Cargando



?>

¡FELIZ DÍA DEL ESTUDIANTE!: Deserción escolar, crisis social que amenaza el futuro de la juventud



Fuente: Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)

Jueves 23 de Mayo de 2024 7:05 am

+ -

¿Feliz Día del Estudiante? El abandono escolar es mayor a 10% desde 2000, de acuerdo con el Inegi


La deserción escolar en MéxiLa deserción escolar en México es un problema complejo y multicausal que afecta a miles de jóvenes, truncando sus oportunidades de desarrollo personal y profesional. Esta crisis social representa una amenaza significativa para el futuro de la juventud y, por ende, para el desarrollo del país.

El Día del Estudiante en México, celebrado el 23 de mayo, honra a los estudiantes de secundaria, nivel medio superior y superior, reconociendo su importante papel en la sociedad.

Esta celebración tiene sus raíces en el Movimiento Estudiantil de 1929, cuando se creó la Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios (FNERRR) con el objetivo de luchar por los derechos estudiantiles y sociales en el país. Desde entonces, este día se utiliza para reconocer los logros y contribuciones de los estudiantes.

De acuerdo al estudio “Deserción escolar en la educación superior en México: revisión de literatura”, realizado por Fabiola Lydie Rochin Berumen, la deserción escolar es el resultado de una combinación de factores personales, socioeconómicos y pedagógicos. Entre los problemas personales se encuentran la falta de motivación y el embarazo adolescente.

Los factores socioeconómicos incluyen bajos ingresos familiares que obligan a los jóvenes a trabajar en lugar de estudiar. En el ámbito pedagógico, estrategias educativas ineficaces y la falta de apoyo académico también juegan un papel crucial.

Particularmente en el ámbito universitario, el primer año es crítico. Los estudiantes de nuevo ingreso enfrentan desafíos significativos y, sin el apoyo adecuado, muchos deciden abandonar sus estudios. La baja autoestima y la falta de apoyo familiar agravan esta situación.

La deserción puede clasificarse en precoz, temprana y tardía, y también puede ser espacial, es decir, cuando los estudiantes cambian de programa o institución.

Las causas incluyen deficiencias en la preparación académica previa, desigualdad social y económica, y altos costos educativos. También influyen las prácticas pedagógicas inadecuadas, la infraestructura deficiente y la falta de pertinencia de los currículos.

 DATOS DUROS

El nivel medio superior es el más complicado en la vida estudiantil, pues es el que registra un mayor nivel de deserción. Entre 2000 y 2021, la tasa de deserción de los estudiantes en este rango se mantiene cerca de 10 por ciento.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), a nivel nacional, en el ciclo escolar 2000-2001, la deserción en secundaria fue de 8.3 por ciento; en media superior, 17.5 por ciento; y en superior, 8.3 por ciento.

La realidad es muy similar en la actualidad, pues en el ciclo 2022-2023, la deserción por grado se ubicó en 2.7 por ciento, 8.7 por ciento y 6.0 por ciento, respectivamente.



Para Colima, los datos también son preocupantes, en el ciclo 2000-2001, la deserción en secundaria fue de 8.6 por ciento; media superior, 14.9 por ciento, y superior, 8.9, mientras que en el ciclo pasado (2022-2023), la deserción en secundaria fue de 5.3 por ciento; en media superior, 9.1 por ciento; y en superior, 6.8 por ciento.

 POLÍTICAS PÚBLICAS

Para prevenir la deserción escolar, según el estudio realizado  por Fabiola Lydie Rochin Berumen, de la Universidad Autónoma de Zacatecas, es crucial implementar estrategias con un enfoque multifacético que aborde las diversas causas del problema.

Estas estrategias deben incluir la creación de programas de orientación vocacional y motivación hacia la carrera, mejorando las condiciones económicas de los estudiantes mediante becas y subsidios.

En estos tiempos electorales, los candidatos a los diferentes cargos de elección popular, especialmente los que compiten para diputado federal o senador, tienen la responsabilidad de garantizar que la educación sea una prioridad en sus agendas políticas.

También deben adoptar y promover políticas sociales que puedan representar un cambio significativo en la lucha contra la deserción escolar, asegurando que los jóvenes mexicanos tengan las herramientas necesarias para enfrentar sus retos académicos y personales, y contribuyendo al desarrollo de una sociedad más justa, equitativa e inclusiva.

Al comprometerse con estas propuestas, los futuros líderes pueden ayudar a construir un futuro más prometedor para el país y los jóvenes, garantizándoles las herramientas necesarias para enfrentar sus retos académicos y personales.

La construcción de una sociedad justa, equitativa e inclusiva depende da la capacidad para mantener a los jóvenes en el sistema educativo y apoyarlos en su desarrollo integral.

Sandra Patricia Sevilla Trujillo



806 Vistas