Cargando



Monumentos históricos de Colima



ARCHIVO

Domingo 02 de Septiembre de 2018 8:43 am

+ -

El Palacio de Gobierno y la Catedral de la Diócesis de Colima son unos de los más de mil 561 monumentos históricos de la entidad, y para su protección, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Centro Colima trabaja en la elaboración del Catálogo Nacional de Monumentos Históricos.


A mediados del Siglo 19, en el actual Palacio de Gobierno se ubicaba la Casa Consistorial y la cárcel del estado, mientras que para edificar la Catedral fueron varios intentos, pues no se lograba, debido a desastres naturales, como temblores y erupciones, según datos históricos contenidos en la Ficha Nacional de Catálogo de Monumentos Históricos Inmuebles.

El Palacio de Gobierno y la Catedral de la Diócesis de Colima son unos de los más de mil 561 monumentos históricos de la entidad, y para su protección, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Centro Colima trabaja en la elaboración del Catálogo Nacional de Monumentos Históricos.

El INAH nace en 1939, y la Dirección de Monumentos Coloniales creó el primer catálogo sobre edificios coloniales, artísticos e históricos de la República Mexicana. En 2011, se crea el Sistema de Publicación y Administración del Catálogo Nacional de Monumentos Históricos e Inmuebles, a través del cual el público en general puede tener acceso a las fichas de los edificios.

Las primeras fichas contenían únicamente la información necesaria, pero ahora tienen más datos, como localización, identificación, características, aspectos legales, datos históricos, bibliografía, observaciones y fotografías.

La información es recabada con rigor científico, mediante investigación, documentación y descripción del bien y metodología especializada.

 

PALACIO Y CATEDRAL

 

A mediados del Siglo 19, en el actual Palacio de Gobierno se ubicaba la Casa Consistorial y la cárcel del estado. Fue construido probablemente entre los Siglos 17 al 18.

El general Doroteo López asume la gubernatura del estado y encarga al ingeniero Rosalío Banda, junto con Lucio Uribe, la tarea de reconstruir y ampliar el edificio. En 1889 se comienza el techado del segundo piso y la obra de albañilería de la fachada fue concluida. En 1891 se inaugura el reloj.

A pesar de que el edificio entró en funciones desde el siglo pasado, no es sino hasta principios de 1906, en el gobierno de Enrique O de la Madrid, cuando finalmente queda concluido, de acuerdo a los datos históricos de la Ficha Nacional de Catalogo de Monumentos Históricos Inmuebles.

Se hace referencia la bibliografía Lucio Uribe. El Alarife de Colima, de Roberto Huerta Sanmiguel.

Este inmueble de arquitectura civil relevante es uno de los más notables de los edificios históricos de Colima. Está situado frente al Jardín Libertad, tiene además dos falladas, una por la calle Hidalgo y otra por el Jardín Torres Quintero, añade.

“Construido totalmente de acuerdo a la corriente eclectisista de finales del siglo XIX, muestra elementos neoclásicos en su fallada, la cual está compuesta de dos niveles con portada central y rematada por una pequeña torre donde se aloja un reloj.

“Al interior desarrolla su partido arquitectónico a partir de dos patios, en cada uno tiene un corredor y arcadas en ambos niveles”, de acuerdo a las observaciones del documento.

A un lado de Palacio de Gobierno se encuentra la Catedral de la Diócesis de Colima, que según la Ficha Nacional de Catálogo de Monumentos Históricos Inmuebles, en el apartado de datos históricos, varios fueron los intentos de edificar la iglesia Catedral, de los cuales todos fueron finiquitados por una desgracia natural, temblores y erupciones.

“En 1862, el clero colimense le encomienda a Longinos Banda León, la planeación y construcción de la iglesia. La obra continuó sin interrupciones hasta 1873, fecha en la que arriba a Colima, el ilustrísimo Dr. Pedro Loza y Pardavé, quien después de inspeccionar la obra ordena su suspensión por considerarla demasiado débil”.

En 1881 se presenta un nuevo proyecto firmado por Lucio Uribe, el cual propone una planta de cruz latina en lugar de las tres naves, proyecto que después de algunas consideraciones es aprobado por el Arzobispo de Guadalajara.

