Cargando



Malas compañías



MARIO ALBERTO SOLÍS ESPINOSA

Corrupción generalizada


Miércoles 24 de Noviembre de 2021 8:48 am


AUTORIDADES de la Secretaría de Finanzas del gobierno de Colima revelaron que el exgobernador Ignacio Peralta Sánchez desvió, durante su gestión, alrededor de 360 millones de pesos del crédito de 500 millones de pesos que le autorizó el Congreso del Estado para la construcción del C5i.

De acuerdo al equipo de la gobernadora Indira Vizcaíno Silva, el exmandatario solamente utilizó 140 millones de pesos en el destino que había prometido a los diputados locales, en tanto que el resto se fue al pago de bonos, nómina y deuda pública.

Dicho asunto es grave y tiene múltiples implicaciones, pues refleja que el desaseo financiero fue generalizado en la administración pasada, además que sin freno, Ignacio Peralta Sánchez dispuso de los recursos públicos a su antojo, aunque para ello tuviera que convertir el engaño y la mentira en una política pública.

Este nuevo desfalco descubre la corrupción generalizada que permeó a las instituciones en el régimen que acaba de concluir, pues la complicidad alcanza al Poder Legislativo, cuyos diputados prometieron hasta el cansancio que vigilarían el uso del crédito de 740 millones de pesos que aprobaron el 7 julio de 2020 al entonces gobernador Ignacio Peralta Sánchez.

Ahora nos damos cuenta que muchos de esos diputados, quienes por cierto despachan ya en nuevos cargos en los ayuntamientos de Colima y Villa de Álvarez o consiguieron una notaría, toleraron y encubrieron las trapacerías que se cometían a espaldas de la sociedad colimense.

Para desfalcar las arcas públicas, el extinto régimen priista tuvo diferentes apoyos, uno de los más visibles es el Poder Legislativo y sus alfiles son ex diputados del PAN, PVEM, PT y algunos que se llamaron lopezobradoristas, pero que con sus actos se mostraron sumisos al poder en turno.

Con estos nuevos elementos, se espera que la actual Legislatura fije un posicionamiento y emprenda las medidas necesarias para castigar a quienes engañaron a la representación popular; pero también es exigible que los anteriores legisladores ofrezcan explicaciones a la sociedad.

En tanto que del nuevo gobierno se espera una actuación impecable en la integración de los expedientes que eventualmente deberán llevarse ante las instancias judiciales; no mañana ni pasado, pero se espera que estos asuntos terminen en los tribunales y por supuesto, en sanciones para los responsables.

Mientras tanto, resulta muy positivo que la administración de Indira Vizcaíno Silva transparente irregularidades de su antecesor, así queda claro que no existe la intención de encubrir los actos de corrupción, es un buen inicio para el naciente gobierno.

Sin embargo, pronto estas denuncias tendrán que trascender a la acción, pues la mera exposición pública del enorme caudal de irregularidades del sexenio peraltista no satisface el clamor popular de justicia, y conforme pase el tiempo, la inconformidad crecerá y podría convertirse en desilusión y escepticismo.

La tarea de Indira Vizcaíno Silva no es sencilla, pues está obligada a romper la cadena de impunidad que prolongó durante varios años; hay intereses y cotos de poder que se resisten al cambio, así que la fortaleza del nuevo régimen estará a prueba en los próximos meses.


BREVE HISTORIA PARA CAMILA


La princesa y yo realizamos un viaje corto en días pasados; fue una experiencia agradable y revitalizadora, pues a pesar de que permanecimos varados un buen rato en esa carretera de la que todo mundo se queja por estos días, aprovechamos para escuchar historias de terror que horas más tarde, al regreso y en la oscuridad del camino, ya tenían otra dimensión y no parecían tan divertidas, aunque sí bastante fascinantes. En términos generales fue una experiencia fructífera porque nos permitió estar un buen rato juntos, ahora que de regreso a las clases presenciales, no dispongo de tanto tiempo como antes para pasar las horas con la princesa, quien por su parte también recupera la normalidad con el retorno escalonado al bachillerato.