Cargando



Hay que decirlo



CARLOS GARCÍA LEMUS

Tiempos difíciles


Martes 30 de Noviembre de 2021 8:40 am


LEJOS, muy lejos, estamos de revertir la situación en el estado, luego de los graves problemas y el quebranto que dejó el gobierno de José Ignacio Peralta Sánchez. Se sabía desde el inicio de la actual gestión gubernamental, que, de entrada, había que actuar de inmediato en tres escenarios: el financiero, seguridad y salud, en el mismo nivel de importancia y de emergencia.

En lo referente al pago de los salarios atrasados a trabajadores al servicio del Gobierno del Estado, organismos descentralizados y el magisterio, hay un buen avance, sólo falta regularizarse con los empleados de la educación.

En seguridad, el panorama no ha cambiado respecto al final del anterior sexenio, los robos y asesinatos siguen a la orden del día, entre ellos destacó el de un empresario de transporte de carga en Manzanillo, quien hace unos días fue ejecutado frente a su familia. Sin embargo, Indira Vizcaíno sí ha atendido el problema con la gestión para la llegada de 300 marinos para apoyar en esa tarea, de los cuales ya están aquí 200. Lo mismo ayer, entregó 53 nuevas patrullas a la Secretaría de Seguridad Pública, que forman parte de las 100 que dará en todo el estado para mejorar la seguridad en los 10 municipios.

En cuanto a la salud, a pesar de los avances en el combate a la pandemia de Covid-19 y de que el estado lleva varias semanas en color verde del Semáforo Epidemiológico, estamos frente a la emergencia por el surgimiento de una cuarta ola de contagios, que se padece en varios países de Europa, ya hay casos en América e irremediablemente llegará a nuestro país.

Así es que va para largo que el estado pueda estar en las condiciones deseadas para su desarrollo y crecimiento. Al menos en lo financiero es una ventaja que quienes al parecer se cansaron de desviar recursos, ya no pueden hacerlo y con la reestructura del Gobierno Estatal se espera que poco a poco se logré recuperar.

Caso contrario a la economía en general, pues una cuarta ola de la pandemia podría ser la puntilla para muchos negocios que han sufrido por 2 años y cuando apenas empezaban a funcionar, se vendría una crisis peor.

Y en seguridad, no queda más que esperar que la mayor presencia de marinos y el fortalecimiento de la Policía Estatal y las municipales, contribuya a ir bajando los elevados índices delictivos en la entidad.

En ese escenario, la Ley de Ingresos para el Ejercicio Fiscal 2022 del Poder Ejecutivo proyecta recibir 18 mil 565 millones 434 mil 132 pesos el próximo año, en donde se contemplan ingresos por financiamiento por 987 millones 570 mil 32, los cuales serán exclusivamente para cubrir necesidades a corto plazo, entendiéndose dichas necesidades como insuficiencias de liquidez de carácter temporal.

Recurrir al crédito a corto plazo, más en las condiciones en que se recibió el gobierno, no es malo, siempre y cuando el dinero se use en el rubro para el que es autorizado, no haya mal manejo ni desvíos, y se cubra en el plazo establecido para así evitar caer en el error del gobierno peraltista, de estar pidiendo préstamos a corto plazo que se usaban quién sabe en qué y era un círculo vicioso.

Los tiempos exigen cambios en la forma de hacer las cosas y en el manejo de los recursos públicos. Que esa tan mencionada austeridad gubernamental se haga realidad y no quede en el discurso como en la administración anterior.

Por lo pronto, hay que esperar en los próximos meses el resultado de haber reducido el número de Secretarías, para constatar que en realidad hay ahorros sin detrimento del servicio que se presta.

Ya la semana pasada titulares de Organismos Públicos Descentralizados y Autónomos, respaldaron el Presupuesto 2022 presentado por la Gobernadora y se comprometieron a ser parte de esa austeridad.

Ojalá para los empleados de gobierno y para la propia administración, vengan tiempos mejores y todo el panorama que en este momento es sombrío, se esclarezca en los próximos meses y todos los sectores productivos y sociales del estado empiecen a ver mejoras.

Los recientes han sido 2 años muy duros por la pandemia, la inseguridad y la irresponsabilidad e insensibilidad del gobierno anterior. Colima y su gente merecen condiciones mucho más favorables para retomar el camino del progreso.