplicación de los biológicos de la marca china CanSino, misma que otorga una inmunidad del 90 por ciento en una sola dosis.

Se pretende que entre el 5 y el 11 de mayo reciban la vacuna 22 mil 945 trabajadores del sector educativo. Este día, el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez detallará la logística del proceso que se realizará de manera conjunta con dependencias federales.

En las próximas horas, la administración estatal difundirá el procedimiento para que los maestros se registren y acudan a los centros de vacunación de manera organizada; en otras entidades se desarrolló una estrategia previa y la inmunización se realiza sin contratiempos.

Igualmente, se espera que hoy, el Mandatario estatal aclare todos los detalles sobre el regreso a clases, pues hasta el momento no existe un mensaje preciso y comienza a generarse incertidumbre entre los padres de familia y los propios maestros; es necesario proceder con claridad para evitar especulaciones.

El sábado al mediodía llegaron a Colima las vacunas de la marca CanSino que se aplicarán a miles de trabajadores de la educación a partir del próximo miércoles. La delegación de Programas para el Desarrollo en Colima informó que en una aeronave de la Fuerza Aérea Mexicana, arribaron a la entidad 39 mil 330 dosis de vacunas contra el coronavirus. De ese total, 22 mil 950 son biológicos de la marca CanSino, mismas que serán utilizadas para vacunar a los trabajadores de la educación de todos los niveles en el sector público y privado. Otras 16 mil 380 dosis de las que llegaron el sábado al estado son de la marca Pfizer, y en este caso serán utilizadas para la aplicación de segundas dosis a personas de 60 años y más.

Así como se contempla a los docentes de las instituciones privadas para ser vacunados, lo mismo debe hacerse con el personal médico, de enfermería, camilleros y demás trabajadores sanitarios de hospitales privados que hasta ahora han sido marginados de la inmunización.

Varios estados del país han anunciado que durante mayo reabrirán las escuelas con esquemas híbridos de atención a los alumnos, ya sea en pequeños grupos de trabajo o únicamente para ofrecer asesorías a los estudiantes que presentan rezago educativo.

Por ejemplo, en el vecino estado de Jalisco, a partir del 17 de mayo las escuelas permanecerán abiertas de lunes a viernes, para brindar orientación a estudiantes y padres de familia respecto al proceso educativo, esto mediante un esquema de guardias del personal.

En la mayoría de las entidades, se ha coincidido que un inicio más formal de las clases presenciales tendrá que darse hasta agosto, con el inicio del nuevo ciclo escolar y cuando se haya desarrollado toda una campaña de limpieza de los planteles, entre otras medidas que garanticen la salud de los alumnos.

Pero cada estado tiene una circunstancia diferente, así que las acciones que se implemente en Colima respecto al retorno a los centros educativos dependerá en gran medida de las condiciones de la pandemia y otras variables que deberán revisar las dependencias gubernamentales.

El rector de la Universidad de Colima, Christian Torres Ortiz Zermeño, en entrevista con Diario de Colima, anunció que en esa institución educativa se reanudarán las clases presenciales hasta agosto, cuando se hayan cumplido varias condiciones, como la vacunación de docentes.

Independientemente de las fechas que se decidan para la reapertura de las escuelas, las autoridades deberán garantizar que no existe riesgo para la salud de los estudiantes y el personal educativo; un retorno apresurado o mal planeado podría generar un aumento en la incidencia de contagios de coronavirus.

Mientras tanto, es indispensable que comience la limpieza profunda de las escuelas, pues luego de más de un año de permanecer cerradas, están descuidadas y sucias; además, tiene que garantizarse el surtimiento de agua potable, jabón, gel antibacterial e incluso cubrebocas.

Aun con la vacunación a maestros, es necesario que las autoridades locales valoren a conciencia la apertura de escuelas antes de que termine el presente ciclo escolar; quedan pocas semanas y las actividades pueden terminar a distancia.

Podría ser viable que únicamente sean convocados los alumnos que, por diversos motivos, no pudieron mantener un contacto con sus maestros o no fue posible que atendieran las clases a distancia; en su caso sí es necesario que realicen actividades para regularizarse académicamente. 

Independientemente de lo que se planee para las próximas semanas, el gobierno de Colima tiene que ser cauto en sus decisiones y actuar con responsabilidad, anteponiendo la salud de los alumnos, padres de familia y maestros por encima de cualquier otra consideración.