En 1881 se decreta la erección de la Diócesis y se nombra a Francisco M. Vargas como primer Obispo de Colima. Con él, se terminan las bóvedas, la cúpula y se inician los campanarios.

A Vargas lo sustituye Francisco Díaz, en 1889, quien concluye las torres e inicia el dorado de los altares. A su muerte queda a cargo el padre Mariano T. Ahumada, a éste le sucede Atenogenes Silva, quien concluye el dorado interior y la capilla.

Finalmente es consagrada la Catedral el 8 de mayo de 1894; Lucio Uribe no ve concluida su obra, pues para esa fecha ya había muerto, y desde 1884 la dirección del templo estaba a cargo de Eduardo Martínez.

En 1900, un temblor destruye la fallada y la torres campanarias, siendo abierta en 1904. En 1932, nuevamente es afectada por un sismo, siendo reconstruida por el ingeniero Luis Ugarte. Para 1941, un terremoto afecta la estructura del edificio, se piensa en su demolición, pero finalmente se decide reforzar la estructura con elementos de concreto armado.

Es puesta en servicio en 1944, pero es hasta 1959 cuando se terminan las modificaciones y su aspecto es el que se observa hoy en día.

 

SISTEMATIZAN INFORMACIÓN

 

Dora Angélica Correa Fuentes, encargada de la Sección de Monumentos Históricos del INAH Centro Colima, señala que la entidad tiene mil 72 edificios históricos registrados en el Catálogo de 1994, pero hay más mil 561, por tanto, les faltan fichas nuevas, pero en este proceso de actualización se están integrando mayores datos de cada inmueble.

Indica que unos municipios tienen más monumentos históricos, como son Colima, Villa de Álvarez, Cuauhtémoc, Coquimatlán, mientras que Manzanillo, Armería e Ixtlahuacán tienen pocos.

Los monumentos históricos son casas habitación, presidencias municipales, Palacios de Gobierno, templos y capillas, estaciones de tren, mercados, puentes, acueductos, presas, entre otros.

En el Sistema de Publicación y Administración del Catálogo Nacional de Monumentos Históricos e Inmuebles del INAH, ya tienen registrados 80 edificios de Villa de Álvarez, mismas que ya están en posibilidades que el público los pueda ver en internet.

“Estamos en proceso, se está trabajando en Cuauhtémoc y Comala para subirlas al sistema, el resto de la información la estamos alimentando, nosotros seguimos trabajando dentro del sistema y tenemos en el INAH los tomos impresos de cada ficha”.

El Catálogo Nacional está dividido por géneros arquitectónicos: civil, religioso, funerario, de producción, edificios públicos y privados.

Abunda que se incluye la arquitectura civil, porque muchas casas habitación están dentro de la zona protección, y en la arquitectura religiosa están los templos; mientras en la funeraria son las tumbas históricas, y “estamos haciendo un proceso de incluir unas más”.

En la arquitectura de producción están las haciendas, mientras en edificios públicos y privados están los portales.

Añade que están haciendo las actualizaciones de los levantamientos, dentro de éstos tienen varias ventajas, como determinar los centros históricos, el cual está delimitado por la concentración de inmuebles, identificados como monumentos históricos.

La ficha tiene datos de localización, identificación del inmueble, temporalidad, características, plano arquitectónico, fotografías exteriores e interiores y otras especificaciones, así como un área de descripción arquitectónica que incluye el tipo de inmueble y los estilos.

También han integrado nuevas fichas de catálogo, entre ellas de espacios abiertos, como son parques, jardines, plazas y alamedas. Además, han actualizado las fichas con fotografías, levantamientos y descripciones arquitectónicas, que describen los elementos ornamentales que forman parte de los inmuebles.

A los portales de Comala se les dio mantenimiento recientemente, y con las fichas tuvieron información de las diferentes etapas constructivas del inmueble, mientras el Mausoleo al General Manuel Álvarez, que también se intervino, permitió tener información más certera.

A decir de Correa Fuentes, el Catálogo Nacional ayuda a tener un registro de inmuebles, para en caso de cualquier intervención exista un antecedente de las características de los mismos, pues contiene información descriptiva, histórica y fotográfica.

Elena DEL TORO



743 Vistas